9 de diciembre de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Bolivia

DOS AÑOS DE GOBIERNO EVO MORALES ES UN FRACASO

Por: Econoticiasbolivia.com

11 de febrero de 2008

En la evaluación sindical, los dos años de gobierno de Evo Morales no han significado un cambio en el manejo de la economía, que sigue bajo control de las grandes transnacionales que lucran con las materias primas. La Constitución preserva los privilegios de los privados.

Tras dos años de gobierno de la izquierda indigenista y a pesar de las promesas del presidente Evo Morales, la suerte de los trabajadores bolivianos del campo y las ciudades no ha cambiado en nada. La extrema precariedad del empleo y la caída del salario real (con una inflación del 12 por ciento) en las ciudades y la falta de tierras y la brutal competencia externa de los productos agrícolas en el campo, han determinado que la fuerza laboral siga tan mal o peor antes.

“Los avances fueron mínimos”, asegura a modo de balance la Central Obrera Departamental de Oruro (COD), que dirigida por los mineros proletarios se ha convertido desde el 2006 en la vanguardia revolucionaria de los trabajadores y sindicatos que se han desmarcado del control gubernamental.

La Central sindical, a despecho de lo que asegura la propaganda oficial que habla de los logros de una autodenominada “revolución democrática y cultural”, dice que en Bolivia el poder permanece en manos de la oligarquía y que sigue en pie el neoliberalismo, que concentra la riqueza en pocas manos y deja en la pobreza a las grandes mayorías nacionales.

“Terminó el año 2007 y los avances del movimiento obrero y popular en su lucha por establecer otro sistema económico social en reemplazo del actual totalmente caduco y fracasado fueron mínimos. Se mantiene aún el modelo económico neoliberal que solo privilegia a un reducido sector minoritario de la sociedad, pero que cuenta con ingentes recursos económicos que le permiten seguir manejando los hilos de la política, la economía y la superestructura del país”, señala un documento de la organización laboral remitido a Econoticiasbolivia.

Los sindicatos aglutinados en torno a la Central unitaria de Oruro creen que el 2008 será de lucha para intentar recuperar el poder adquisitivo de los salarios, para dignificar la vida de los trabajadores con mejores empleos, para avanzar en una verdadera nacionalización de las riquezas naturales del país y para arrinconar y derrotar a la oligarquía.

BALANCE DEL 2007

En la evaluación sindical, los dos años de gobierno de Evo Morales no han significado un cambio en el manejo de la economía, que sigue bajo control de las grandes transnacionales que explotan y lucran con las materias primas (minerales, gas, petróleo, recursos forestales y productos agrícolas). La participación del Estado en la producción es muy reducida.

“El país continúa percibiendo extraordinarios ingresos por concepto de venta de nuestras materias primas. Sin embargo, al no cambiar radicalmente la línea del Gobierno en lo que respecta al modelo económico y al mantener el modelo neoliberal, continuará la errada tendencia a privilegiar las exportaciones como simple materia prima Este es un gran daño al país por cuanto ahora es el momento de iniciar un proceso serio y planificado de industrialización del país que nos permita dejar de ser los eternos dependientes de los grandes países industrializados, especialmente cuando los precios se encuentran en caída”.

Según los dirigentes obreros, la industrialización no es posible mientras las riquezas mineras e hidrocarburíferas continúen en manos de los pulpos transnacionales. “La industrialización implica una previa recuperación y nacionalización de nuestros recursos naturales que actualmente se encuentran en manos de un pequeño grupo de ricos que sin embargo concentran la mayor cantidad de riqueza del país”.

“Ellos no tienen el menor interés de industrializar el país. Su fin es el de continuar con su política depredadora y exportadora de materias primas saqueando y terminando con nuestros recursos que no son renovables ni infinitos. Por lo tanto el Estado es el único que debe encargarse de realizar ese proyecto histórico que demanda el pueblo en sus Agendas de lucha que no fueron profundizadas hasta hoy y que vemos, al contrario, un desprecio a las mismas por el peligroso viraje del Gobierno a satisfacer los caprichos de la oligarquía que cada vez recupera su expresión fascista del pasado. Las Agendas de lucha del 2003 tiene tres componentes fundamentales: 1) recuperación de los recursos naturales (nacionalización y reversión de los yacimientos), 2) reversión de las empresas capitalizadas y 3) Abrogación de las leyes neoliberales”.

GAS, LA AGENDA PENDIENTE

En la percepción de la Central Obrera, la política gubernamental de Evo Morales sobre el gas y el petróleo no avanzó hacia una verdadera nacionalización de los hidrocarburos, limitándose a legalizar los contratos petroleros bajo los parámetros definidos en la ley 3058, elaborada en el 2005 por el Parlamento neoliberal de entonces.

“En hidrocarburos, después del decreto de mayo del 2006, sólo vimos una aplicación de la ley 3058 de hidrocarburos. El inicial incremento de 32% de impuesto a los hidrocarburos que señala el decreto mencionado solo tuvo una duración de seis meses, lapso en el cual debía, mediante las auditorías, justificarse su extensión y una recuperación legal de los yacimientos que detentan las trasnacionales”.

“Las auditorías demostraron que (las petroleras) no invirtieron tal cual señalan los estados de cuenta presentados al Gobierno. El silencio del Gobierno (sobre los fraudes de las petroleras, NdE) es producto de la política de convivencia y concertación con las trasnacionales que impide la recuperación total de nuestros hidrocarburos”.

“La mínima inversión de estas empresas extranjeras para aumentar nuestras reservas pone en franco peligro el futuro del país. Las rogativas de inversión a Petrobras y su aceptación condicional es una muestra de la tendencia usurera de una empresa que tiene minoritaria participación estatal dentro de sus acciones”, agrega.

En la actualidad, la participación estatal en la industria petrolera está reducida a la comercialización y refinado, siendo sólo simbólica su presencia en la actividad exploratoria y productiva, tareas que están a cargo de las transnacionales. La actual distribución de la renta petrolera es paritaria entre el Estado y las empresas, a las que se reconoce todas sus inversiones y gastos y se les garantiza crecientes utilidades por el alza de los precios internacionales y su control sobre la exportación de la materia prima a mitad de precio a los mercados de Brasil y Argentina, donde también operan con muchas ventajas (Repsol, Petrobras).

SIGUE EL SAQUEO MINERO

En la minería la situación es mucho peor. La participación del Estado es mínima y se reduce a las operaciones de la mina de estaño de Huanuni y la metalúrgica de Vinto, mientras el resto de la minería del oro, la plata, zinc, hierro y otros minerales están a cargo de las transnacionales.

En el 2007, según los datos oficiales conocidos por Econoticiasbolivia, el Estado logró una utilidad de 41,1 millones de dólares por la explotación de Huanuni y obtuvo en impuestos en el resto de la minería privados un ingreso adicional de 62,8 millones de dólares. En tanto, en este mismo periodo, una docena de empresas transnacionales y locales obtuvo un ingreso superior a los mil millones de dólares. La diferencia abismal que muestra, a cabalidad, quiénes son los dueños de la minería bolivia y quiénes reciben sólo migajas.

“A pesar de la constante insistencia de la COD de Oruro para modificar el tramposo sistema impositivo minero, éste nunca se concretó debido al virtual sabotaje de la empresa trasnacional y del sector cooperativo, mutuos socios en varios proyectos de emprendimientos mineros”, comentan los sindicalistas, que advierten sobre otros peligros.

“En el sector minero, los avances importantes de incorporación de 4.000 trabajadores a la Empresa Minera Huanuni, perteneciente a la estatal COMIBOL, junto a la reversión de la Fundición de Vinto, pueden diluirse y estas empresas quedar aisladas y sujetas al sabotaje de las empresas trasnacionales. La única forma de evitar este colapso es el de avanzar en la recuperación y nacionalización de nuestros recursos mineros”, señala la Central Obrera.

“Paralelamente se debe cumplir con los compromisos de inversión en esas empresas para consolidarlas y potenciarlas, de tal forma que hagan frente a un eventual y traumático descenso de precios del estaño. En Huanuni se debe diversificar la producción y en Vinto invertir para modernizarla tecnológicamente y hacer frente a la competencia. La reversión de Vinto debe completarse con la Fundición de antimonio que sigue en manos de la trasnacional que, en franco desafío, pretende utilizar esa fundición para procesar zinc y estaño. La fundición de Vinto se constituye como en el pasado, en el pivote de la industrialización del país en materia minera”, agrega.

