24 de agosto de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Bolivia

Bolivia: 13 y 80 heridos en enfrentamiento entre trabajadores.

Por: José Pinto.

6 de octubre de 2006

ALAI AMLATINA, 06/10/2006, La Paz.- Patético enfrentamiento entre asalariados y cooperativistas mineros bolivianos Lamentable saldo: 13 muertos y 80 heridos.

Bolivia está de luto: los trabajadores mineros, histórico eje del movimiento popular boliviano, han desarrollado un doloroso enfrentamiento interno -que todavía no culmina-en la localidad de Huanuni, departamento de Potosí.

Al momento de redactar esta nota, la violencia e intranquilidad campean en Huanuni. Mientras que las familias velan y se disponen a enterrar a sus muertos, continúan los dinamitazos provenientes de los sectores en pugna: por un lado, los asalariados de la Corporación Minera de Bolivia y, por el otro, los miembros de las cooperativas mineras, ambos luchando por controlar el yacimiento ubicado en el cerro Posokoni, cuyo valor se ha incrementado sustantivamente como consecuencia de las variaciones del precio de los minerales en el mercado internacional.

Las bases del conflicto se instalaron hace más de 20 años con las medidas de ajuste estructural impuestas por el Decreto Supremo 21060 de 1985 y dispositivos subsecuentes que ordenaron el cierre de operaciones mineras de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), del Banco Minero de Bolivia, del Fondo Nacional de Exploración Minera, y del Instituto de Investigaciones Minero Metalúrgicas.

Tal avasallamiento generalizado contra la actividad empresarial del Estado, obligó la transferencia de las operaciones productivas de COMIBOL al sector privado. El costo social fue muy intenso y se calcula que más de 30.000 trabajadores mineros y metalúrgicos fueron “relocalizados” (expulsados de sus centros de trabajo). Al quedar COMIBOL reducida a su mínima expresión surgió la minería cooperativa y la minería chica.

Desde entonces el conflicto se mantuvo latente. Los sucesivos gobiernos dieron su prioridad a las inversiones extranjeras en los yacimientos. Mientras tanto los cooperativistas y los asalariados de la desfalleciente COMIBOL en Huanuni y otras áreas mineras adyacentes, continuaron trabajando en condiciones técnicas y de seguridad deplorables.

Pero, desde los años 2003, 2004 el incremento de precios de los minerales generó diferencias y enfrentó los intereses por acceder al control de algunas minas. Los cooperativistas demandaron que les fueran entregadas varias concesiones y no dudaron en tomarlas por la fuerza.

Durante la campaña electoral, asalariados y cooperativistas respaldaron la candidatura delMAS. Los cooperativistas tuvieron un papel más descollante, al punto que uno de sus dirigentes fue designado como Ministro de Minería, posición que les sirvió para profundizar sus demandas.La tensión no pudo ser controlada y se llegó a la situación límite que
ha enlutado al pueblo boliviano.

La historia de los trabajadores mineros bolivianos los ha reconocido siempre como vanguardia de los intereses nacionales, por lo cual fueron víctimas de innumerables episodios de represión.

Ahora se han enfrentado entre ellos y su sangre ya está sirviendo de motivo para que asomen voces desde la oposición de la derecha y de liderazgos sindicales radicales, que pretenden sacar réditos del drama social y de las justas expectativas de quienes con su trabajo han sostenido la economía boliviana.

El gobierno de Evo Morales y el Movimiento al Socialismo tienen ante si, el mayor desafío social y político desde el momento en el cual iniciaron su gestión.