22 de julio de 2014
edicion 437
Información y análisis de América Latina y del mundo

BOLIVIA. PLAN ORINOCA: EL MACARTISMO DEL “PROCESO DE CAMBIO” (1)

Por: Wilson Enríquez.

Jueves 8 de septiembre de 2011

El 1º de agosto del 2011, el gobierno de Evo Morales en Bolivia, que se autoproclama como el gobierno de los movimientos sociales y que suele propagandizar que gobierna obedeciendo al pueblo, empezó a escribir una de las páginas más vergonzosas de su trayectoria en el poder al mostrar su verdadero rostro reaccionario y represor de los humildes.

Demostrando que se encuentra viviendo un trance de delirium tremens, por la borrachera de poder, enfiló de manera abusiva y prepotente contra gente humilde y completamente vulnerable dentro del territorio boliviano, emitiendo con cierta morbosidad la vieja historieta represiva y fascista del enemigo comunista dentro del país.

¡Qué paradójico¡, que haya sido este gobierno quien ha emprendido una verdadera cacería de brujas contra comunistas, pues los persigue y los tortura cuando simultáneamente tiene a su vicepresidente balbuceando una palabrería pseudo marxista, cabe recordar, que no hace mucho se le dio por publicar opúsculos que aluden a textos marxistas, como “el “oenegismo” enfermedad infantil del derechismo”, que parafrasea un conocido texto de Lenin y “Las tensiones creativas de la revolución”, que se trata de una extravagante versión inspirada en el texto de Mao Tse Tung: “las contradicciones en el seno del pueblo”, hecha supuestamente para explicar la coyuntura que vive Bolivia (2).

El show mediático macartista del “proceso de cambio”

¿Qué pasó ese 1º de agosto? Sacha Llorenti, el actual Ministro de Gobierno en Bolivia, se presentó histriónicamente escenificando un ritual, que a fuerza de tantas repeticiones se va haciendo costumbre, un montaje policiaco y él mostrando un papelito frente a las cámaras de televisión, simbolizando que él habla sólo de cosas de las que aparentemente está muy bien informado y que además cuenta con las pruebas (el papelito), quizás sólo mostraba el libreto previamente elaborado por el asesor del gobierno de Evo Morales (antes asesor a la luz pública y hoy en las tinieblas) y ex miembro del extinto grupo subversivo peruano Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) Walter Chávez (3), quién sino está tan familiarizado con armar una ruidosa parafernalia para presentar a más de 30 policías ataviados con uniformes policiales de diseño futurista (estilo star wars) y armados hasta los dientes como si fueran a una batalla intergaláctica para presentar como peligrosos terroristas a 4 humildes personas: José Cantoral, los hermanos Minaya y Blanca Riveros; uno refugiado y los otros 3 solicitantes de refugio, todos de nacionalidad peruana, a quienes en los allanamientos abusivos e ilegales no les encontraron ni una caja de fósforos.

Ciertamente, la forma cómo exhibió a estos ciudadanos, se trata de un remake de las presentaciones de miembros de los grupos alzados en armas en el Perú en los 90, cosa que debe haber quedado en la memoria de Chávez, cuando sus otrora líderes eran detenidos, recuerdos que en su actual etapa de mercenarismo político (4) le deben resultar muy funcionales a sus quehaceres de marketero político, asesor de imagen y guionista de estas puesta en escena, además de agregar una cuota de aderezo imaginativo aprendido como hobbie en tantos años de afición literaria.

Golpear al eslabón más débil

Las personas que han sido objeto de esta sañuda intervención se tratan de un activista de derechos humanos, sociólogo y con actividades lícitas conocidas por un numeroso entorno de la sociedad en la ciudad de La Paz, que radicaba desde hace cerca de dos décadas , y a otras 3 personas quienes padecían la falta de empleo en Bolivia, 2 a las cuales el sociólogo contrató para que impartan clases de nivelación en matemáticas, física y química a los alumnos de la Universidad Pública de El Alto, dado que habían tenido formación en carreras de ingeniería en su país natal. Estas personas más que peligrosos terroristas son parte de uno de los colectivos más vulnerables y discriminados dentro de todo el territorio boliviano; donde se sabe que los abusos y atropellos a la población peruana son moneda corriente.

