16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

NARCOTRÁFICO Y CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL

Frente Estudiantil Revolucionario.

18 de septiembre de 2009

Una cosa es tratar y resolver los problemas del narcotráfico y otra muy distinta resolver y tratar los problemas de la protesta social. El Estado peruano pone en un mismo lugar los intereses de los narcotraficantes y los intereses de la protesta social, utilizando clichés como terroristas, narcoterroristas, dirigentes terroristas, infiltración terrorista en los movimientos sociales, etc. Los narcotraficantes tienen intereses económicos y están en función a una guerra no solo militar sino principalmente económica, ellos quieren producir cocaína para generar capitales, su fin no es la droga, la droga es su medio, su fin es producir acumulación de capital, para poder:

• Primero: Comprar insumos, materia prima (es decir químicos y hoja de coca), pagar a los que convierten la coca en cocaína y pagar los altos costos de transporte.

• Segundo: Financiar politica y militarmente su proceso productivo. Lo primero tiene que ver con la fuerte presencia que tiene el narcotrafico en el aparato estatal y lo segundo la proteccion militar que va desde las FF.AA hasta el empleo de ejercitos mercenarios.

• Tercero: Convertir las ganancias mal habidas mediante el lavado de dinero, en capital posible de depositar en bancos, generalmente europeos y norteamericanos para pasar como capital financiero en países del tercer mundo.

Como se aprecia el fin de los narcotraficantes no es crear el terror, sino crear capitales, acumular riquezas. La violencia usada por ellos es para seguir con su negocio ilícito, el punto esta en no combatir únicamente a sus ejércitos mercenarios, sino además romper todo su aparato productivo, caso contrario lo único que se esta generando es que el negocio de la droga sea cada vez mas lucrativo.

Entorno a la protesta social tendriamos que decir que también su lucha se desenvuelve principalmente por intereses económicos y en caso que llegue a enfrentamientos armados, como es el caso de Bagua o el de Antauro Humala, no dejan de ser protestas en función a problemas económicos. La protesta social tiene como fin ponerle un alto a la grotesca impostura del capital financiero nacional e internacional para poder:

• Primero: Tener una vida plena y humana, con alimentación, educación y trabajo garantizado.

• Segundo: Proteger el suelo, las materias primas, las fronteras del país por un lado y la ecología, el planeta y el futuro de la humanidad por otro lado.

•Tercero: Por el derecho a pensar, a opinar, hablar y hacer lo que sea necesario para criticar las imposturas del capital financiero, en caso viole y contravenga a los dos puntos anteriores.

Esto lo señalamos así porque con el supuesto discurso de terroristas se quiere hacer pasar como tal a dirigentes sociales de todo tipo y silenciar las protestas sociales que son generadas por los tan apreciadas “inversiones privadas”, que buscan imponerse, respaldados por el Estado y grandes empresarios peruanos sin interesarles siquiera las consecuencias ni los derechos fundamentales de las personas, siendo capaces de incursionar en la cinematografía como es el caso de Hernando de Soto, para que el capital financiero se desenvuelva libremente por el amazonas contaminando su suelo y su agua como ya viene sucediendo en la sierra peruana.

El término terrorista no es aplicable ni para los narcotraficantes ni para los luchadores sociales, lo único que genera el Estado peruano con esto es el encono del pueblo que en vez de resivir soluciones a sus problemas, resive adjetivos y etiquetas, que acompañados de un derecho penal sin doctrina jurídica clara puede denunciar de terrorista o narcoterrorista a cualquier dirigente social como es el caso de Bagua con Pizango o el caso Antauro Humala o para no irnos al pasado como es el caso de la congresista Nancy Obregón que se la quiere acusar de narcoterrorista.

Todo esto nos lleva a una conclusión: la lucha principal del pueblo peruano es contra la criminalización de la protesta popular, si eso no lucharemos libremente por defender nuestra nación.

Proponemos a los frentes de defensa y a los dirigentes sociales una jornada de lucha contra la criminalización de la protesta popular, que en esencia significa LUCHAR CONTRA LA LEGISLACIÓN ANTITERRORISTA. Si el Estado quiere protegerse a sí mismo, que lo haga definiendo e identificando bien los problemas político-militares y los problemas económico-sociales no conmensurando ni poniendo en el mismo tapete narcotráfico y lucha social.

¡NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL!

¡LUCHAR CONTRA LA LEGISLACIÓN ANTITERRORISTA!

¡POR EL DERECHO A PENSAR, A OPINAR, HABLAR Y HACER LO QUE SEA NECESARIO PARA CRITICAR LAS IMPOSTURAS DEL CAPITAL FINANCIERO!

¡VIVA EL PROCESO DE RECONSTITUCIÓN DEL FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO EN MEDIO DE LA LUCHA POPULAR!

Frente Estudiantil Revolucionario

“Retomando el Camino Democrático”

Comisión de Prensa y Propaganda - Setiembre 2009

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)