24 de mayo de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

NEPAL: REVOLUCION O CAMINO A LA CAPITULACION.

27 de octubre de 2006

A la redacción de El Diario llego un importante documento de la Unión Obrera Comunista (mlm), organización política de Colombia. El texto es una crítica al Partido Comunista de Nepal, y a la desviación política que se acentúa en esta organización que desde 1996 dirige una importante lucha armada. El documento enviado, que aquí lo reproducimos casi en su totalidad, es un análisis logrado en la VI asamblea de esta organización política colombiana; el titulo es “Informe y Resolución sobre la situación en Nepal”, y lleva como fecha el 12 de octubre del 2006.

UNIÓN OBRERA COMUNISTA (MLM).

“Los comunistas revolucionarios consideramos indigno ocultar nuestras ideas y propósitos, por lo cual es obligación de toda organización que se considere como tal, participar franca y abiertamente de esta necesaria discusión internacionalista que hoy, para bien del Movimiento Comunista Internacional, viene agudizándose con las posturas y posiciones de la dirección del Partido Comunista de Nepal (Maoísta).

La Guerra Popular, lanzada hace 10 años por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta), a lo largo de su desarrollo histórico ha acumulado un arsenal de experiencias que deben racionalizarse para remarcar con los hechos que cuando el marxismo leninismo maoísmo está al mando de la construcción y desarrollo de las organizaciones de vanguardia del proletariado, el triunfo está asegurado, y que cuando abandonamos la ciencia de la revolución proletaria para acoger las ideologías de otras clases, todos esos avances y triunfos ganados con miles de sacrificios y dificultades pueden irse al suelo.

En Nepal, los comunistas revolucionarios aplicaron correctamente la ciencia del proletariado al deslindar con los revisionistas del partido pequeño burgués Mashall, quienes sirven de lugartenientes de los enemigos del proletariado y de las masas populares de Nepal, y como todos los revisionistas, se han opuesto a la movilización de las masas en la Guerra Popular. La creación del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) es un gran triunfo no solo del proletariado de Nepal, sino de todo el mundo por representar un mentís a toda la palabrería socialdemócrata que se opone a la organización independiente del proletariado en su Partido de vanguardia. El análisis correcto que realizaron los camaradas del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), les permitió definir el carácter de la sociedad, su relación con los demás países, el carácter de la revolución y la forma de conseguir los objetivos propuestos. A lo largo de estos 10 años la Guerra Popular se desarrolló dialécticamente, pasando por momentos duros y difíciles, pero siempre saliendo avante por los correctos métodos de dirección y de trabajo que la dirección del Partido aplicó a las condiciones de Nepal, entre ellos el más importante: APOYÁNDOSE CORRECTAMENTE EN LAS MASAS.

Con la movilización revolucionaria de los pisoteados y explotados de Nepal y el apoyo de los proletarios de todo el mundo, la revolución en Nepal se convirtió en la vanguardia de la Revolución Proletaria Mundial, en el faro que alumbra y da ejemplo a los demás pueblos de todo el mundo. En campos y ciudades, los camaradas del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) trabajaron entre las masas como orienta el Camarada Mao: “Los comunistas somos como la semilla y el pueblo como la tierra. Dondequiera que vayamos, debemos unirnos con el pueblo, echar raíces y florecer en él”. Por ello lograron despertar todo un pueblo que anhela con ansia un cambio desde la base y que espera echar por tierra toda la causa de su situación material y moral.

Las masas populares, dirigidas por el destacamento de vanguardia de la clase obrera, se organizaron en el Ejército Popular de Liberación, con lo cual le propinaron duras derrotas al ejército del rey. También el Partido supo dirigir las organizaciones de las masas orientándolas hacia el camino de la lucha y aislando de ellas la nociva influencia del oportunismo y revisionismo. El avance de la guerra popular, de defensiva a equilibrio y de este a ofensiva, debemos entender que se dio por la correcta política del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) de organizar y movilizar a las masas para la lucha contra la explotación y la opresión, lo cual es un ejemplo para todos los comunistas revolucionarios que nos encontramos en el proceso de construcción partidaria, ya que solo apoyándonos firme y correctamente en las masas lograremos la victoria, la cual llegará, como lo planteaba el camarada Mao, de derrota en derrota.