Lo demás es conocido por quienes siguieron el caso, las únicas pruebas son el “operativo de inteligencia”, panfletos que algunas versiones periodísticas dicen que los encontraron dentro del Instituto “Isaac Newton”, mientras otros señalan que fueron encontrados en poder de los detenidos mientras estaban siendo distribuidos.

Quizás la explicación por la magnificación de la detención de este pequeño grupo de ciudadanos peruanos con ideas de izquierda la podamos encontrar en el propio texto de Álvaro García Linera, quien en la página 20 de su texto “Las tensiones creativas de la revolución” dice lo siguiente:

“Se tomó militarmen­te Pando, el eslabón mas débil (sic) de la cadena del golpe, e inmediatamente se puso en marcha un plan de movilización nacional y general de todo el pueblo, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, hacia los bastiones golpistas”.

Según el análisis de todo este texto, en la refriega con las élites regionales el Movimiento al Socialismo (MAS), se buscó golpear al sector más débil de la derecha; pero una vez derrotadas, ahora se venía una crítica al gobierno que provenía ya no desde las élites regionales de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija (“Media Luna”), sino desde múltiples sectores populares y progresistas.

Ahora bien, tratándose del gobierno del MAS, desde su propio discurso, de un gobierno de los movimientos sociales, según García resulta “imposible” que pueda mantener contradicciones con el pueblo, por ello el término que emplea es “tensiones” con el pueblo. Cabe decir, que muchas de estas “tensiones” se manifestaron en diciembre del 2010, a raíz de la fallida intentona de imponer un “gasolinazo” (5), mismas que fueron incontrolables para el gobierno de Morales, que en menos de 5 días de decretar el alza de los combustibles tuvo que dar marcha atrás, sin dejar de mencionar demagógicamente que retrocedía en su medida pues él “gobernaba obedeciendo al pueblo”.

En el mes de agosto y septiembre, múltiples organizaciones indígenas y originarias, movimientos estudiantiles, dirigentes comunistas y activistas ecologistas protagonizan y protagonizarán manifestaciones en las que nuevamente se evidencian fuertes críticas contra el gobierno de Morales, quien ha intentado imponer su proyecto de talante desarrollista sin consulta previa a 3 pueblos indígenas del Territorio Indígena y Parque Natural Isiboro Sécure (TIPNIS), una carretera que cruzará un área protegida en pleno corazón de la Amazonia boliviana. Aún no se sabe qué beneficios reportaría la mencionada carretera a todos los bolivianos, pero sin duda sí que serán de beneficio de la empresa transnacional constructora brasileña Oderbrecht (6) y del Banco Nacional do Desenvolvimento de Brasil (BNDES). Sin contar que, para tal efecto, se destruirán medio millón de árboles y se desarticulará social y culturalmente a 3 etnias que actualmente viven en el TIPNIS (yuracarés, mosetenes y chimanes).

Ante un clima social y político permanentemente tenso como el boliviano, en gran medida contribuido por el permanente tono confrontativo que impregna el gobierno contra todo tipo de expresión opositora, ¡había que escarmentar a alguien!, y qué mejor que escarmentar a uno de los “eslabones más débiles” de la izquierda en Bolivia, un pequeño centro de reforzamiento de materias donde trabajan ciudadanos peruanos con el status de refugiados, con ideas de izquierda no afines al MAS y con un pasado que fue altamente estigmatizado por los diversos gobiernos de turno en Bolivia y los medios de comunicación, quienes soterradamente hacían campañas de desprestigio de estas personas. Escarmiento que además sirve de globo de ensayo, para que el gobierno entienda cómo podrían reaccionar otros colectivos críticos mucho más numerosos y menos vulnerables.

Por ello el gobierno tenía que golpear a alguien de izquierda, en el marco del “Plan Orinoca”, cuya existencia fue denunciada por Felipe Quispe “El Mallku” (7), y qué mejor que golpear a un pequeño colectivo, el más vulnerable de toda la izquierda en Bolivia y a la vez uno de los más monitoreados dentro del país por su condición de refugiados, en circunstancias, cuando otra vez los movimientos sociales empiezan a agitarse en torno a la defensa de la madre tierra y de los pueblos indígenas.

