25 de octubre de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Bolivia

Los trabajadores están peor con Evo Morales.

BOLIVIA: VUELVE LA LUCHA POR SALARIOS, EMPLEO Y GAS

2 de mayo de 2007

(Econoticiasbolivia.com). Intentando quebrar el férreo control que ejerce el Gobierno de la izquierda indigenista sobre los principales sindicatos y buscando revertir el reflujo en la lucha popular, la Central Obrera Boliviana (COB) volvió a las calles con una masiva protesta en la ciudad de Oruro, vecina a La Paz, enarbolando las banderas de más empleo, mejor salario y una verdadera nacionalización del gas y las minas.
En la concentración de martes pasado, miles de mineros, campesinos, maestros, fabriles, estudiantes, comerciantes y trabajadores por cuenta propia rindieron homenaje a los 55 años de creación de la unitaria central laboral, fundada como un soviet el 17 de abril de 1952 al calor de una insurrección popular que destruyó al Ejército y acabó con una feudal-burguesía dueña de minas, tierras y vidas.

"Después de mucho tiempo se observó una movilización de magnitud de la COB, que estuvo representada en su mayoría por trabajadores mineros, quienes recordaron a la población que son la primera fuerza sindical del país", señala un reporte del matutino "La Patria", que reseña que la "multitudinaria concentración" reclamó del gobierno del presidente Evo Morales la atención favorable al pliego petitorio de los trabajadores.

Lucha de clases

El principal dirigente de la COB, el minero Pedro Montes, cuestionó en la concentración la gestión gubernamental. "Hoy tiene que ser el compromiso de los trabajadores del país, de seguir luchando hasta conseguir mejores días, mejores salarios, fuentes de trabajo para todos los trabajadores del país. Donde haya ricos y pobres continuará la lucha de clases y para esto el Gobierno (de Morales) al que lo llevamos al poder con la lucha de los trabajadores, se pone ciego y de oídos sordos al no escuchar el pliego de la COB", dijo.

Montes amenazó que si el Gobierno no escucha el pedido del pueblo trabajador, volverán al país las movilizaciones, las huelgas, paros y bloqueos de carreteras.

Según este dirigente, la actual situación de los trabajadores es igual o peor que en los gobiernos neoliberales, con mucho desempleo, bajísimos salarios y creciente explotación laboral (ver entrevista en esta misma edición).

Movilización popular

Miguel Zubieta, secretario ejecutivo de la Central Obrera de Oruro, que estuvo de anfitrión de las delegaciones laborales de todo el país, advirtió que los trabajadores se movilizarán para conseguir la verdadera nacionalización de los hidrocarburos.

"Los trabajadores mineros, junto a nuestra Central Obrera Boliviana, exigimos al gobierno de Evo Morales que de una vez por todas se proceda con una real nacionalización e industrialización de los hidrocarburos, la recuperación de nuestros recursos naturales y la refundación de la Corporación Minera de Bolivia dentro del Plan Minero Metalúrgico", agregó, por su parte, el principal dirigente de la Federación de Mineros, Roberto Chávez (ver: Los mineros quieren una nacionalización real).

"El actual proceso político que vive el país, la actual coyuntura y el clamor popular pide se imponga en el país un cambio de estructuras que permita transformar y modernizar la nacionalización de los hidrocarburos, que en los hechos quedó solo en enunciados, las grandes transnacionales continúan con el control en las exportaciones, los bolivianos si hemos derramado mucha sangre era para que nuestras riquezas no renovables sean administrados total y directamente por el Estado", agregó.

El pliego de la COB

Además de una real nacionalización (y no la ficción nacionalizadora implementada por el Gobierno de Morales y que se traduce en la legalización de los contratos petroleros por los próximos 25 años con millonarios ingresos para las petroleras), el pliego de la COB demanda un incremento real de salarios, mucho mayor al pequeño porcentaje otorgado por Morales y que se desvanecen con la inflación.

