17 de enero de 2022

INICIO > Cultura

MADRUGADA DEL DESOCUPADO

Cuento de Eduardo Pérsico*

12 de junio de 2008

Alguien remonta el tenso barrilete de la noche, carga bolsillos de fósforos gastados y otro fin del verano sin conocer el mar. Y hastiado de ómnibus errantes en la madrugada y de miradas sin novedad ni asombro, soy esa sombra que ambula intuyendo soledades detrás de las ventanas; misterios silenciosos boca arriba y el indomable insomnio de vislumbrar cualquier dios de cielorraso.

Cualquier desocupado arrastra dolorido sus raíces, retazos que vienen y continúan en todas las edades y la sangre, acaso diminutas traiciones cotidianas y los tantos ‘te quiero’ supuestamente eternos. Es poco probable que la gracia divina lo acompañara portados los caminos, y ahora mismo soy otro más adherido este juego tanguero de caminar silbando, sin más porqué en esta noche impiadosa y sin renglón posible de algún recuerdo bueno. Sí, cuando detrás de las ventanas se presienten caricias dolorosas si el amor está solo y los humores desbocados masturban los aceros del instinto.

Sin rumbo y más que desolado profundamente solo, traspongo las riberas de sueños desvelados con la mirada ausente de otros ojos, y otras noches de amor que ya pasaron más diminutas muertes que acompañan a todo solitario. Tras cada habitación, quiero pensarlo, tal vez se agiten pechos anhelantes, alegrías a veces lagrimeantes humedeciendo bocas y un incendio de pieles sometidas. Por ahí, bien lo sabemos, sin tomarse descanso va la procreación apareada al placer que mandonea y también vale. Por poco que se ofrende cada cuerpo a soledades mutuas, el amor entre dos decide mejor cualquier escena si retorna gimiendo de alegría a desgarrar las sábanas…

Aunque claro, no hay que perder el tiempo con las dichas ajenas. Serán casi las tres y al amanecer no tendré una tarea que indique mi existencia en el mundo. Pronto la estación de los trenes ha de quedar vacía y aunque el banco del andén es harto duro, los guardianes simulan no mirarme.

(*). Eduardo Pérsico, escritor, nació en Banfield y vive en Lanús, Buenos
Aires, Argentina. Junio del 2008.