El desarrollo de la Guerra Popular también trajo consigo la relevancia de la lucha de líneas al interior del partido, la cual es inevitable y necesaria para hacer avanzar el proceso revolucionario. Líneas incorrectas de camaradas que proponían la capitulación fueron derrotadas, al mismo tiempo que el partido fue superando concepciones erradas en cuanto a la forma de llevar adelante la Guerra Popular. Es de notar que los materiales de discusión ideológica al interior del partido son poco conocidos, solo algunos documentos a partir del Boletín Informativo Maoísta numero 8 de enero de 2004, muestran públicamente el desarrollo de discusiones que reflejan la realidad interna del partido.

La discusión ideológica en el seno de la organización de vanguardia del proletariado de Nepal, se ha profundizado con el avance de la guerra popular, conocimos la discusión representada en los camaradas Baburam Bhattarai y Prachanda, la cual nos dio una semblanza del estado actual del partido y de sus perspectivas; también supimos de la expulsión de Rabindra y Anukul, miembros de la dirección del partido que fueron declarados traidores y colaboradores de la contrarrevolución por el Comité Central del partido.
La ofensiva estratégica no solo trae consigo el incremento de las acciones de las masas en la guerra popular, también nos muestra unas posturas de la dirección del partido que ya se venían asomando desde meses e incluso años atrás, las cuales deben discutirse a profundidad entre los comunistas revolucionarios si queremos contribuir a hacer avanzar la guerra popular hacia la victoria. Los camaradas del Comité Central del Partido, en cabeza del camarada Prachanda, han delineado su actuación política y han lanzado posturas que queremos tratar por considerarlas incorrectas, ya que se alejan de los principios básicos de la ciencia de la revolución proletaria, el MLM, lo que pone en gran riesgo lo conseguido hasta ahora con el desarrollo de la guerra popular.

En Nepal podemos decir que hay 2 Estados, los cuales se sustentan en 2 ideologías contrarias, uno es el viejo defendido por la reacción en cabeza del rey déspota Gyanendra, el otro, que representa lo nuevo, lo vienen construyendo en más del 80% del país las masas populares dirigidas por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta); también hay 2 ejércitos, el Ejército Real de Nepal (ERN) que apoya y defiende el régimen feudal de Gyanendra, y el Ejército Popular de Liberación (EPL), dirigido por el Partido como parte del pueblo en armas; nosotros sostenemos que todas estas conquistas del proletariado de Nepal y de las masas populares pueden venirse al suelo y convertirse en derrotas si las posiciones políticas actuales del Comité Central no se corrigen para abrazar los principios del MLM y desechar las posturas oportunistas de derecha que podemos analizar en diferentes escritos, comunicados y propaganda del partido.

En diferentes documentos, la dirección del partido ha venido sosteniendo una política contraria a los principios del marxismo leninismo maoísmo, los cual no es producto de las buenas o malas intenciones de algunos individuos, sino que tienen sus causas más profundas en la desconfianza en las fuerzas de la revolución y la sobreestimación de las fuerzas reaccionarias; en los análisis e interpretaciones incorrectas que sobre la situación actual del capitalismo imperialista y su relación con el movimiento obrero y de masas, tienen los camaradas del Comité Central del Partido, quienes desde hace meses han planteado en sus análisis sobre la situación mundial, que el capitalismo imperialista ha logrado crear un “estado globalizado del imperialismo estadounidense”, por lo cual se deben aceptar alianzas estratégicas con las burguesías imperialistas de otros países en aras de confrontar a los yanquis.

Creemos que esta posición no es propia de una interpretación marxista leninista maoísta de la situación mundial, la cual parte de caracterizar al imperialismo como la fase superior y última del capitalismo, como la antesala de la revolución proletaria y no una nueva etapa ultra imperialista, tal como presumen los camaradas; por consiguiente las contradicciones entre los imperialistas siempre existirán mientras exista imperialismo, el cual debe combatirse sin tregua en cualquier lugar del mundo. Algo práctico que demuestra esta política oportunista de los camaradas del Comité Central del Partido en Nepal, es su aceptación de la ONU como verificadora y mediadora entre las masas populares y los imperialistas, dándole un realce equivocado a esta agencia que los imperialistas crearon para justificar sus invasiones y asesinatos contra los pueblos del mundo.

