16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

PERU: CANTINFLADAS DE UN FISCAL PERUANO

EL DIARIO INTERNACIONAL.

17 de enero de 2013

El poder judicial en Perú es como un desagüe sin fin de la sociedad. Los jueces, fiscales y sus magistrados se hacen llamar “letrados”, pero no entienden ninguna letra del alfabeto y menos de moral, la ética y la corrección en la administración de las leyes. Son corruptos, se vinculan al narcotráfico, son maniobreros, violadores de las leyes, y se arrastran como las serpientes para servir al poder político de turno.

Así por ejemplo para el fiscal superior y coordinador de la Fiscalía Penal Nacional, Víctor Cubas (también se hace llamar letrado) acaba de lanzar una amenaza contra aquellos que califiquen de “líder político” a Abimael Guzmán, Víctor Polay o cualquier o cualquier otro ex subversivo. Según este “letrado”, un “terrorista” no es un líder político, y quien diga lo contrario, “supone incurrir en la figura delictiva de apología del terrorismo”. Delito que se tiene que pagar con penas de entre 8, 15 y 20 años de cárcel.

El fiscal Cubas de un plumazo se trae abajo la gramática y cualquier regla de la lengua española. Sancionar la palabra “líder político” solo puede ocurrir en el Perú actual. En Perú o en cualquier parte del mundo cualquier dirigente de un partido o grupo armado es un líder político. Marcos es el líder de los zapatistas en México, Raúl Sendic fue el líder de los Tupamarus en Uruguay, Gonzalo fue de Sendero Luminoso, y Víctor Polay Campos del MRTA, y etc, etc.

A los únicos que no se puede calificar de líder o jefes políticos son esos vagabundos que integran los partidos corrompidos del medio oficial. Por ejemplo seria una aberración gramatical (no penal) decir que Keiko Fujimori o su criminal padre son “lideres políticos”. Estos, antes de nada, son vándalos y personajes extraídos de las cloacas sociales.

Según un diario peruano, este fiscal superior advirtió hoy domingo (13 de enero) que presentar como líderes políticos a los cabecillas de grupos terroristas como Sendero Luminoso, supone incurrir en la figura delictiva de apología del terrorismo.

Con penas de cárcel que van de entre quince a ocho años, este delito también abarca a toda exaltación o elogio hecho respecto a una acción terrorista o hacia alguna persona que ha sido condenada con sentencia firme por ese ilícito penal, indicó a TVPerú.

(Diario Expreso, 16 de enero 2013). “Letrado advierte que es delito presentar como líderes políticos a cabecillas terroristas.

El fiscal superior coordinador de la Fiscalía Penal Nacional, Víctor Cubas Villanueva, explicó ayer que el artículo quinto del Decreto Ley No. 25475 sanciona a una persona, por el solo hecho de pertenecer a una estructura terrorista, con pena privativa de libertad no menor de 20 años ni mayor de 25 años, además del pago de una multa a favor del Estado y la inhabilitación, de ser el caso, para el ejercicio de determinadas funciones públicas.
En ese sentido el funcionario explicó que es tomado como apología el presentar a los cabecillas terroristas como líderes políticos, lo que es tomado como apología, que es la exaltación o elogio que se hace a un acto terrorista o a la persona que ha sido condenada como tal y que conlleva una pena no menor de 8 años de cárcel”.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)