Así es, la causa de la defensa de la madre tierra al parecer ya fue abandonada por Evo Morales, dado que no le redituó el papel de líder altermundista que el pretendía, luego de su célebre “metida de pata” al establecer una curiosa relación causal entre la homosexualidad y la ingesta de carne de pollo, echando por tierra una cuantiosa suma de dinero que apostó como “inversión” para realzar su imagen a nivel internacional; además, la faceta de “Evo ecologista” se terminó de cerrar cuando en la cumbre de Cancún a finales del 2010, el planteamiento boliviano sobre el cambio climático se enfrentó contra la postura de todos los demás países del mundo, no siendo apoyada la delegación boliviana ni siquiera por las supuestas delegaciones afines a la boliviana como las de Cuba, Venezuela, Ecuador y Nicaragua.

Primero soplonaje y ahora artífices del macartismo

“El perro nunca muerde la mano de quien le da de comer” reza un conocido dicho popular, que se ha vuelto en una pauta que ordena la vida de algunos mercenarios de la política en Bolivia, quienes no contentos de azuzar en la detención, tortura y abuso de todas las garantías jurídicas de los ciudadanos peruanos mencionados, bufaban clamando por más cabezas de comunistas (8), triste papel macartista que ahora le cabe a una organización política autoproclamada maoísta, que en realidad jamás fue más allá de un simple clan familiar.

En el panfleto de esta gentuza, se percibe que claman de manera evidente por personas que son refugiadas peruanas en Bolivia, a quienes tilda de cobardes “rajados”, como si el exilio fuera una opción y no una imposición de las circunstancias, esta gente de la boca para afuera exige que perseguidos se queden en su país de origen “a poner el pecho a las balas”, pues dan a entender que “hacerse matar es de valientes”, curiosa lectura de una organización que se reputa de maoísta, cuando lo más básico de la táctica militar del maoísmo enseña que el principio básico de la guerra es la conservación de las propias fuerzas. Pero además, la senectud ideológica de estos mercenarios de la política les hace olvidar que vivieron a cuerpo de rey en su exilio dorado en Upssala-Suecia, donde aún han dejado regada a su prole.

Se burlan de la condición de desempleo de refugiados peruanos, como si no supiesen que tal condición no es casual, sino que se trata de una consecuencia de la estigmatización y evidencia de una brutal represión contra este colectivo en Bolivia; por supuesto, que jamás se quejarán de empleo estos individuos, cuando por un plato de lentejas el “Comité Central” de lo que llaman “Partido” dio permiso a sus más “conspicuos” miembros para que se posicionen en altos cargos dentro del gobierno por su afinidad clientelar con el gobierno de Evo Morales, en algunos casos también aceptaron empleos de medio pelo, incluso hay algún miembro de su “Comité Central” que trabaja como “lleva papeles” del gobierno de Morales, pese a ello, tienen el cinismo de retrucar ridículamente a los “evangelistas” supuestos vínculos con ministerios del actual gobierno (9).

Tildan a los “evangelistas” como “grupículo de delincuentes”, cuando altos miembros de su “Comité Central” en diversos momentos de su historia han sido involucrados directa o indirectamente en historias lúmpenes de expendio de marihuana o de ingreso ilegal de alcohol a las cárceles (10); resultando patético que maleantes de esta calaña, de probado kilometraje oportunista, funjan tener un comportamiento acorde con la ética y moral revolucionaria.

Desde esta tribuna democrática advierto a los luchadores sociales, gente de izquierda, activistas ecologistas, luchadores indígenas de Bolivia que se preparen frente a las arremetidas de este gobierno, pues resulta evidente que intentarán hacer rodar más cabezas, pues se trata de gente que juega al “jacobinismo”, pero que en realidad no pasan de vulgares represores que usan como paradigma represivo a los ministerios de gobierno de las épocas de los presidentes Barrientos Ortuño en los 60, Banzer en los 70 y García Meza en los 80; la gente del MAS compran y tejen redes clientelares para dar marcha a un macartismo que ahora ya es evidente.

