17 de enero de 2022

INICIO > Cultura

EL HUAYCO

Por: MANUEL JESUS LOPEZ GRANADOS.

27 de febrero de 2009

La lluvia al caer tamborilea con sus invisibles dedos la capota del auto, el aire frió se siente y se ve la cadena de vehículos parados en la carretera central, la causa el huayco; porque ha llovido firme en estos días, y se ha producido el destructor derrumbe, algo familiar en estas tierras Peruanas, es la lucha empeñosa del hombre contra el ande, brega de siglos en que vencemos después de la derrota, a mi personalmente el único huayco que me gustaría ver, es el que arrastra a los asesinos y los corruptos al lugar común donde deben estar.

Año tras año esta avenida se lleva de encuentro los caminos, y en algunos lugares las viviendas, pasado un tiempo se asientan nuevamente los pobladores, a esperar el bramido de las piedras que como una mazamorra de barro arrastran hacia el abismo, en algunos lugares, lo llaman con la voz quechua "lloclla" a las torrenteras o huaycos, lloclla es la palabra mas imitativa en el lenguaje indígena, pronunciada la articulación "Oc." guturalmente y con fuerza, al repetirla parece que se oye el ruido de los torrentes que bajan precipitadamente de las montañas.

El rió Rímac muda de color de piel en esta época del año, la tierra que arrastra enturbia sus aguas y las grandes rocas que sobresalen en el, le dan una forma de escamas al paisaje serpenteante de su camino, deleitando el oído con el cantar sonoro de sus hontanares y de sus pequeñas cascadas, empapando los ojos en sus frías aguas, y saturando el pulmón con el ozono incisivo de las alturas.

La maquinaria ya despejo el camino, y puedo seguir hacia Matucana, mi pequeño pueblo, con su bonita estación central de tren, recuerdo los años de mi niñez, cuando en diciembre al terminar las clases, nos veníamos a nuestra casa de la capital a disfrutar de las playas, hasta que empezaba el año escolar y regresábamos, y ya el sol nos esperaba, con sus rayos nos mostraba el paisaje hermoso de sus campos y cerros llenos de verdor.

Como el verso de un poeta que nos dice: