18 de mayo de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

PERU: LOS DIALOGOS DE LA TRAICION

Vladimiro Montesinos y Osmán Morote.

26 de mayo de 2007

Osmán Morote Barrionuevo, fue uno de los “dirigentes históricos” del Partido Comunista del Perú que junto con Abismael Guzman pactaron con el régimen de Alberto Fujimori para liquidar la lucha armada en Perú. En octubre de 1993 hicieron público las “cartas de paz” que desde la prisión pidió un acuerdo de paz con el gobierno y llamaron a dejar sin efecto el proceso armado. De esa manera, la traición de la cúpula del PCP, mas conocido como Sendero Luminoso, fue la causa fundamental del desastre y derrota estratégica de la revolución peruana. La vergonzosa conducta de los jefes de Sendero, ha quedado registrada en textos y conversaciones, que ahora a partir de esta edición reproducimos para una mejor comprensión de los hechos ocurridos en el proceso armado que vicio el Perú desde 1980 hasta cerca del 2000.

—Conversación telefónica. El 7 de febrero del 2000 desde la prisión de Yanamayo (Puno).

El señor MONTESINOS TORRES.— Aló, aló. Sí, señor Bravo.

El señor BRAVO.— Sí, doctor. Estoy con el señor Morote, le paso.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya, pásame de una vez.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Sí, señor Morote, ¿Cómo está?

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Como esta usted, señor. Gusto escucharlo, después de largo tiempo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, acá, bastante preocupado por las cosas que están pasando ahí, porque está ustedes cerrando una posibilidad de conversación que en lo persona a mí me causa dificultad en ayudarlos a ustedes en el proceso de contactos que he venido desarrollando.

Entonces, usted ya sabrá que “Feliciano” esta en el Callao y se ha conversado bastante con él y entonces estamos ya pensando traerlos a usted y a María Pantoja. Pero ahora, resultando que estamos con este problema y esto nos complica el escenario.
En realidad, les complica a ustedes y se pone en una variable sumamente difícil.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Doctor, acabamos de conversar con el señor general Bravo y con el general Bernardo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Y creo en primer lugar de que las cosas se han aclarado en buena parte.

El señor MONTESINOS TORRES.— A ver, ¿Cuál es? A ver cuénteme la historia.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— La responsabilidad no es nuestra, doctor. Es una acción provocada, me atrevo, llevada muy erróneamente y luego la voluntad nuestra, porque el hecho tampoco se genero en ambientes nuestros.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Más bien, no ha; se ha producido en los pabellones donde estamos nosotros.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Pero obviamente nos han incluido a todos los prisioneros.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Por la forma como se ha desenvuelto este tipo de operativo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Pero por otro lado, estamos en este momento resolviendo todo.

El señor MONTESINOS TORRES.— No, no, por eso. ¿Cómo es la solución? A ver dígame.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Nos han ofrecido de que, en primer término no va haber acciones de represalia contra todos los prisioneros, que la situación se va a normalizar, que se verán obviamente las responsabilidades que allá, particularmente del personal que los...

El señor MONTESINOS TORRES.— Los atiendan.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Para que los atiendan.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Y luego hay otros ya, con heridas menores de perdigones.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Entonces, también van a salir en general, para que les hagan la atención necesaria. Eso ya lo hemos vistos con...

—Se corta la llamada, luego se escucha que se encuentran realizando una llamada telefónica.

El señor MONTESINOS TORRES.— Aló.

El señor BRAVO.— Sí, aló, se corto la línea, le paso doctor.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Deseamos es que se restablezca la situación normal dentro del penal.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya miré, este, fíjese, para que, estamos conversando entre usted y yo, que somos personas que, adultas y que tenemos palabra en lo que conversamos siempre, ¿Estamos de acuerdo?.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Sí, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Muy bien. Entonces, vamos a conversar en ese plano, como siempre lo hemos hecho.

Es conveniente que al personal de ustedes de que esta con algunas heridas o con algunos problemas, inmediatamente lo entreguen para que reciba las atenciones del caso, uno.

Dos, al personal policial para evitar, usted sabe que toda acción trae como consecuencia una reacción, es una lógica, ¿no?

