24 de agosto de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

PERU: LOS DELIRIOS POLITICOS DE LA IZQUIERDA OFICIAL.

Por: Luis Arce Borja.

9 de septiembre de 2006

Los viejos peruanos dicen que los amores y las pasiones son causantes de locuras y trastornos mentales de los débiles. Incluso hay una canción popular que dice: “te amo hasta el delirio, loco estoy por ti y he perdido la razón”. Un poco de esto está ocurriendo con los apasionados defensores del “capitán Carlos”, más conocido con el nombre de Ollanta Humala. Amores locos diríamos para calificar a estos tribunos de la impunidad. La semana pasada fue Raúl Wiener del denominado “Comité Malpica”, (*) que se lanzó al ruedo para sacar la cara por el “nacionalista” Humala. Ahora el turno es de Gustavo Espinoza, un antiguo militante del Partido Comunista Peruano (ex pro soviético), que sale en defensa del “capitán Carlos” acusado de crímenes de guerra. Espinosa defendiendo al militar ha dicho en tono de humor negro que la campaña contra este ex oficial de las corruptas y criminales fuerzas armadas del Perú, está orquestada por el gobierno, los medios de comunicación “al servicio de la clase dominante y los partidos tradicionales que buscan afanosamente recuperar un sitial que perdieron hace mucho tiempo. (1)

Que la prensa peruana está al servicio de las clases opresoras, es cierto y ello no es nuevo, pero decir que las clases dominantes han perdido su “sitial” hace mucho tiempo, eso solo cabe en una apreciación surrealista de la sociedad peruana.¿Así que las clases dominantes y los partidos tradicionales perdieron su sitial hace mucho tiempo?. O sea que los grupos de poder, llámense la gran burguesía y los terratenientes, ya no están donde estaban antes, en el poder del Estado?. Ah que novedad saber que los doce apóstoles, como se conoce a las dos familias mas ricas del Perú han sido desplazadas del poder económico de este país. Entonces quién maneja la economía del país, quién sigue saqueando las riquezas producidas por los trabajadores, quién sigue hundiendo en la miseria a mas del 60% de la población peruana, quién sigue controlando el poder judicial, las fuerzas armadas y todas las instituciones represivas del Estado. Ni las clases opresoras ni sus partidos políticos han perdido un milímetro de su “sitial” privilegiado en el saqueo del país y en la explotación de las masas pobres del Perú. Por el contrario, a causa de la grave crisis y descomposición política en las filas de la izquierda oficial, en el movimiento sindical popular, y como consecuencia de la traición y derrota de la guerrilla maoísta, la derecha, los grupos de poder y sus organizaciones políticas han consolidado su sistema de de gobierno “democrático” y poder en el Estado.

Las clases dominantes o los grupos de poder en Perú, no han perdido su “sitial”, y siguen controlando el poder del Estado de la misma forma que lo hacen desde hace cerca de 200 años. Las riquezas, las fábricas, el comercio y la banca siguen en poder de esos grupos que manejan el Perú como si se tratara de una parcela de tierra. Y son estos grupos lo que deciden omnímodamente, las leyes, las reglas políticas, el circo electoral, y el tipo de presidente fantoche que se requiera el país. Que por el gobierno hayan desfilado administraciones civiles o militares, o que se hayan sentado en el sillón presidencial individuos como Fernando Belaunde o Alberto Fujimori, o Alejandro Toledo y ahora Alan García, ello no modificó la esencia y el carácter de clase del Estado y la sociedad peruana. Los corrompidos procesos electorales, el funcionamiento del parlamento basura repleto de tránsfugas, mediocres, lumpenes y busquillas de todo calibre, las medidas antilaborales, la corrupción general en el Estado, la impunidad para asesinos y genocidas, son algunas de las pruebas de que en Perú, las clases dominantes no han sido movidas del pedestal de la injusticia y la explotacion.

