10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

Los comandantes sandinistas, son ahora gente rica

Por: James Petras.

17 de noviembre de 2006

(La Haine). Efraín Chury Iribarne entrevista a James Petras :: Muchos comentaristas progresistas, como Raúl Zibechi y otros, siguen hablando del progresismo de Lula o del Partido Demócrata, mientras olvidan que Lula recibió más dinero de las grandes corporaciones que otros candidatos y partidos. Y lo mismo los Demócratas -por lo menos el sector de Hillary Clinton- recibieron mucho más dinero de Wall Street que los republicanos Comentarios a CX36 Radio Centenario del Sociólogo norteamericano James Petras. Lunes 13 noviembre de 2006.

Efraín Chury Iribarne: En primer lugar queremos felicitarte y nos enorgullece como colaborador que eres y columnista desinteresado, que hayas sido incluido por las FARC como interlocutor del intercambio humanitario entre los guerrilleros y el gobierno de los Estados Unidos, en el marco de las personalidades estadounidenses que tienen que estar en eso. Te felicitamos realmente de corazón y no sé si tienes algún comentario para hacer.

Petras: Bueno, he escrito una ponencia que voy a enviar a Oliver y al señor Denzel Washington y Chomsky; una carta abierta al pueblo y gobierno de Estados Unidos, sobre todo el proceso, desde la acusación contra el negociador de las FARC Simón Trinidad hasta la mala caracterización de las FARC como grupo terrorista. Porque uno puede estar en acuerdo o desacuerdo, pero una cosa muy clara es que no es una organización terrorista, y por eso hay que explicar la trayectoria y actividades de esa organización. Este trabajo ya terminó pero tengo que hacerle correcciones a mi vuelta el sábado próximo y después quiero enviarlo especialmente a radio Centenario para que lo lea, lo presente o si quiere lo haga circular en Uruguay.

Chury: Muy bien. Petras ¿cuándo te vas para Oaxaca?

Petras: Me voy mañana a las 11 y media después de terminar la entrevista viajamos al aeropuerto que queda a unas tres horas de este pueblo y vamos a estar en México desde el martes hasta el viernes.

Chury: Esa situación sigue siendo bastante grave ¿no?

Petras: Mucha represión, hay mucha gente encarcelada, hay varias docenas de desaparecidos y la represión sigue en las casas de los maestros y los colaboradores. Es una situación muy grave, mucho más grave que la atención que los medios de comunicación le están dando. Pero la resistencia continúa y eso es lo importante porque la gente no ha dado un paso atrás.

Chury: Hemos leído que particularmente la zona sur de México está en una depresión económica terrorífica, al punto que una familia muchas veces tiene como ingreso no más de 10 dólares por mes.

Petras: Sí, es peor porque con los ingresos del petróleo los precios se han mantenido altos pero los salarios deprimidos. El gobierno ha recibido miles de millones de dólares del petróleo, también las remesas de los inmigrantes, además del turismo, pero no hay ninguna mejora para el pueblo. Lo que están haciendo es simplemente grandes estafas económicas y construcción de mansiones faraónicas por parte de los dirigentes políticos y los capitalistas. Es uno de los países con peor desigualdad en el mundo y hay que enfatizarlo, porque no es un simple gobierno corrupto, sino un gobierno que ha permitido la acumulación de enormes fortunas y ha financiado todo tipo de lujos y privilegios para los que manejan la economía y la política.

Chury: Petras, nos interesa conocer de tu parte las principales consecuencias de la derrota de los republicanos sobre todo en materia de política exterior, ya que los periódicos hablan mucho de las repercusiones en cuanto a un probable retiro de los soldados norteamericanos de Irak. ¿Tú qué piensas respecto a esto?

Petras: Bueno, hay que decir varias cosas que no aparecen en la prensa de Uruguay ni en los semanarios conocidos de Uruguay. Primero, con enorme desprecio por los políticos de ambos partidos que han participado en el apoyo de la guerra -tanto Bush como la cúpula del Partido Demócrata-, la gran mayoría del electorado, el 60 por ciento, no los votó y eso cruza clases y cruza razas. La primer cosa entonces es que hay un enorme desgaste de la clase política en este momento en Estados Unidos.

Segundo, es claro el repudio a la política de guerra de Bush, eso es muy evidente en las encuestas que le hicieron a la gente cuando salía de votar, que un 85 por ciento del electorado demócrata pide el retiro de las tropas ya.

Tercero, una gran parte de los congresistas elegidos no reflejan la opinión de sus votantes, y eso es explicable porque los que financiaron eligieron a quién financiar entre los candidatos presentados al señor Emanuel Rahm y el señor Charles Summer, que son derechistas muy vinculados con Wall Street y apoyos fanáticos de Israel. Fueron ellos quienes eligieron qué candidatos van a recibir dinero del Partido Demócrata para su campaña y la gran mayoría de los nuevos elegidos no refleja ni al electorado ni al ala más anti-guerra en el Partido Demócrata.

Inmediatamente después de las elecciones, la cúpula del Partido Demócrata, encabezada por Hillary Clinton, ofreció una tregua a Bush y una oferta para hacer una política bipartidista. Entonces, por un lado estamos muy felices con el repudio a Bush y a su política de guerra que hizo tan alto porcentaje del electorado, pero somos muy pesimistas con los demócratas elegidos y los problemas que vamos a tener para imponer nuestra política contra estos fanfarrones.

Chury: ¿Cambiaría algo en EE.UU. si Hillary Clinton siguiera adelante...?

