10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

PERU: CANTINFLADAS DE UN FISCAL PERUANO

EL DIARIO INTERNACIONAL.

17 de enero de 2013

El poder judicial en Perú es como un desagüe sin fin de la sociedad. Los jueces, fiscales y sus magistrados se hacen llamar “letrados”, pero no entienden ninguna letra del alfabeto y menos de moral, la ética y la corrección en la administración de las leyes. Son corruptos, se vinculan al narcotráfico, son maniobreros, violadores de las leyes, y se arrastran como las serpientes para servir al poder político de turno.

Así por ejemplo para el fiscal superior y coordinador de la Fiscalía Penal Nacional, Víctor Cubas (también se hace llamar letrado) acaba de lanzar una amenaza contra aquellos que califiquen de “líder político” a Abimael Guzmán, Víctor Polay o cualquier o cualquier otro ex subversivo. Según este “letrado”, un “terrorista” no es un líder político, y quien diga lo contrario, “supone incurrir en la figura delictiva de apología del terrorismo”. Delito que se tiene que pagar con penas de entre 8, 15 y 20 años de cárcel.

El fiscal Cubas de un plumazo se trae abajo la gramática y cualquier regla de la lengua española. Sancionar la palabra “líder político” solo puede ocurrir en el Perú actual. En Perú o en cualquier parte del mundo cualquier dirigente de un partido o grupo armado es un líder político. Marcos es el líder de los zapatistas en México, Raúl Sendic fue el líder de los Tupamarus en Uruguay, Gonzalo fue de Sendero Luminoso, y Víctor Polay Campos del MRTA, y etc, etc.

A los únicos que no se puede calificar de líder o jefes políticos son esos vagabundos que integran los partidos corrompidos del medio oficial. Por ejemplo seria una aberración gramatical (no penal) decir que Keiko Fujimori o su criminal padre son “lideres políticos”. Estos, antes de nada, son vándalos y personajes extraídos de las cloacas sociales.

Según un diario peruano, este fiscal superior advirtió hoy domingo (13 de enero) que presentar como líderes políticos a los cabecillas de grupos terroristas como Sendero Luminoso, supone incurrir en la figura delictiva de apología del terrorismo.

Con penas de cárcel que van de entre quince a ocho años, este delito también abarca a toda exaltación o elogio hecho respecto a una acción terrorista o hacia alguna persona que ha sido condenada con sentencia firme por ese ilícito penal, indicó a TVPerú.

(Diario Expreso, 16 de enero 2013). “Letrado advierte que es delito presentar como líderes políticos a cabecillas terroristas.

El fiscal superior coordinador de la Fiscalía Penal Nacional, Víctor Cubas Villanueva, explicó ayer que el artículo quinto del Decreto Ley No. 25475 sanciona a una persona, por el solo hecho de pertenecer a una estructura terrorista, con pena privativa de libertad no menor de 20 años ni mayor de 25 años, además del pago de una multa a favor del Estado y la inhabilitación, de ser el caso, para el ejercicio de determinadas funciones públicas.
En ese sentido el funcionario explicó que es tomado como apología el presentar a los cabecillas terroristas como líderes políticos, lo que es tomado como apología, que es la exaltación o elogio que se hace a un acto terrorista o a la persona que ha sido condenada como tal y que conlleva una pena no menor de 8 años de cárcel”.