24 de agosto de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

Garcia Pérez y Agustín Mantilla nuevamente al poder.

ELECCIONES EN EL PERU: IMPUNIDAD Y DECADENCIA MORAL.

Por: Juan C.Zaldivar (Perú Debate).

17 de junio de 2006

Ricardo Pezo, Felipe Ccaulla y Manuel Ticona eran estudiantes de la Universidad Nacional del Callao (UNAC). Ricardo y Manuel en la Facultad de Ciencias Económicas y Felipe de Ingeniería Eléctrica. Eran prometedores estudiantes que en sus horas libres dictaban clases en la Academia Pre-Universitaria, fundada por la Federación Universitaria. Muchos de sus ex-alumnos recuerdan a Ricardo, aun pesar de los años, como un joven carismático, sencillo, algo tímido y de excelentes cualidades docentes; un especialista en Aritmética y cálculo matemático. Felipe era en contraste con su fornido físico y serio rostro, un ingenuo y bonachón dirigente estudiantil que se preocupaba de resolver los problemas de aulas y matriculas de los estudiantes de diferentes facultades; era un joven de gran corazón y presto a ayudar al prójimo. Los tres jóvenes tenían un profundo amor por el pueblo; sobretodo los mas desposeídos y olvidados.

La juventud y vehemencia de sus ideales los hizo enrolarse en el Frente Estudiantil Revolucionario (FER) y participar activamente en defensa de los derechos estudiantiles y la AUTONOMIA UNIVERSITARIA amenazada en ese entonces por el Gobierno de turno; era el inicio del gobierno mas destrozo de la historia del Perú, el de 1985- 1990.

Durante el primer gobierno del Apra , las Universidades se vieron infiltradas , aterrorizadas y atropelladas por las hordas fascistas del partido de gobierno que conjuntamente con las instituciones policiales y militares del estado ,perpetraron horrendos crímenes contra luchadores sociales ,dirigentes estudiantiles y laborales. El aprismo intentaba a la fuerza acallar la oposición sea de izquierda (en la Uní, san Marcos ,Cantuta etc.) y sea de la derecha ( Ricardo Palma ,Lima, La Católica) y cualquier muestra de protesta contra el Gobierno era maneja da como una UNA LUCHA CONTRA EL "TERRORISMO".Al levantamiento popular se le imponía UN TERRORISMO DE ESTADO Y DE PARAMILITARES.

Ricardo, Felipe y Manuel empezaron a impacientarse por el pacifismo y autarquismo de los dirigentes estudiantiles de la Federación Universitaria del Callao. Sus discrepancias con los líderes del FER los fueron empujando, poco a poco, a adoptar medidas más radicales y propugnaba un trabajo político más efectivo fuera de los claustros universitarios proyectado a los barrios más pobres y desposeídos del país. Su impaciencia no era aislada. En esos anos facciones del FER-antifascista preconizaban una organización mas efectiva y clandestina ante el angustioso temor de un asentamiento de las políticas policíacas y del crecimiento de las organizaciones paramilitares auspiciados y financia dos por el Partido Aprista que tenia a Agustín Mantilla como el jefe político y brazo derecho del Presidente; el nexo con el NARCOTRAFICO.

La vehemencia juvenil y el profundo amor por la justicia social y los derechos de los mas desposeídos hizo que Ricardo, Felipe y Manuel se acercaran a organizaciones populares influenciadas por la predica revolucionaria de cambios radicales. Así rompieron con el electorerismo y las poses demagógicas que eran sinónimo de una izquierda domesticada.

Una noche como coronación de la labor de inteligencia y seguimiento policial por parte de los aparatos policiales manejados por el secretario personal de Alan García, Agustín Mantilla y Abel Salinas, se ordeno una redada estudiantil en la UNAC y San Marcos. El objetivo: arrestar a los dirigentes más radicales del FER que controlaban las Federaciones Universitarias y con ello acallar las crecientes protestas antigubernamentales que alertaban a la población del advenimiento del fascismo.