LIBRE COMPETENCIA

“En lo que respecta al sector industrial fabril, las condiciones precarias en las que se desenvuelven se mantienen hasta el presente. La competencia brutal de los productos extranjeros asfixian a las pocas empresas nacionales y más que todo departamentales, sin que exista una política seria de protección a la industria local y mucho menos contra el contrabando que ocasiona cuantiosas defraudaciones al Estado”.

“La política prefectural medioambiental ha ocasionado perjuicios y en muchos casos, desempleo, por no ofrecer alternativas reales que eviten el cierre de empresas tradicionalmente orureñas, cuyos propietarios amenazan permanentemente con cerrar las empresas e irse a otros departamentos. La respuesta de los trabajadores debe ser: que se vaya el empresario, pero la empresa y sus instalaciones se quedan con los trabajadores”.

CONSTITUCIÓN Y AUTONOMÍA

En el campo político, la COD advierte sobre la conspiración fascista de la oligarquía que emerge desde el oriente y sobre las limitaciones de la nueva Constitución Política del Estado proyectada por los partidarios de Morales.

“La falsa confrontación por temas superficiales como las autonomías y la capitalidad fueron estimuladas y atizadas hasta el enfrentamiento sangriento por los ricos de este país quienes se oponen radicalmente a cualquier cambio en las estructuras económicas”.

“Se aprobó una Constitución donde se preserva y respeta los privilegios de los privados y trasnacionales, situación que está en contradicción con las agendas del 2003 y 2005. Sin embargo la minoría de adinerados del país junto a las trasnacionales preparan una acción golpista para truncar este proceso que debe profundizarse porque es de propiedad de los bolivianos mayoritariamente pobres y no de los oligarcas que pretenden hacernos creer que la autonomía terminará con la pobreza y el desempleo”.

MOVILIZACIÓN POPULAR

“En materia laboral señalemos que la Central Obrera Departamental de Oruro se constituyó en permanente entidad movilizadora por las demandas de los trabajadores y pueblo en general. Particular importancia tuvo las Agendas del 2003 y 2005, por cuyos objetivos se organizaron marchas que fueron referente para otras similares a nivel nacional”.

“La posición de la COD de Oruro estuvo presente en todos los eventos nacionales y se tiene en pie la movilización postergada para enero de 2008. Uno de los objetivos de nuestra organización laboral es el de crear conciencia y establecer con claridad que el Pliego Único de la COB, donde se encuentran insertos las Agendas del 2003 y 2005 son propositivas y tiene un contenido estructural y no simplemente reivindicativo salarial. Por otra parte, nuestra organización encabezó luchas en protesta por la elevación indiscriminada de los precios de artículos de primera necesidad y la inflación que es consecuencia de la vigencia del modelo económico neoliberal”.

“En materia de empleo señalemos que a pesar de las disposiciones emanadas el 1 de mayo del 2006 y la eliminación del 21060 en su artículo 55, las transgresiones a la ley son permanentes, paradójicamente por parte de entidades públicas como la Alcaldía Municipal. Esto se debe principalmente a que continúan vigentes dos leyes que ocasionan este tipo de distorsiones: la Ley de Municipalidades que tiene preferencia a las obras ejecutadas por privados y la Ley del Estatuto del Funcionario Público que impide una sindicalización de los trabajadores, en contra de la propia Constitución vigente”.

LAS LUCHAS DEL 2008

“2008 significará una lucha por la recuperación del poder adquisitivo de nuestro salario, aunque paralelamente lucharemos por la imposición de las Agendas de lucha que significan el fin del modelo neoliberal, principal culpable de la existencia de los flagelos inflacionarios y del desempleo crónico.

La abrogación de la ley de pensiones 1732 será también el núcleo movilizador para el año 2008. El sector del magisterio urbano y rural ha aprobado una lucha sin cuartel por sus reivindicaciones y por una verdadera ley educativa liberadora y anticapitalista”, agrega el documento.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)