24 de mayo de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

Murió el genocida García Pérez

Redacción El Diario Internacional

20 de mayo de 2019

El 17 de abril se suicidó Alan García Pérez, quien fuera presidente del Perú en dos oportunidades (1985-1990, 2006-2011). García tomó esta decisión al verse acosado por el Poder Judicial, que había dictado prisión preventiva en su contra, luego de seguirle los pasos por sobornos que habría recibido de la empresa brasileña Odebrecht. Todos los indicios apuntaban a que García era culpable. Antes de enfrentar un largo proceso en que se develaría su culpabilidad y concluiría en la cárcel, el líder aprista prefirió poner fin a su vida. Pero no se trataba solamente de salvar su reputación, sino de salvar a la sarta de ladrones que venían detrás: miembros de la alta cúpula del APRA.

La prensa reaccionaria ya se está encargando de difundir el prontuario de corrupción de García. A este respecto, se debe señalar que esta prensa dejó de apoyar al ex presidente cuando ya no le servía. De esta manera se tratan los mafiosos. Sin embargo, debemos recordar que el primer gobierno de García también terminó en un lodazal de corrupción con el tren eléctrico y las cuentas del BCCI en Gran Caimán. Gracias a la fracción de jueces y fiscales apristas en el Poder Judicial, y al apoyo del gobierno de Fujimori, García pudo evitar ser juzgado por estos delitos de corrupción en los cuales había pruebas más que suficientes.

Desde El Diario Internacional, queremos recordar que el mayor crimen que cometió García fue masacrar y perseguir a nuestro pueblo. Durante su primer gobierno, el Estado con su política de exterminio asesinó a miles de peruanos y peruanas que se levantaron al lado del Partido Comunista del Perú (PCP) y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). García inicio su política genocida con la primera masacre de los penales, en octubre de 1985, en la cárcel de Lurigancho donde 30 prisioneros fueron asesinados. A pesar de esto, la Internacional de la Social Democracia lo seguía apoyando mostrando su verdadera cara reaccionaria. Fue durante el encuentro de esta Internacional, que el gobierno de García cometió la masacre contra los presos políticos y prisioneros de guerra, presuntos miembros del PCP, en las cárceles El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara el 18 y 19 de junio. Esta masacre, junto con la perpretada en la comunidad de Cayara, han pasado a la historia como las más trágicamente conocidas. Pero hay un sinnúmero de masacres cometidas por el gobierno de García. No hay que olvidar que su gobieno creó el Comando Rodrigo Franco, que asesinó activistas de izquierda que presuntamente simpatizaban con el PCP.

Es justamente eso lo que queremos resaltar desde El Diario Internacional. Que Alan García Pérez tiene que pasar a la historia no solo como uno de los gobernantes más corruptos sino, principalmente, como uno de los más genocidas, que no titubeó en mandar torturar y asesinar a rivales políticos, campesinos y estudiantes desarmados, entre otros miembros del pueblo peruano.