En este marco, los maestros y trabajadores de la educación anunciaron el inicio de movilizaciones y un paro nacional para el 3 de mayo, exigiendo un incremento salarial superior al seis por ciento decretado por el Gobierno. Los maestros y obreros, que en promedio tienen un salario mensual de 100 dólares, luchan por un salario mínimo equivalente a 200 dólares para la actual coyuntura y aspiran hacia el futuro con un ingreso de casi 900 dólares, calculado en base al costo de la canasta familiar.

Sube el costo de vida

El Gobierno ya rechazó esta demanda y aseguró que las arcas del estado no están en condiciones de otorgar un incremento nominal mayor al seis por ciento. Los maestros y la COB han contestado que con la inflación de los primeros tres meses (cerca al tres por ciento), en lo hechos lo que hay es un congelamiento.

"Se vende más gas y está entrando más plata (al Estado), en algunos casos se ha doblado y se ha triplicado. Pero para nosotros eso es sólo discurso, la plata del gas no ha llegado al bolsillo de los trabajadores", dice Montes de la COB, que al igual que muchos en el campo sindical se van dando cuenta que la anunciada "nacionalización" de Evo no pasó de una legalización de la explotación transnacional de Bolivia.

Nacionalización

En la ciudad de El Alto, epicentro de la convulsión social que derribó a los gobiernos neoliberales en el 2003 y 2005, varios sectores sociales y representantes campesinos de las 20 provincias del departamento de La Paz conformaron el "Comité Nacional de Defensa de los Recursos Naturales y de Servicios Básicos" con el propósito de exigir una verdadera nacionalización de los hidrocarburos.

Esta organización la encabeza el controvertido y radical concejal y dirigente del Movimiento 17 de Octubre (M-17), Roberto de la Cruz, que junto a dirigentes de la COB y de Federación de Trabajadores Campesinos Tupac Katari, opuesta a Morales, se trazaron, según dijo, "la misión de quitar la venda de los ojos a los bolivianos respecto a la mentira de la nacionalización y la actitud de servilismo a las 12 empresas petroleras que operan en el país". Este movimiento aún es pequeño; los sindicatos más importantes de la región como la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) y la Central Obrera de El Alto siguen bajo el control de los dirigentes del oficialista Movimiento al Socialismo.


Los mineros quieren una nacionalización real

Econoticiasbolivia, Oruro, abril 19, 2007.- Los mineros, la vanguardia de las luchas revolucionarias de Bolivia, exigieron al gobierno del presidente Evo Morales una verdadera nacionalización de los hidrocarburos, para que el Estado administre los recursos y las grandes transnacionales no se lleven las millonarias ganancias por la venta del gas.

"Los trabajadores mineros, junto a nuestra Central Obrera Boliviana, exigimos al gobierno de Evo Morales que de una vez por todas se proceda con una real nacionalización e industrialización de los hidrocarburos, la recuperación de nuestros recursos naturales y la refundación de la Corporación Minera de Bolivia dentro del Plan Minero Metalúrgico", dijo al matutino la Patria, Roberto Chávez, el principal dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb).

"El actual proceso político que vive el país, la actual coyuntura y el clamor popular pide se imponga en el país un cambio de estructuras que permita transformar y modernizar la nacionalización de los hidrocarburos, que en los hechos quedó solo en enunciados. Las grandes transnacionales continúan con el control en las exportaciones, los bolivianos si hemos derramado mucha sangre era para que nuestras riquezas no renovables sean administrados total y directamente por el Estado".

El dirigente minero convocó a no olvidar la movilización de octubre del 2003, cuando el pueblo se levanto contra el neoliberalismo, que masacró a más de 80 trabajadores, campesinos y de otros sectores laborales, dejando un millar de heridos. "Es imperioso reafirmar el espíritu revolucionario y de unidad de todos los sectores laborales, sociales, vecinales, cívicas y populares para que los trabajadores y el pueblo sean la dirección política y social del cambio de estructuras".

El dirigente de la FSTMB señaló que el objetivo de los trabajadores era "la construcción de una sociedad sin explotados ni explotadores, sin amos ni esclavos en nuestro país, un verdadero socialismo con justicia social para todos los excluidos".

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)