Los camaradas de la dirección del Partido Comunista de Nepal (maoísta) a pesar de contar con un programa para la revolución en Nepal, el cual caracteriza la revolución como de Nueva Democracia en marcha al socialismo y al comunismo, consideran que no existen condiciones para avanzar en la construcción de un nuevo Estado de obreros y campesinos, lo cual los conduce a pactar acuerdos de “libre competencia” con pequeño burgueses y burgueses, que sólo quieren tener el dominio absoluto luego de utilizar a las masas populares en la lucha contra el rey. El Partido Comunista de Nepal (Maoísta) debe representar los intereses de las masas populares y del proletariado de Nepal, es decir, de las inmensas mayorías de la población, y llevar la lucha hasta el derrocamiento del rey y la instauración de una Republica de Nueva Democracia en marcha al socialismo y al comunismo, eso es lo que plantea el marxismo leninismo maoísmo, claro está partiendo de análisis concretos de situaciones concretas. Lo que ha sucedido es que los camaradas, con el argumento de hacer análisis concretos de situaciones concretas, vienen alejándose de los principios básicos de la ciencia de la revolución proletaria.

Sus valoraciones de las experiencias pasadas de la dictadura del proletariado en China y Rusia, no parte de hacer las críticas, reconocer los errores y avanzar, sino que invalida dicha experiencia al considerar que el marxismo se ha quedado “insuficiente” para interpretar la realidad actual. Plantear “insuficiencia” en cuanto al marxismo se refiere, es caer en posiciones revisionistas, es romper de lleno con el marxismo leninismo maoísmo, al considerarlo un ciencia que se “limita” o se queda “corta”, cuando ella en verdad se desarrolla constantemente, con cada triunfo y con cada derrota.

Con el argumento del camarada Prachanda de ver el mundo “con ojos del siglo XXI”, han reencauchado lo que denominan “democracia del siglo XXI”, y decimos reencauchado porque ya esta posición incorrecta fue derrotada por el marxismo, cuando personajes como Bernstein o Kautsky la enarbolaron también como algo “novedoso” que superaba la dictadura del proletariado, piedra de toque para distinguir entre el marxismo y el revisionismo. Con su “democracia del siglo XXI”, los camaradas le están entregando en bandeja de plata las conquistas de las masas populares a sus enemigos; con el llamado a crear una republica democrática (burguesa), con un “Estado laico; cámara de representantes elegidos como máximo organismo representativo del pueblo; reorganización de un ejército nacional unificado” (como manifiestan el Boletín Informativo No. 8 del 20 de enero de 2004) lo que están haciendo los camaradas es, en últimas, traicionar los anhelos de las masas que quieren un cambio de base y no un simple cambio de explotador.

Luego de movilizar a las masas hasta el punto de una ofensiva estratégica y arrinconar al rey, los camaradas del Comité Central del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) han asumido una posición oportunista de derecha que desconfía en que las masas puedan tomar el presente y su futuro en sus propias manos.
Todas estas situaciones obligan a los comunistas a participar del debate, a profundizarlo y ubicarlo sobre bases fraternales y revolucionarias, por ello la Unión Obrera Comunista (mlm) en su VI Asamblea ordinaria, hace un llamado a los camaradas del Comité Central del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) para que corrijan sus posturas y abracen de nuevo el marxismo leninismo maoísmo, lo cual no significa “mirar el siglo XXI con anteojos del siglo XX” ya que la ciencia revolucionaria del proletariado cotidianamente se nutre de la racionalización y las conclusiones de las experiencias de su movimiento.

Llamamos al Movimiento Comunista Internacional a tomar a conciencia el necesario debate que se debe generar abiertamente sobre la actual situación de la Guerra Popular en Nepal; debate que involucra la valoración de la experiencia del proletariado en el poder, el papel de la Internacional Comunista, la Dictadura del Proletariado, la contradicción principal en la actualidad, entre otros, con lo cual generaremos un desorden que empuje la construcción de partidos comunistas revolucionarios en donde no los haya y la formación de una Internacional Comunista de nuevo tipo que se coloque a la vanguardia de la Revolución Proletaria Mundial.
Hacemos esos llamados fervorosos convencidos de su necesidad y nos comprometemos a participar del debate colocando nuestros puntos de vista y defendiendo a ultranza la ciencia de la revolución proletaria, el marxismo leninismo maoísmo, de toda tergiversación o confusión.
VI Asamblea Unión Obrera Comunista (mlm)
Colombia, 26 y 27 de Agosto 2006

Resolución de la VI Asamblea Sobre la Situación en Nepal

Teniendo en cuenta el Pronunciamiento del Comité de Dirección de la Unión Obrera Comunista (mlm) publicado en mayo de 2006, y las consideraciones del Informe Sobre la Situación en Nepal presentado a la VI Asamblea, ésta

RESUELVE

1. Saludar el heroico avance de la Guerra Popular de los obreros y campesinos de Nepal, contra la reaccionaria monarquía feudal, contra los terratenientes, la burguesía y sus amos imperialistas.

2. Rechazar cualquier intento de agresión imperialista o de su punta de lanza, el expansionismo hindú, quienes afilan sus garras opresoras, para impedir que el pueblo de Nepal, dirigido por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta), decida su destino de construir una nueva sociedad gobernada por los obreros y campesinos, como una forma de la dictadura del proletariado.

3. Rechazar el gobierno de dictadura burguesa que se ha propuesto instaurar la burguesía con el respaldo del rey “destronado”, y con la complacencia de los partidos reformistas parlamentarios de la pequeña burguesía.

4. Hacer un fraternal e internacionalista llamado a los camaradas dirigentes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), a que reconsideren su compromiso con la república parlamentaria y con la democracia burguesa, que en esencia son instrumentos consumados de la dictadura burguesa.

5. Respecto a las ideas y teorías de los camaradas de la dirección del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), y a su actuación política apoyada en tales ideas y teorías, manifiesta:

• La lucha del pueblo de Nepal dirigida por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) ha avanzado a un punto tal, que en ese pequeño país de Asia existen claramente diferenciados: dos Programas (el de Nueva Democracia y el de la caduca y vieja revolución burguesa), dos Estados (el del Poder Popular de los obreros y campesinos, y el del poder dictatorial de la burguesa bajo la forma de Asamblea Constituyente y República Parlamentaria) y dos Ejércitos (el Ejército Popular de Liberación como parte del pueblo en armas, y el Ejército Real de Nepal al servicio del Estado reaccionario).

• En tales condiciones, un Estado de dictadura de la burguesía, no puede ser el destino de un pueblo alzado en armas. Su camino es el de la Comuna, el de los Sóviets, el de los Comités Revolucionarios, que hoy en Nepal exige ¡TODO EL PODER A LOS COMITÉS POPULARES DE OBREROS Y CAMPESINOS! para que la revolución avance hasta la derrota total de la monarquía, y hasta el sometimiento de la burguesía y los terratenientes al gobierno de los obreros y campesinos en una República de Nueva Democracia.

• Las propuestas de “democracia multipartidaria” y “democracia del siglo 21”, son democracia burguesa, en esencia, democracia para los ricos y dictadura para los pobres. Para los países oprimidos semifeudales como Nepal, defendemos la necesidad histórica del Estado de Nueva Democracia, como Estado de dictadura democrático popular de las clases revolucionarias y una forma de la dictadura del proletariado, único capaz de culminar la revolución de Nueva Democracia y darle paso a la Revolución Socialista.

• Confiar en la Asamblea Constituyente como la forma de transitar pacíficamente a la República de Nueva Democracia en Nepal, es ceder a la vana ilusión oportunista de confiar en la democracia burguesa, útil a la burguesía para usurpar todo el poder, y desastrosa para los obreros y campesinos, quienes cambiarían el yugo de la opresión feudal por el látigo de la opresión burguesa. Rechazamos toda ilusión en la república parlamentaria, porque es la mejor envoltura de la dictadura burguesa.

• La supervivencia del Ejército Real de Nepal, significa salvaguardar el pilar central del Estado reaccionario para cederlo a la dictadura de clase de la burguesía. La fusión de los dos ejércitos, significa fortalecer la fuerza armada del Estado burgués, y desarmar la revolución en Nepal, dejando al pueblo maniatado frente a la matanza. El triunfo de la Revolución de Nueva Democracia en Nepal exige que el pueblo en armas proceda al derrocamiento total del poder estatal reaccionario ya en manos de la burguesía, y a la destrucción de su pilar central, el ejército real.