Para evitar eso y acá esta mi garantía que yo le estoy dando a usted que no va haber eso, entreguen inmediatamente a ese personal, porque de lo contrario, ya yo, va a escapar a mí alcance el impedir que esto se haga, porque ya esta listo para hacerse.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Doctor, hemos servido y contribuido a que esa solución se dé.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso precisamente estoy yo llamando y hablando con usted, porque estoy tratando de agotar la última posibilidad a fin de evitar de que entre el personal y al entrar el personal, usted sabe que es un personal profesional y va a entrar y bueno, ya usted sabe como son las operaciones en este tipo de situaciones.

Entonces, yo no quiero que suceda absolutamente nada y volvamos a una situación de normalidad, esa situación de normalidad significa que usted tiene mi plena y absoluta garantía, pero yo le estoy a usted para que usted lo guarde en usted.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Entendido.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Lo que quiero decirle, de que ya aquí estamos con María.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— También yo, los delegados que están en otra, otro ambiente.

El señor MONTESINOS TORRES.— Sí.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya hemos vistos en viabilizar todo eso.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso, entonces lo que queremos es que ahorita simplemente procedan a la entrega de las personas, de los compañeros de ustedes que están con problemas de heridas para que sean atendido de inmediato y entregar al personal policial para que todo se restablezca a la normalidad y volvamos a mantener una situación de calma.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Hemos hecho todo lo necesario y eso ya esta en marcha, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya, entonces, pero por eso yo no quiero que me estén firmando papelitos, ni por acá ni papelitos por allá, esta ya; usted esta conversando conmigo y estamos conversando de cabeza a cabeza y entonces, es su palabra y la mía y yo creo que usted ¿Cree en mi palabra o no cree en mi palabra?.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Bueno, siempre hemos...

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— .... vistos con respeto las cosas que usted plantea, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, por eso entonces estoy conversando con usted, estamos quedando acá entre usted y yo, y yo estoy garantizándole a usted que no. Si es que ahora sale el personal sin ningún problema y nosotros procedemos a la atención inmediata, tiene usted mi palabra de honor, que no va haber absolutamente ninguna intervención de ninguna naturaleza.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya, dos cosas, doctor.

La primera...

El señor MONTESINOS TORRES.— (?)

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— ... el personal ya debe estar saliendo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso estamos conversando, por eso es que estoy conversando con usted, el personal esta saliendo, correcto.

Y la otra, dígame.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Quisiera de que usted pueda conversar aunque sea muy brevemente con María.

El señor MONTESINOS TORRES.— Claro, póngamela a María.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Voy a pedir de que venga, entonces, por favor...

El señor MONTESINOS TORRES.— Ah, correcto, que venga María.

Aló.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Bueno, me ha alegrado de todas maneras saber de que hay vínculo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, yo ya lo estaba pensando traer a usted y a la ‘mexicana’, acá a la reunión.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Pero quisiéramos de que se pueda avanzar y concretar eso, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Pero estas cosas pues, no complican el problema; o sea, complican el trabajo, yo ya tenía previsto, ya había hablado con el doctor para que usted viniera con la ‘mexicana’ para hablar conjuntamente con “Feliciano”.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Pero, estas cosas complican el problema. Entonces...

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Nosotros no hemos buscado, hemos tratado de evitar.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, por eso...

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— En este momento estamos sirviendo a resolver.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, por eso ya no busquemos acá los orígenes, sino vayamos a las soluciones de los problemas en forma práctica y conversando, digamos responsablemente entre usted y yo. Entonces..

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Esta bien doctor. El problema se resuelve, yo le digo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso, dígale ahorita al general sí podría hacer llamar a María, mientras usted sigue conversando conmigo.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya están llamando, ya; él esta allá.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya. Entonces, quiero, quiero que usted me garantice que todo vuelva a la normalidad; o sea, no quiero actos de violencia ahí, ni nada y yo también voy a hablar con el personal policial, para que no se produzca hechos de esta naturaleza; o sea, mantengamos el teme de la calma y la serenidad y a través del dialogo se puede conseguir cosas y no a través de la violencia.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya en ese sentido nos comprometemos a servir.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso, cualquier cosa que usted requiera, entonces usted se acerca, como lo ha hecho otras veces y el general Villena va a hablar con usted y usted me hace llegar la comunicación, como siempre he recibido las cartas suyas.

Yo las he recibido, las que usted me ha enviado también para el doctor, se las he entregado a él, lo mismo la de la ‘mexicana’.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces, toda la correspondencia que usted me ha remitido, ha sido entregada a su destinatario.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Nosotros hemos seguido trabajando, lo que pasa es que hay veces por las razones del momento que se vive, que usted ya las conoce públicamente pues, el trabajo; me dedica a otras actividades, que no quiere decir, que yo me haya olvidado lo que he estado trabajando con ustedes.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya, nosotros sabemos del trabajo y del tipo de responsabilidades que usted tiene.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso mismo es que estoy conversando con usted y hubiéramos podido evitar esto, si hubiera habido un poco más de comunicación.

Pues yo quiero que a partir de adelante, cualquier cosa que haya, usted pide comunicarse con el general Villena y el general Villena me va a comunicar a mí.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Doctor, le pediríamos de que trate también ese problema con el general Villena, porque hemos hecho por lo menos unas 8 peticiones.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ahora que, ahora que voy a conversar con él, le voy a decir que cada vez que usted le haga una comunicación, entonces que lo ponga en contacto telefónico conmigo y lo que si yo le ruego, es que usted mantenga en reserva la conversación que estamos teniendo, eso lo sepa usted y la ‘mexicana’, por favor.

Y las personas que prudentemente, usted sabe que está ahí que deben de saberlo.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Me ha entendido usted eso, porque no, no quiero que en la prensa se tergiverse las cosas, no es conveniente para ninguna de las partes.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Así es doctor, tenga usted la seguridad de que todas las cosas las mantenemos en absoluta reserva. Conocemos la importancia y queremos servirle en el trabajo que se está desenvolviendo en solo se mantenga, sino avance.

El señor MONTESINOS TORRES.— Perfecto, ese es mi propósito; o sea, que hoy día debemos dejar este asunto concluido, con la tranquilidad trataremos de atender inmediatamente a la, a todas las personas sin distinción y volvamos a una situación de calma, de manara tal de que no se note de que va haber una operación ni nada por el estilo, porque ya a partir del momento que usted me esta dando su palabra, yo ya estoy dando la mía; o sea, que estoy garantizando que no va haber ninguna, ninguna intervención. Usted sabe que cuando yo hablo cumplo.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Sí, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces por eso, entonces por eso vamos a cumplir cada uno nuestra parte.

¿Ya llegó ahí la ‘mexicana’ o no?

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Todavía no, creo que están en este momento ya trayéndola han ido justamente a ver que puedan salir los heridos y luego todo el personal policial.

Se va entregar, eso es lo que han ofrecido los delegados de los pabellones donde se hizo la intervención.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Todos los materiales.

El señor MONTESINOS TORRES.— Yo por eso, la otra cosa, este fíjese, todo el material lo que ha, digamos, ahí creo hay una carabina, no sé cosa, perdigones, esas cosas; entreguen todo para evitar que haya *asunto* entrar a requisas.

O sea, no quiero que entremos al tema de requisas ni nada por el estilo, por eso estamos conversando maduramente.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Sí.

El señor MONTESINOS TORRES.— Al hablar maduramente, significa de que usted plantee a los delegados, diga señores evitémonos de estas cosas, porque usted sabe, realmente en el terreno fáctico, por superioridad van a ingresar y van a lograr el objetivo, pero yo no quiero producir ese efecto, pero yo tengo un límite, que usted sabe que todos en la vida tenemos un límite, ese límite me sobrepasa a mí, entonces yo ya no puedo hacer nada, por eso es que estoy yo hablándole y estoy interviniendo porque siempre he tratado de evitar la violencia ¿no?

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya. Tenga usted la plena seguridad de que ese problema se resuelve completamente hoy.

El señor MONTESINOS TORRES.— Perfecto, entonces con eso ya quedamos y cualquier cosa yo le voy a hablar al general Villena para que la comunicación que usted quiera hacer conmigo inmediatamente, le pasa usted la voz a cualquiera, yo voy a dejar un delegado ahí para que a ese delegado usted pueda, digamos cada 3 o 4 días va y pregunta si hay alguna novedad de usted.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Perfecto.

