10 de febrero de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

No son locos ni idiotas: son peor que eso.

¿QUIENES SON LOS ENEMIGOS DE EL DIARIO INTERNACIONAL?.

Editorial del equipo de edición.

23 de junio de 2006

El equipo de editores de El Diario Internacional debe sentirse orgulloso de ser atacado, vilipendiado y amenazado por una suerte de oscuros personajes y por elementos ligados a los gobiernos de turno del Perú. Un medio de comunicación que hace parte de la lucha antiimperialista y que lucha cada día a favor del socialismo, no puede estar al margen del odio más visceral de los agentes de la policía y de la derecha y de los grupos de poder. Como dice la canción criolla: “podrás odiarme pero nunca olvidarme”. Desde hace años claman venganza contra este medio de comunicación que con su edición impresa o ahora con su versión en Internet ha estado a la cabeza de la lucha contra los diferentes regimenes peruanos, el imperialismo americano y todos aquellos que desde diferentes “trincheras” se han opuesto a la lucha de los pueblos oprimidos de Perú y de América Latina.

Sin intención de exagerar las cosas, no se puede negar que en la actualidad El Diario Internacional, es el único medio de comunicación del Perú con sentido crítico y línea periodística revolucionaria, y aquí radica el secreto de que nuestros lectores esten en alza permanente. En referencia al Perú, este medio esta distante de la prensa mercenarizada que rodea al poder de turno y de aquella que navega en el más puro oportunismo cuyos planteamiento no van mas lejos de pedir como ridículas plañideras (lloronas) “asambleas constituyentes”, “nueva constitución”, y que siempre está lista para subirse al carro electoral, o apoyar a tal o cual candidato presidencial de turno. (En las últimas elecciones votaron por Ollanta Humala, un militar acusado de crímenes de guerra). El Diario Internacional se mantiene en una línea periodística invariable y jugó un rol preponderante durante el desarrollo (1980-2000) de la guerra popular en Perú, por cuyas razones fue blanco de los ataques abiertos de la extrema derecha de Europa, del gobierno norteamericano y de los servicios secretos de los diferentes gobiernos del Perú. Pero de la misma forma que defendió la revolución peruana, no vaciló en distanciarse y denunciar a los dirigentes del Comité Central del Partido Comunista del Perú (PCP) que desde las prisiones y a partir de un falso maoísmo capitularon y traicionaron un proceso armado histórico que costo grandes esfuerzos y sacrificios a los oprimidos del Perú. Como se sabe, la traición fue la causa fundamental de carácter ideológica política que condujo a la derrota del proceso armado en Perú.

Como se ve son abundantes las razones por las cuales periódicamente, los enemigos de este medio de comunicación, insultantes y casi obscenos en el lenguaje de callejón como se dice en Perú, atacan, gritan y amenazan al equipo periodístico de El Diario.

No debe extrañar que los enemigos, del Diario Internacional, usen varios disfraces y muchas veces se presenten como “izquierdistas”, “internacionalistas”, “nacionalistas”, y hasta “maoístas”. La policía, en su trabajo clandestino, ya sea en el país de origen o en el campo internacional, se presenta bajo diferentes coberturas. El caso peruano es bien conocido, y hay que tomarlo en cuenta como ejemplo para no dejarse infiltrar ni atemorizar por agentes que muchas veces tienen el don del camaleón y del espíritu santo. Vladimiro Montesinos, jefe del SIN y de los escuadrones de la muerte en Perú, ha testimoniado ante los jueces que los servicios secretos que él organizo en el periodo 1990 al 2000, no solo actuaron en las prisiones peruanas, en los sindicatos, en los partidos políticos, sino también en el extranjero y de ello quedan pruebas tangibles que en su oportunidad El Diario Internacional lo ha puesto en evidencia.

Por ejemplo en Nueva York (Estado Unidos), en plena época de avance de la subversión maoísta en Perú, como por obra de magia apareció un “movimiento popular Perú” (teóricamente organismo generado del PCP) cuya labor era insultar, calumniar, y atacar furibundamente a toda persona o institución que mostraba su aprecio y simpatías con la lucha armada en Perú. Este “mpp” estaba dirigido por un tal “Quispe”, que hasta 1985 había sido un representante en los Estados Unidos de Alfonso Barrantes Lingan líder y fundador de Izquierda Unida (IU) del Perú. Lo curioso en todo esto es que este “mpp” que actuaba con toda libertad en el país más policial del planeta, misteriosamente desapareció sin dejar rastro alguno. Hasta ahora nadie sabe qué paso con este aguerrido “movimiento generado” del Partido Comunista del Peru, y muchos creen que murió cuando Montesinos fue atrapado y encarcelado. Otro caso es el “movimiento popular Perú” con sede en Malmo (Suecia) que surgió casi al mismo tiempo que las “cartas de paz” (1993) y desde ahí se dice “representante del PCP en el extranjero”. Este extraño y subterráneo “movimiento popular Perú” por el lenguaje y su forma de accionar es bastante parecido al “mpp” de Quispe, y actúa “revolucionariamente”, para insultar e injuriar a todo aquel que tiene una visión critica de los problemas políticos del Perú. Este “mpp”, como ya lo ha denunciado anteriormente El Diario Internacional, en la década del 90, era publicitado en la edición electrónica del diario Expreso (Lima) que como se sabe recibía millones de dólares del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) que dirigía Vladimiro Montesinos, asesor personal de Fujimori y agente de la CIA americana. Aquí diríamos como en el refrán popular; “dime con quién andas y te diré quién eres”.

Pero más curioso aun es la versión que propagandiza este “mpp” en torno a la actual situación política del Perú. Según este marginal “mpp” la guerra popular en Perú “florece y se expande en el suelo de nuestro país” (1). ¿Alguien puede creer en esta tontería?. No hay que pensar que es un error decir que en Perú la guerra popular sigue su rumbo victorioso. En apariencia parece tonto y entupido no querer mirar la realidad peruana, pero no es así. En política los “errores” hacen parte de los cálculos estratégicos de la contrarrevolución. Sin muchos rodeos hay que anotar que el cuento de que “Sendero sigue siendo una amenaza para el Estado peruano”, sin serlo naturalmente, proviene de los altos mandos de las fuerzas armadas, propagandizada por la prensa mas reaccionaria del Peru. Por mencionar un ejemplo, es el diario La Razón (Lima) ligado a la mafia fugimorista, es un gran animador de las “acciones guerrilleras de Sendero Luminoso”. (Muchas acciones delincuenciales es propagandiza por este diario como ataque guerrillero). El objetivo fundamental de esta propaganda, que nada tiene que ver con la realidad peruana y en particular con la lucha armada traicionada y derrotada, es seguir manteniendo la militarización del país y la preponderancia política de los militares en el Estado peruano.

Tener el Perú bajo control militar, como en la época de Alberto Fujimori y Montesinos, resulta vital para la mayoría de los altos mandos de las fuerzas armadas que se encuentran acusados de robos, narcotráfico, coimas, crímenes masivos de ciudadanos peruanos, y otro graves delitos que de no mediar el poder militar bien podrían ser condenados por estos delitos. Varias centenas de generales, coroneles, comandantes y otros altos oficiales de la época de Fujimori tienen juicios pendientes por narcotráfico y crímenes de guerra. Ahora mismo el actual comandante general de las fuerzas armadas, general EP José Daniel Williams Zapata, acaba de ser acusado por el poder judicial de ser propietario de una cuenta bancaria millonaria en la isla Gran Caimán, además de cinco cuentas en dólares en bancos peruanos.

Seguir senderizando la sociedad peruana, y controlar el poder judicial, el parlamento, y el gobierno central, resulta una necesidad de las fuerzas armadas del Perú. Salvar el prestigio del “glorioso ejercito peruano”, se presenta como un requisito indispensable de para mantener la estabilidad del régimen entrante (Alan García Perez) y del Estado. Para este fin, hay que seguir levantando, aunque ficticiamente, el cuco de la amenaza senderista, y para este propósito sirve las acciones guerrilleras dirigidas por el “camarada Artemio”, como el mismo lo ha dicho, se hacen en función de llegar a una “negociación y solución política a los problemas de la guerra interna del Peru”.

Nota:

(1) Movimiento Popular Perú (MPP), Malmo en Suecia, comunicado de marzo 2006.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)