• La teoría del “estado globalizado del imperialismo estadounidense” es en lo ideológico un reencauche de la errónea teoría ultraimperialista de Kautsky, y en lo político una reedición de la capitulación ante el imperialismo promulgada por el revisionismo moderno. Es una teoría producto de la equivocada apreciación de la situación actual del imperialismo, cuyos fenómenos particulares en estos años no son manifestaciones de consolidación sino de descomposición, no reflejan un cambio en su trayectoria histórica hacia superar por sí mismo sus contradicciones, sino hacia la exacerbación de sus contradicciones acelerando su declive, agravando su agonía y acentuando su decrepitud, hasta un límite después del cual sólo sigue la revolución proletaria mundial. En tales condiciones, confiar en la ONU como árbitro imparcial, es desconocer que tal institución es de carácter imperialista y al servicio de la contrarrevolución y de los intereses reaccionarios del imperialismo.

• Contra la concepción errada del desarrollo del marxismo a través de “pensamientos guías”, de “caminos trazados por jefaturas y lideratos”, de la cual se ha brotado la teoría de los dirigentes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) sobre la “insuficiencia del marxismo leninismo maoísmo para resolver los problemas de la revolución en este siglo”, que es en realidad el camino más directo a la declaración -muy característica del revisionismo- de inconsistencia de los principios fundamentales del marxismo: la teoría de la lucha de clases, del Estado, de la dictadura del proletariado, del imperialismo y de la revolución violenta; contra esa concepción, la Unión Obrera Comunista (mlm) reafirma su defensa intransigente del marxismo leninismo maoísmo, como el marxismo revolucionario de nuestro tiempo; doctrina íntegra, armónica y coherente; con continuidad histórica configurada en lucha contra las más diversas tendencias; ciencia clasista, práctica, viviente, crítica y en continuo desarrollo.
• Así mismo, contra la puesta en duda de la validez de la experiencia histórica de la dictadura del proletariado, la Unión defiende el camino de la Comuna de París, por el cual se instauró la dictadura del proletariado en Rusia y en China, logrando en pocos años una gran avanzada en la edificación del socialismo; defiende el carácter comunista de la III Internacional y su papel histórico acertado y revolucionario en la organización y dirección de la lucha mundial del proletariado.

6. En cumplimiento del deber internacionalista, llama a los camaradas del Partido Comunista de Nepal (maoísta) y a las masas revolucionarias, a deslindarse de mencionadas teorías, pues son en el fondo oportunismo de derecha, revisionismo. Los invita a desechar la confianza en el Estado de la burguesía, y a retomar el camino del pueblo en armas contra los opresores y los explotadores, que tan digna, valiente y ejemplarmente, han transitado durante 10 años de guerra popular.

7. Teniendo en cuenta que las novedosas teorías de los camaradas dirigentes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) no son producto de su buena o mala voluntad, sino que tienen su base más profunda en la incomprensión o errada interpretación de la actual situación objetiva del imperialismo, lo cual les genera desconfianza en las fuerzas de la revolución y sobreestimación de las fuerzas de la reacción; la Unión Obrera Comunista (mlm) se compromete a contribuir con todas sus fuerzas en esta gran lucha de líneas, defendiendo el marxismo leninismo maoísmo, profundizando la experiencia histórica de la dictadura del proletariado y de la Internacional Comunista, y estudiando a fondo los complejos fenómenos de la agonía del capitalismo imperialista.

8. Llamamos a los comunistas revolucionarios de todos los países a desplegar esta gran discusión en torno a los asuntos en divergencia, rescatando el método marxista de la lucha pública tal como correctamente lo están haciendo los camaradas del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) y del Partido Comunista de la India (Maoísta), pues de esa lucha de líneas depende, no sólo el avance en la elaboración de una línea general correcta para fundamentar la unidad de los marxistas leninistas maoístas en la nueva Internacional, sino también, el avance en la construcción en los diversos países de Partidos Comunistas Revolucionarios como secciones de la Internacional de nuevo tipo que organice y dirija la derrota del imperialismo por cuenta de la Revolución Proletaria Mundial.

VI Asamblea de la Unión Obrera Comunista (mlm)
Colombia, 26 y 27 de agosto de 2006