Finalmente, debo denunciar que hace algunos meses se aparecieron en la ciudad de Río de Janeiro unas personas que se presentaron como miembros del “movimiento bolivariano” vinculados a Venezuela y Bolivia, buscándome, supuestamente para acoger mis impresiones críticas del “proceso de cambio” del MAS, petición que jamás tomé en serio pues supuse que querían ver la forma de cómo reprimirme.

Este hecho también me permite recordar la vinculación que Jorge Echazú Alvarado me hizo con los compañeros del CEP, cosa que en su momento fue desmentida por el CEP; y que aquí y ahora lo reafirmo, no tengo ninguna relación con el CEP ni mucho menos con el grupo que el clan aludido llama “los evangelistas”; y el hecho que puedan existir coincidencias ideológicas con los compañeros no implica una vinculación orgánica, eso sólo está presente en las maquinaciones de vulgares represores; pues creemos que la organización del Clan Echazú ha pasado de ser una pandilla de vulgares soplones a un grupo de matones y represores, perros guardianes del gobierno de Evo Morales, que siguen la misma ruta vergonzosa de su ex correligionario, el tristemente célebre “Motete” Zamora.

Notas:

(1) Macartismo es una práctica política, mediante la cual se acusa de manera oportunista de comunismo, terrorismo o subversión sin que existan pruebas al respecto. Tiene su origen, en la década de 1950 en Estado Unidos de Norteamérica, cuando el senador Joseph McCarthy fue artífice de un proceso de denuncias, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas.

(2) Ambos textos calificados por el sociólogo boliviano Raúl Prada Alcoreza como panfletos, pueden ser descargados del siguiente portal: http://www.vicepresidencia.gob.bo

(3) La vigencia de los vínculos de Walter Chávez con el gobierno de Morales, han sido captados en varios momentos, véase: http://eju.tv/2009/07/reaparece-walter-chavez-el-polemico-asesor-de-evo-morales/ , y también véase:

http://eju.tv/2010/02/qu-hacan-juntos-walter-chvez-y-juan-ramn-quintana-en-riberalta/

(4) Antes de asesorar a Evo Morales, Walter Chávez trabajo para el periódico “Hoy” de propiedad del empresario del cemento Samuel Doria Medina, a quien hoy el gobierno rotula de derechista y que antes militó en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Bolivia (MIR), también a Ronald McLean, alto dirigente del extinto partido Alianza Democrática Nacionalista (ADN) el partido del fallecido dictador Hugo Banzer Suárez y de Jorge Torres Obleas también del MIR, aunque durante su periodo más neoliberal, poco antes de ser ministro del segundo gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

(5) “Gasolinazo” es el término que se utiliza coloquialmente en Bolivia para hablar de los incrementos a los precios de los combustibles, en especial la gasolina.

(6) Según la revista Forbes, Oderbrecht es uno de los grupos empresariales más acaudalados de América Latina, véase http://www.forbes.com/2003/05/23/cz_kd_0523mexico.html.

(7) Véase el siguiente enlace: http://www.erbol.com.bo/noticia.php?identificador=2147483947844

(8) Véase el enlace: http://maoistasbolivianos.blogspot.com/2011/07/los-evangelistas.html , fue publicado en los primeros días del mes de agosto del presente año, pero de manera oportunista se pone confusamente como fechas el mes de mayo y el mes de julio del 2011.

(9) Luis Alberto Echazú: Ministro de Minería desde 2007 hasta el 2010 y actualmente Gerente General de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos encargada del manejo del negocio del litio en Bolivia (http://www.evaporiticosbolivia.org/). Guillermo Dalence: Ministro desde octubre de 2006 hasta el 2007. Jorge Echazú Alvarado: Representante del gobierno boliviano en el directorio de la Compañía Eléctrica Sucre S.A. (http://www.cessasucre.com). Rolando Echazú: Mensajero del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social: (http://www.mintrabajo.gob.bo/PersonalDependiente.asp); obviamente la lista es más grande.

(10)Véase los siguientes enlaces: (http://juris.poderjudicial.gob.bo/jurisprudencia/penal/penal-I/gj19990111043.htm y http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=401502).