El señor MONTESINOS TORRES.— Y para que no este todos los día, va 2 veces a la semana y pregunta: ¿Hay alguna novedad, no hay ninguna novedad?, si hay novedad, entonces quiero hablar con él. Entonces usted saldrá y hablará conmigo por teléfono.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Bien, le agradezco mucho, creo ayudará a resolver bastante el problema de la comunicación, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Y ahora, yo estoy pensando por eso el próximo mes, traérmelo acá a usted, a Lima para conversar con “Feliciano” .

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Dice que tiene mucho interés en conversar con usted.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Bien, voy a ponerle en comunicación con María.

El señor MONTESINOS TORRES.— Perfecto.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.- Ya, por mí parte.

El señor MONTESINOS TORRES.— Primero, a ver pásame con María, después ya termino con usted.

El señor MOROTE BARRIONUEVO.— Perfecto doctor.

La señora MARÍA PANTOJA.— Doctor, buenas tardes.

El señor MONTESINOS TORRES.— Hola ‘mexicana’, ¿Cómo está usted?

La señora MARÍA PANTOJA.- Bien, bien doctor, en medio de las dificultades, estamos bien.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ah ya, me alegró mucho escucharle nuevamente, me parece que la estoy viendo con sombrero de charro.

—Risas.

La señora MARÍA PANTOJA.— No, con gorro de Puno.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ah, con gorro de Puno, Ah.

La señora MARÍA PANTOJA.— Con gorro, sí.

El señor MONTESINOS TORRES.— Recibí las cartas suyas y los mismos que envió al doctor. Así que se las hice llegar y siempre me manda muchos saludos.

La señora MARÍA PANTOJA.— Muchas gracias.

El señor MONTESINOS TORRES.— Esta “Feliciano”, está con ellos allá, están muy bien de salud, están en perfectas condiciones, no hay ningún problema, nosotros seguimos conversando con él, estamos haciendo el trabajo que usted ya conoce y justamente le estaba diciendo a Osmán de que tengo previsto el próximo mes de que venga Osmán en una primera etapa y si es factible, porque todo depende de la disponibilidad de los alojamientos en el sitio en donde están, pudiera usted también venir y si no, haremos primero un turno uno; o sea Osmán y después usted o se ponen de acuerdo entre los dos y nos sé quién vendrán primero.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya, ya, ya doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Eso ya lo dejo para el manejo de ustedes. Ustedes me dicen, además ya le estoy diciendo a Osmán de que 2 veces a la semana va a ir una persona de parte del general Villena a preguntar por ustedes, si ustedes tienen algún mensaje para mí, entonces me comunican y yo hago la llamada por teléfono, como ahora y conversamos.

La señora MARÍA PANTOJA.- Ya, esta muy bien doctor, porque justamente teníamos una comunicación para usted desde hace, desde el mes de agosto.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

La señora MARÍA PANTOJA.— Que no la pudimos mandar.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, entonces ahora aprovechen que va a estar el general Villena, para que cualquier cosa me haga, me haga saber, mándeme la carta por escrito, siempre me llega el sobre, cualquier comunicación que ustedes quieran igual me la hacen llegar, para yo hacerla, remitirla a quién, al destinatario.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya, ya, muchas gracias doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Yo lo que le pido es que usted me ayude a resolver este problema, que no vuelvan a suceder estas cosas que no conducen a nada, entonces tratemos de solucionar ahorita esto, en la forma más rápida posible para que (2) atiendan a los compañeros suyos, les den las atenciones del caso; el personal policial también si tiene algo, que ya puedan salir, etcétera y volvamos a hacer una calma normal en la situación.

Y por eso, cualquier cosa ustedes me avisan a mí, estoy yo para poder intermediar y ver el tema de la alimentación que ya he visto que es uno de los puntos que ustedes plantean, etcétera.

La señora MARÍA PANTOJA.- Sí, sí.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

La señora MARÍA PANTOJA.— Señor, justamente estamos poniendo todo de nuestra parte para poder resolver en una forma adecuada los problemas que se han suscitado el día de hoy y...