Se allanaron las casas de muchos estudiantes, casi al unísono, allí encontraron literatura Mariateguista; libros de Marxismo, documentos internos de reuniones con nombres (seudónimos) y volantes políticos con profundo contenido anti-gubernamental. Se allanaron los locales de los Centros Federados y la Federación de estudiantes, contando con la labor de soplonaje y delación de los estudiantes del ARE y del Accio Pepecismo. Se confiscaron copiadoras y equipos de imprenta y destrozaron locales.

Pero la mayoría de esos líderes del FER escaparon de las redadas; toda vez que precavidamente alternaban domicilios. Sin embargo Ricardo, Felipe y Manuel cayeron presos y fueron brutalmente interrogados; luego llevados a la cárcel de la Isla de El FRONTON, bajo el cargo de realizar pintas políticas en las paredes de Lima, llamando a la revolución y apoyo a las guerrillas senderistas.

Allí estaban esperando, semanas y meses, ser llevados a la Corte de Justicia para tener una audiencia publica. El ministro de Justicia de ese entonces era el inefable Luis Gonzáles Posada. Estos tres jóvenes luchadores sociales estaban en el Frontón con acusación no probada y sin derecho al HABEAS CORPUS (Nadie debe ser condenado a cárcel sin antes haber sido juzgado). Allí estaban esos prometedores hombres del Perú Profundo, cuando el 17 de JUNIO de 1986, Alan García llamo a reunión del Consejo de Ministros en el Palacio de Gobierno con participación de los jefes militares y allí dio la orden al Comando Conjunto y a la Guardia Republicana de retomar el control de EL FRONTON y LURIGANCHO a fuerza de bombas, misiles y balas.

El vice-ministro del Interior Agustín Mantilla anunciaba que el FRONTON quedaba bajo control del Comando Militar; zona restringida. El director del penal, el juez y el Fiscal dejaron sentada su protesta contra el ilegal ingreso de la Marina de Guerra.

Los elementos de la Marina atacaron el PABELLON AZUL donde entre otros se encontraban los tres estudiantes de la Universidad del Callao. Con helicópteros en el aire lanzando bombas y granadas demolieron las paredes e incendiaron el interior de la cárcel. Por tierra soldados metralleta en mano acribillaban a los heridos y sobrevivientes. Al final de esa "odisea militar" 135 prisioneros yacían muertos y 3 miembros de la Marina de guerra. Entre esos sangrientos y quemados cuerpos, yacían los cuerpos de Ricardo, Felipe y Manuel. Tres hermosas vidas yacían al albor de sus veinte años totalmente masacradas y violentadas.

Cuatro años después con el ascenso al poder de Kenyo Fujimori, el APRA y Cambio 90 (el Fuji-fascismo naciente) le perdonarían esos horrendos crímenes al autor intelectual y moral. Luis Alva Castro en las sombras de la noche había negociado con el naciente dictador japonés un perdón CONSTITUCIONAL a Alan García. La acusación constitucional al ex-presidente se denegó por 80 votos contra 75 de la oposición...Veinte años después con la reelección de Alan García, el pueblo peruano, la PRENSA -TV derechista y las clases en el poder le volverían a ser injustos a esos tres inocentes estudiantes chalacos. Una vez mas para vergüenza moral de la sociedad peruana la IMPUNIDAD Y LA DECADENCIA MORAl volvería a negar justicia a Ricardo, Felipe y Manuel.

Una vez más muchas familias de los miles de victimas del TERRORISMO DE ESTADO serian engañados y postergados. Mientras que el ciudadano judío Baruch Ivcher y el millonario Delgado Parker pasaban por Palacio de Gobierno para recibir sus millonarios cheques como INDEMIZACION POR los "DANOS" DEL TERRORISMO . Una vez mas los impuestos de los ciudadanos peruanos pasaban a manos de los que menos lo necesitaban o merecían...

NOTA: Para entender los HISTORICOS SUCESOS de las masacres de EL FRONTON y LURIGANCHO JUNIO de 1986 , pueden remitirse al INFORME DE LA COMISION ROLANDO AMES ,que debería existir en el CONGRESO PERUANO.