No hay ninguna razón objetiva para decir que los partidos tradicionales han perdido su sitial. Si los partidos de los grupos de poder ya no cuentan en la política, como antes, ¿cuáles son ahora los partidos que rigen la política peruana?. Será acaso el Partido Nacionalista de Humala integrado por ex fujimoristas, ex apristas (2) y militares criminales, por toledistas, por antiguos saurios de Izquierda Unida (IU) como Carlos Tapia (3), Edmundo Murrugarra (4) y otros. O será Unión por el Perú (UPP), organización fundada por Javier Pérez de Cuellar, ex secretario general de la ONU y cuadro internacional del imperialismo yanqui, que en las elecciones pasadas promovió la candidatura electoral de Humala. Unión por el Perú tiene en sus filas no pocos colaboradores del régimen mafioso de Alberto Fujimori, y en el parlamento ha sido aliado de los peores personajes de la política peruana. Estos grupos políticos, tanto el nacionalista de Humala así como el fundado por Pérez de Cuellar, si bien es cierto, no son “tradicionales” por haber sido creados solo para las elecciones mas recientes, son tradicionales por sus objetivos políticos de derecha y por su inmersión en la podredumbre política del Perú.

De otro lado, al “capitán Carlos”, sin ser “tradicional”, en el poco tiempo que tiene en la política ha sido un verdadero camaleón. Se inicio como partidario político de regresar a la sociedad clasista, esclavista y teocrática del Tanhuantinsuyo. Recientemente en su “ideario” político, hecho publico para las ultimas elecciones, se declaró seguidor de las ideas del reaccionario y proimperialista Víctor Raúl Haya de la Torre. Pero al “capitán Carlos” no hay que olvidarlo en su mejor faceta referida a su accion criminal contra campesinos y pobladores que sostenían la lucha armada en Perú y que luchaban contra el régimen criminal de Fujimori. Y no hay que olvidarlo tampoco como un militar fabricado en el seno de fuerzas armadas del Perú, cuyo pasado histórico-político se vincula a la represión sangrienta del pueblo peruano y a la defensa de los grupos de poder y del imperialismo. De ahí no resulta gratuito que este militar, ahora reciclado en la politica, abogue por la construcción de “una Fuerza Armada sólida moralmente y disuasiva físicamente”, y que diga que él pertenece a la “familia militar”. Y no resulta menos extraño que Humala haya sido distinguido y premiado por sus superiores en pago a sus meritos en la lucha contrarrevolucionaria en el Alto Huallaga el año 1992, que como lo confirman la historia, resulta uno de los periodos mas sangrientos en el conflicto interno que vivió el país.

No hay que olvidar tampoco, que es la misma CIA americana la que en Perú ha fabricado progresistas, nacionalistas y hasta antiimperialistas de laboratorio. El mismo Alan Garcia en su campaña electoral de 1985 se presentó como antiimperialista y enemigo del capital privado en la banca y contrario a pagar la deuda externa. La izquierda oficial, incluida Gustavo Espinoza votaron por este candidato del pueblo y no de la derecha como dijeron, y los resultados apocalípticos para el pueblo ya no merecen ni mencionarlos. Lo mismo ocurrió en 1990 cuando las fuerzas armadas y la CIA americana fabricaron a Fujimori como el candidato electoral del cambio y contra el movimiento de derecha del escritor Vargas Llosa. Ahí también la izquierda oficial incluido por supuesto Gustavo Espinoza votaron por el “chinito” del pueblo que se presentó como antineoliberal y enemigo del shock económico que hundió en la pobreza a mas de la mitad de los habitantes del Perú. Lo mismo ocurrió años depuse con Alejandro Toledo, y por supuesto, no falto ni Gustavo Espinoza ni la izquierda oficial en ese circo que se llamo los “cuatro suyo” que le sirvió a Toledo de trampolín para llegar a la presidencia de la Republica. En cada uno de los casos mencionados, los izquierdistas peruanos, no dejaron de hablar de la “derrota de la derecha”, y el cambio en la correlación política en el seno de las clases dominantes que sólo existió en sus cabezas pero no en la realidad.

Y hablando de partidos tradicionales, hay que mencionar al APRA, envuelto en hechos de corrupción y crisis interna como todos los partidos de la gran burguesía, ha ganado las últimas elecciones, y ello prueba que los “partidos tradicionales” siguen en vigencia y son inmovibles como representantes de los grupos de poder en Perú. Que estos partidos políticos por razones tácticas coyunturales cambien de nombre, de logotipo, de discurso y hasta de personas, no significa que estén fuera de carrera política o como dice “inocentemente” Espinoza han perdido su “sitial hace mucho tiempo”. Basta poner como ejemplo el gobierno de Fujimori o el de Toledo, para incidir en la forma que actúan los “partidos tradicionales”. Accion Popular (AP), el Partido Popular Cristiano (PPC), y el APRA, sin haber ganado las elecciones hicieron cumplir sus programas políticos, e incluso sus cuadros políticos fueron nombrados ministros y altos funcionarios del gobierno.

