24 de mayo de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

Editorial.

EFECTO MAFIOSO DE LAS COMISIONES EN EL PARLAMENTO.

Acusar para hacer alianzas mafiosas.

17 de agosto de 2006

Las mafias que cada cinco años se turnan en el poder en el Perú, han introducido una regla que podría reducirse a lo siguiente: “yo te investigo, yo te perdono, y somos amigos y no enemigos. Así ocurre cada cierto tiempo, y esta treta que funciona como parte de la política corrupta en el país, sirve no para sancionar a los gobernantes corruptos, sino para concretar alianzas mafiosas en torno al poder de turno.

Según, una noticia difundida por los diarios de Lima, el gobierno de Alan García Pérez va a investigar la corrupción durante el régimen de Alejandro Toledo. ¿Verdad o mentira?. Puede ser verdad, y no faltan argumentos para meter a la cárcel no solo a Toledo sino también a toda su familia, incluida su pelirroja y mega “inteligente”, Eliana Karp, sí aquella que hablaba con los dioses incas, pero que tiene varios juicios por corrupción.

¿Quiénes son los investigadores?. Los parlamentarios apristas están a la cabeza de investigar por corrupción al gobierno de Toledo, y eso es precisamente raro y ahí consiste la trampa. El APRA, hablando de moralidad y corrupción no puede ir muy lejos. Basta recordar que Agustín Mantilla dirigente aprista y brazo derecho de Alan García Pérez, estuvo involucrado con la mafia que dirigía desde el SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) Vladimiro Montesinos. Incluso recibió dinero para la campaña electoral del APRA. Así mismo Mantilla, que tiene algunos juicios pendientes por crímenes en el penal de El frontón, acaba de ser denunciado penalmente al habérsele encontrado cuentas secretas en Estados Unidos con varios millones de dólares que provienen de las arcas del primer gobierno de Alan García (1985-1990).

“El presidente de la Célula Parlamentaria Aprista, Javier Velásquez Quesquén (PAP), se mostró a favor de reabrir las investigaciones respecto a irregularidades cometidas en el régimen toledista, como por ejemplo el Caso Wiese, que involucra a Eliane Karp, como las cuentas en Gran Caimán, así como el uso de recursos de Petroperú en la remodelación de Palacio de Gobierno, las vinculaciones de Toledo con los ilícitos cometidos por César Almeyda y los nexos entre empresarios chilenos y Pedro Pablo Kuczynski”. (nota de un diario de Lima).

¿Entonces para qué la denuncia contra Toledo?. Simple, el truco resulta sumamente provechoso y dará buenos dividendos políticos al APRA. Después de las amenazas contra Toledo, el APRA acostumbrado a las maniobras mafiosas, negociará el perdón a Toledo. Y en términos concretos eso significa que los parlamentarios Toledistas, se alinearan con todo lo que propongan los apristas. En pago a cerrar los ojos a las acusaciones contra el ex presidente, los toledistas se convertirán en los incondicionales del nuevo gobierno. De esa manera, García Pérez no solo logra neutralizar cualquier crítica a su gobierno, sino que podrá hacer lo que le venga en gana con las leyes y disposiciones que le hagan falta para saquear el país. Por estas razones, no es casual que el presidente de la Comisión de Constitución, Aurelio Pastor, haya propuesto formar una “comisión parlamentaria que investigue de manera global” al anterior gobierno. Todo el mundo sabe en Perú, en qué terminan las famosas “comisiones investigadoras del parlamento”. Cada ladrón y cada criminal peruano, se siente feliz cuando alguien, diríamos la mafia, propone la formación de una comisión parlamentaria para que lo investigue.

En los últimos 50 años, ningún ex presidente peruano ha escapado de su “comisión investigadora” parlamentaria. Para no ir muy lejos, en 1990, cuando Alan García dejó el poder, inmediatamente el fujimorismo en el parlamento, planteó una comisión investigadora para arreglar las cuentas con García. ¿En qué quedó dicha investigación?. García que al comienzo había sido denunciado por gigantescos hechos de corrupción (venta de aviones de guerra, desviación de millones de dólares del Estado hacia bancos extranjeros, etc.) y crímenes de guerra, finalmente fue perdonado de todas su culpas y pudo regresar triunfante al Perú, y como lo ven hasta llego nuevamente al gobierno. Lo mismo pasa ahora con Fujimori, que sin duda alguna, gracias a la comisión parlamentaria que supuestamente se encargó de investigarlo, regresara triunfante al país, y por que no nuevamente de presidente de la República.