El señor MONTESINOS TORRES.— Y por eso, hay un sector ahí ¿Qué está con “Feliciano”?, esta a favor de la posición de “Feliciano”, pues ya “Feliciano” esta ahora de este lado de la orilla, no esta en la otra, no esta en la otra colina.

La señora MARÍA PANTOJA.— Sí, pero es que eso no lo saben pues, doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Caramba, pero ya yo le estoy diciendo pues, por eso es que va a venir uno de ustedes para que después “Feliciano” le mande la notita y esos patas se va a quedar en la luna.

La señora MARÍA PANTOJA.— Claro, es que justamente eso es lo que necesitamos.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya por eso le digo, como se llama esto y ya va a venir Nicolás a hablar acá conmigo y entonces, ya, el mismo *Peluca* le va mandar la notita, ya. Y ahí va decir lo que vamos hacer la próxima vez, yo les voy a poner en teléfono, en contacto a “Feliciano” con ustedes y con alguien de los incrédulos para que hablen telefónicamente.

La señora MARÍA PANTOJA.- Ya, eso me parecería muy bien...

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces, pero, pero que esa gente me garantice que no me haga problemas ahí.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya, ya, eso lo vamos a ver en todo caso doctor y le confirmamos...

El señor MONTESINOS TORRES.— Sí, entonces yo voy hacer...

La señora MARÍA PANTOJA.— ....esto no hubiera pasado, si usted hubiera podido también resolver de una forma más pronta, la solución política.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, eso ya usted, usted mejor que yo conoce como esta la coyuntura política en el país en este momento, en el clima que vivimos, ¿no?.

La señora MARÍA PANTOJA.— Así es.

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces, este hay un evento dentro de 60 días que tenemos que pasar ese evento y después bueno, las aguas vuelvan al río, ¿no?

La señora MARÍA PANTOJA.— (?).

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces, hay tiempos y tiempos.

La señora MARÍA PANTOJA.— Claro.

El señor MONTESINOS TORRES.— Bueno, pero la vida sigue para adelante y nosotros seguimos el trabajo.

La señora MARÍA PANTOJA.— Así es y hay que mirar hacía el futuro.

El señor MONTESINOS TORRES.— Así es, siempre mirando para adelante, como decía el (?) Tang “Dando pasos cortos, pero mirando lejos”; o como decía Lenin: “Hay que dar un paso atrás para dar dos adelante” o a la inversa, no sé como es.

—Risas.

La señora MARÍA PANTOJA.— Sí, el de, en todo caso doctor, ya usted nos está confirmando, entonces ya lo tomamos por seguro que vamos a ir.

El señor MONTESINOS TORRES.— Claro, ya, pero eso manténgamelo pues, en la reserva no me lo estén, no vaya a salir mañana en los periódicos.

La señora MARÍA PANTOJA.— No, no, usted sabe muy bien que de nuestra parte no hay, no hay filtración de ninguna especie.

El señor MONTESINOS TORRES.— Por eso le digo, ya usted sabe que va a ir, ya usted se pone de acuerdo con Osmán, quién de dos los viene, uno tendrá que venir primero, porque no van a poder venir los dos.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Entonces, primero viene uno y yo voy a ver la posibilidad de que en una próxima conversación que tengamos, este, “Feliciano” pueda conversar con loa gente seguidora de él que piensa que el todavía sigue en esa opción que la hemos criticado, le hemos hecho el cuestionamiento público.

La señora MARÍA PANTOJA.— (?).

El señor MONTESINOS TORRES.— Se acuerda.

La señora MARÍA PANTOJA.— Así es. Sí, sí, por supuesto.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya entonces, ya “Feliciano” ya ha vuelto al cauce, ya.

La señora MARÍA PANTOJA.— Y bueno, lo cuál nos alegra bastante y por favor de mi parte y de todos quienes estamos acá, le dice, le da el saludo de nuestra parte al Presidente Gonzalo, de la camarada “Miriam” y también del camarada “Feliciano” y nos alegra muchísimo que él se haya autocríticado y asumido la línea correcta.

El señor MONTESINOS TORRES.— Acá lo hemos puesto en la línea correcta nosotros.