¿Cuáles son las raíces de las ideas subjetivas y surrealistas en la izquierda oficial?.

En este caso diríamos que en las “ideas” de esta izquierda (hablar del desplazamiento de los grupos de poder, la no vigencia de los partidos políticos de la gran burguesía, y escoger a tal o cual vagabundo como “nacionalista” y “antiimperialista”), se mezclan raíces ideológicas políticas y la perdida de perspectiva como organización política, incluso hablando estrictamente en el terreno electoral. En efecto, los pequeños grupos o retazos de lo que fue Izquierda Unida (IU), hundidos en una espantosa crisis y descomposición, solos no son capaces ni siquiera de logran un puesto en una conserjería en un edificio de segunda clase. Si en la década del 80 la izquierda oficial podía alcanzar hasta el 30% del electorado peruano y lograr con ello puestos en el parlamento, en los consejos municipales y hasta en el gobierno, central ahora no alcanzan ni el 0.1% de los votantes.

¿Cómo la izquierda oficial llegó a esta situación?. Se subastaron al APRA, al fujimorismo, al toledismo y ahora hacen lo mismo con el “nacionalista” Humala. Su bancarrota ha sido histórica y política y se vincula a la crisis general de la sociedad peruana, cuyo fenómeno se refleja en forma extrema en la economía, la política y en lo social e ideológico. En estos hechos radica la causa principal de que esta izquierda se haya auto liquidado como organización política, y que ahora busque afanosamente un militar para lograr su miserable sobrevivencia. Los trabajadores ven en ella sólo una ruma de políticos oportunistas y comodines, que con el afán de colarse en cualquier lista electoral han abandonado hasta sus antiguos discursos clasistas. Ahora mismo “Patria Roja” (Partido Comunista del Perú) el mas rojo del panorama izquierdista del país, no solo se ha reacomodado en las listas electorales del partido de Humala (Partido Nacionalista Peruano) sino que incluso ha ofrecido entregar 100 mil dólares para lograr las mejores ubicaciones en las próximas elecciones municipales (5).

(9 de septiembre 2006).

Notas:
(*). Comité Malpica. Uno de los dirigentes de este grupo, remanente de la izquierda oficial, es Ricardo Letts, ex parlamentario, fundador de Izquierda Unida (IU) que desapareció del mapa sin dejar rastro político positivo. Letts, fue también fundador del Partido Unificado Mariateguista (PUM) y de la Asamblea Nacional Popular (ANP) que la izquierda oficial peruana uso como carga montón electoral, y que murió sin pena ni gloria.

1. Gustavo Espinoza. “A Ollanta Humala lo quieren hacer polvo”, 3 de septiembre 2006.
2. Gonzalo García Núñez fue candidato a la primera vicepresidencia en la plancha de Ollanta Humala, personaje que en los años 60 y cerca del 70 fue “bufalo” aprista en la Universidad de Ingenieria. En 1968 dejó la bufaleria aprista y se convirtió en velasquista, y gran admirador del regimen militar. En el 2001 se convirtió en toledista y fue presidente del Banco de Reserva del Perú.
3. Carlos Tapia, es un propietario de una ONG y fue uno de los fundadores de Izquierda Unida (IU). Durante el régimen de Fujimori aspiro a ser ministro del Interior, y a la caída de este fue nombrado integrante de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Perú, que como sabe se organizo para ocultar los crímenes cometidos por las fuerzas armadas del Perú. Ahora es vocero oficial de Ollanta Humala.

4. Edmundo Murrugarra Florián, antiguo dirigente de Izquierda Unida (IU). Fue senador de IU durante 1980, 1985, 1990 y 1992. Durante el gobierno de Toledo fue nombrado asesor del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo. Ahora es consejero de Humala.

5. Denuncia publica del COMITE DISTRITAL DE SANTIAGO DE SURCO del Partido Nacionalista Peruano, Surco, 8 de Septiembre del 2,006. Publicado en el Diario Internacional, número 204 del 9 de septiembre 2006.