16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

Otra perrada del chancho Alan García

Por: Roy Palomino (Periodista peruano)

18 de junio de 2015

Las Coimas de la Interoceánica: El gobierno aprista también recibió “propinas” de las constructoras brasileñas

Ayer les contamos -gracias al reportaje de Convoca- cómo el nombre del expresidente Alejandro Toledo terminó en un documento de “propinas” junto al monto de 106 mil dólares por la construcción de la carretera interocéanica. Sin embargo, como esta construcción se finalizó durante el gobierno aprista, hay documentos que probarían que estas “propinas” también se dieron durante el gobierno aprista.

Así que aquí les traemos la segunda parte de la investigación de Convoca, en la que se menciona que en el 2007, durante el gobierno de Alan García, se entregaron “propinas” por más de un millón de dólares para la construcción de esta carretera.
1. La carretera interocéanica en el gobierno aprista
Alan García y su ex ministro de Transportes Enrique Cornejo. Foto: Convoca.pe

Si creían que durante el gobierno toledista hubo irregularidades en la construcción de la carretera interocéanica, en el régimen aprista fue la etapa donde se realizaron los aumentos del presupuesto de los tramos 2, 3 y 4. De una cifra de 800 millones en el 2005, terminó costando casi 2 mil millones de dólares.

“En 2005, la construcción de la Interoceánica Sur se estimó en unos 800 millones de dólares, en 2008 creció a mil 303 millones de dólares y a marzo de 2015 bordeó los dos mil millones de dólares, según cifras oficiales. La inversión de la obra estuvo camino a triplicarse con el cambio reiterado de los contratos: 22 adendas para los tramos 2, 3 y 4 de la carretera“.

Recordemos que las empresas ganadoras para construir estos tramos son:

“Norberto Odebrecht S.A., que conformó el consorcio Conirsa con las peruanas Graña y Montero y JJ Camet e Ingenieros Civiles y Contratistas para construir el tramo 2 de la carretera, en Cusco, y el tramo 3, en Madre de Dios. El otro consorcio, Intersur, estuvo encabezado por Andrade Gutierrez, Construcoes e Camargo Corrêa S.A. y Constructora Queiroz Galvão S.A para el tramo 4″.

En el 2007, estas empresas comenzaron a decirle al gobierno aprista que su primer presupuesto les había quedado cortado y que había que aumentar los costos de la obra. La entonces ministra de Transportes, Verónica Zavala, y el director de Concesiones del ministerio, Juan Suito Larrea, hicieron todo lo posible para contener las presiones de las empresas brasileñas. Pero en cada nueva reunión las empresas llegaban más empoderadas y seguían pidiendo lo mismo: aumentar el presupuesto.

“No cedían, pero tampoco podíamos dejarnos pisar (…) La cosa se puso fuerte y terminé pateando la mesa de puro asado”, recuerda Juan Suito Larrea.

Sin embargo, pasó lo inevitable, Suito Larrea renunció y unas semanas después la ministra Verónica Zavala también. En su reemplazo nombraron al compañero aprista Enrique Cornejo y toda esta resistencia que quería imponer el Estado se disolvió en un par de reuniones.
2. La permisividad de Enrique Cornejo con las empresas

“Pero tengo mi bigote y soy chévere”.

Cuando Enrique Cornejo llegó al Ministerio de Transportes aceptó firmar las adendas casi en los términos que las empresas constructoras estaban pidiendo. Para ver la diferencia entre lo que pedía su antecesora y lo que deseaban las concesionarias, vean cuáles eran las diferencias de las cifras.

“Las concesionarias propusieron que los gastos generales debían fijarse en 40 por ciento y el de utilidad en 15 por ciento, mientras que los cálculos del Ministerio de Transportes [con Verónica Zavala] arrojaban que debía establecerse en 27 por ciento y 15 por ciento, respectivamente”.

¿Y cuáles fueron los términos que aceptó Cornejo como ministro? Las adendas se fijaron en gastos generales por 35.5 por ciento, mientras que la utilidad se mantuvo en 10 por ciento.

En el reportaje de Convoca se menciona que para el reportaje se intentaron comunicar con Enrique Cornejo para conocer su versión. Sin embargo, no obtuvieron su respuesta. Así que no sabemos los motivos por el que su gestión decidió aumentar los gastos generales pese a que los especialistas recomendaban no ceder a las presiones de las empresas constructoras.
3. Las “propinas” durante el gobierno aprista
Felices y sonrientes, Alan García y Enrique Cornejo inauguran el tramo 3 de la interoceánica. Foto: Andina.

Felices y sonrientes, Alan García y Enrique Cornejo inauguran el tramo 3 de la interoceánica. Foto: Andina.

Como en el caso de Alejandro Toledo, el reportaje da cuenta de los documentos, USB y correos incautados a la empresa Camargo Corrêa, ahí también se sostiene que se entregaron “propinas” durante el gobierno aprista. En el documento oficial de la policía brasileña se usa el término “Capilés”, nombre con el que se conocen a las “propinas (coimas) pagadas a la gente de ese país”.

“En uno de los documentos con montos registrados al 25 de octubre de 2007, se detallan pagos mensuales de 175 mil dólares para la obra. “Esos pagos serían divididos en seis cuotas a partir del 30/07/07”, entre julio y diciembre de 2007, lo que hacen un total de un millón 50 mil dólares, el 0.5 por ciento de los 198 millones de dólares que era el monto inicial fijado para el tramo 4 que tenía en sus manos Camargo Corrêa y sus socios”.

Repetimos, pagos MENSUALES de 175 mil dólares durante seis meses. Aunque hay que aclarar que Cornejo entró en el año 2008 al ministerio, así que las “propinas” ya se habían dado cuando él llegó.

Y, a diferencia del caso de Toledo, aquí no se hablan de nombres exactos por parte de la policía brasileña. Sin embargo, el escándalo en Brasil es tan grande que las investigaciones continúan. Así que, pronto, un nombre importante del Apra podría surgir.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)