La señora MARÍA PANTOJA.— Así es.

El señor MONTESINOS TORRES.— Le hemos hecho la crítica, la autocrítica y hemos sacado la síntesis y ya lo hemos enrumbado por el buen camino.

La señora MARÍA PANTOJA.— (?).

El señor MONTESINOS TORRES.— Él esta listo para conversar con ustedes, ya esta de nuestro lado.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ah, ya.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya.

La señora MARÍA PANTOJA.— Está muy bien entonces doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Muy bien ‘mexicana’, gusto de escucharla.

La señora MARÍA PANTOJA.— Igualmente doctor, entonces esperamos poder comunicarnos con usted nuevamente.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya, entonces...

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya tenemos las cuestiones que ya usted nos ha planteado.

El señor MONTESINOS TORRES.— Perfecto.

La señora MARÍA PANTOJA.— Como le reitero, ya tenemos por seguro y en la primera instancia iría yo.

El señor MONTESINOS TORRES.— Perfecto, ya si esa es la decisión, me parece muy bien, con lo cuál me alegro muchísimo que usted venga.

La señora MARÍA PANTOJA.— Ya, muy bien. Mucho gusto y por favor hace presente nuestros saludos y que se conserve bien, igualmente saludos para usted y su familia.

El señor MONTESINOS TORRES.— Muchas gracias, este.

La señora MARÍA PANTOJA.— Te voy a pasar con el general que desea conversar con usted, buenas tardes.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya gracias.

La señora MARÍA PANTOJA.— Buenas tardes.

El señor BRAVO.— Doctor, alguna otra indicación más, yo solo, estoy solamente estoy, solo con el señor Morote y con la señora Pantoja.

El señor MONTESINOS TORRES.— Escúcheme lo que le digo, no me levanta ningún acto, ni me firman absolutamente nada.

Simplemente el Fiscal levanta: “Que en este momento, el personal...”; no me ponga cantidad de efectivos, que están poniendo en libertad.

Me escucha usted.

El señor BRAVO.— Sí.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya, me pone “En este momento el personal policial, que fue, fue devuelto sin novedad y no presentando heridas si presentado heridas, etcétera”; describir. Y el personal de ellos, que hay 2 ó 3 creo, 4 dicen que tiene algunas heridas, salieron fulanos que fueron atendidos inmediatamente en el tópico, restableciéndose el tema de la normalidad. Esto solamente firma el Fiscal y firma el jefe del establecimiento penal o usted nomás firma. Solamente queda eso con el Fiscal, me entendió.

El señor BRAVO.— Con el fiscal, únicamente.

Perfecto doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Eso no queda ni copia para usted, ni para los señores.

El señor BRAVO.— Correcto doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya, entonces ahorita van a proceder a la entrega inmediatamente de todo el personal y todo vuelve a la calma.

Entonces, cuando eso sea, haya concluido, vuelve usted a llamar, para dar cuenta que ya se normalizo todo. Pero le doy la siguiente indicación, no se haga ninguna declaración para afuera, afuera no se debe saber absolutamente nada, de que ya se ha solucionado el problema. Esto debe quedar, como que todavía seguimos así; o sea, sigue las patrullas afuera, la inamovilidad, el personal y todo esta noche seguimos así en esa expectativa, ¿Entendió?

El señor BRAVO.— Correcto doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ya okey. Entonces cuando ya este todo concluido, llame usted para darle cuenta al general Diánderas.

El señor BRAVO.— Correcto doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Ahí ya tiene usted el 50 por ciento del trabajo solucionado.

El señor BRAVO.— Bien doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Okey.

El señor BRAVO.— Gracias doctor.

El señor MONTESINOS TORRES.— Hasta luego.

El señor BRAVO.— Hasta luego doctor.

— Culmina la conversación.

— Fin del Audio N.º C-72.

— Trascripción: martes 25 de septiembre de 2001.

— Transcriptor: José Ricardo Quispe Pascual.

TRANSCRIPCIÓN DEL AUDIO N.º C-72
“MOROTE - DR - MOTÍN DE YANAMAYO - PUNO”
DEL 7 DE FEBRERO DE 2000