Petras: Mira, el gran tema es que Hillary Clinton en sus últimas declaraciones no ha dicho nada sobre las grandes desigualdades, no ha ofrecido ningún plan nacional de salud, sigue con el plan privado. Luego, lo que van a hacer es subir el salario mínimo un 40 por ciento para mantenerlo al ritmo de la tasa de inflación porque el salario mínimo está congelado desde hace nueve años y es inviable. Pero el gran tema aquí es que el salario medio del norteamericano en los últimos cinco años ha quedado estancado o ha perdido terreno. Ese es uno de los factores que influye en las elecciones. Mientras Bush y su equipo han hablado mucho del crecimiento económico y lo demás, los salarios han quedado estancados o peor que eso, han bajado. Y la clase media y los trabajadores bien situados han perdido mucho terreno, y pagan una parte mayor de su salario por la cobertura de salud y también para sus propias pensiones.

Es decir, si por un lado ha bajado el salario por las limitaciones gubernamentales, han perdido incluso más por los pagos que ahora imponen los capitalistas sobre sus propios planes de salud y pensiones. En total, se puede estimar que hemos perdido aquí entre 15 y 20 por ciento del ingreso efectivo en los últimos seis años. Y frente a eso lo mejor que dice la señora Hillary Clinton es que es un problema complejo y difícil de cambiar. Eso fue después de recibir este voto contundente, porque Hillary Clinton es, entre todos los senadores, quien tiene las mejores relaciones con el sector financista en Wall Street. Para financiar su candidatura presidencial han acumulado una fortuna de 40 millones de dólares.

¡40 millones de dólares! Claro, con los favores de Wall Street. Y eso es otra cosa que debemos entender en la política actual: que muchos comentaristas progresistas, como Raúl Zibechi y otros, siguen hablando del progresismo de Lula, o del Partido Demócrata, mientras olvidan que Lula recibió más dinero de las grandes corporaciones que otros candidatos y partidos. Y lo mismo los Demócratas -por lo menos este sector- recibieron mucho más dinero de Wall Street que los republicanos, y a pesar de que siguen hablando como un partido del pueblo, los grandes financistas están atrás de sus campañas caras.

Eso hay que anotarlo porque luego, cuando analizamos y decimos que hay una discrepancia entre lo que decían en la campaña y lo que hacen después, la explicación está en el financiamiento, en quién financia sus partidos. Y los financistas no están dispuestos simplemente a aceptar promesas, quieren que cumplan y Lula y los Demócratas cumplen, en el sentido de que no tocan los grandes intereses económicos. Entonces lo que ofrecen son parches a un sector y otro de los pobres, más asistencialismo que cambios reales en las estructuras de ingresos.

Chury: En las últimas horas tuvimos dos informaciones: una que EE.UU. aplicó un veto a una resolución de la ONU de condena a Israel por la masacre del pueblo palestino y la otra que se anuncia que se retoma la ayuda militar y de entrenamiento a los militares uruguayos.

Petras: Es algo que hemos explicado varias veces en radio Centenario. En el mundo actual, donde todo el mundo condena la masacre del Estado judío de Israel, la masacre que el insolente y soberbio de su presidente llama "error técnico" porque es un fascista frío, Washington lo apoya. ¿Cómo explicamos eso si no citamos la poderosa influencia del lobby judío aquí que en sus pronunciamientos -y tengo los documentos frente a mí ahora- dicen lo mismo que dice Israel: "un error técnico".

Los presidentes de todas las mayores organizaciones judías en Estados Unidos han declarado exactamente lo que dice el Estado de Israel y han informado a todos los congresistas de la Casa Blanca cómo deben votar sobre este asunto, y lo cumplen. Y hoy día aquí otra vez el presidente de Israel informó a Washington qué debe hacer en el Medio Oriente. Es una cosa increíble. Cada semana hay un nuevo funcionario israelita que mantiene comunicación directa con Washington. Este poder que tiene Israel aquí en los Estados Unidos, a partir de los poderosas grupos de presión israelitas y los 30 diputados que tienen en el Congreso más los trece senadores, todos incondicionales a Israel, representan menos del 2 por ciento de la población pero tienen seis veces más representación en el Congreso. Esa es una cosa que todo el mundo debe entender si no son cobardes para decir las cosas como son, porque tienen miedo de que algún boludo judío lo llame anti semita.

Chury: En cuanto a la ayuda militar que ha retomado Bush ¿es para gobiernos que han hecho méritos?

Petras: Sí, los realistas del departamento de Estado han comprendido de que el Frente Amplio-Encuentro Progresista es un partido muy afín a Washington. En ese sentido han descartado todas las referencias que tenían del pasado cuando representaba a un partido reformista, social demócrata, algo nacionalista. Ya reconocen el giro de 360 grados, están muy contentos con Tabaré Vázquez, con Astori, Huidobro y todos los demás y reconocen que es uno de sus mejores aliados en América Latina junto con el presidente del fraude en México, con Uribe y con los chilenos.

Entonces están en la lista de buenos clientes y no ven ningún problema en financiar y dar ayuda a los militares uruguayos, a los que también reconocen por su récord de masacres en el pasado como buenos aliados, junto con estos seudo progresistas que ocupan la presidencia y la mayoría del Congreso. Tienen razón, en este sentido han reconocido que el pasado es el pasado y el presente lo tienen en el bolsillo.

Chury: Ha ganado Daniel Ortega a quien la mayoría de los uruguayos considera todavía un revolucionario y por tanto espera grandes cambios en la política económica y social de uno de los países más pobres.

Petras: Ja ja. Mira, otra vez lo mismo: o es ignorancia o son mal intencionados. Daniel Ortega hace tiempo ha pactado con la derecha, con los corruptos como Alemán, otro que robó más de cien millones de dólares. Los sandinistas, los mal llamados comandantes, son ahora gente rica. El vicepresidente candidato con Ortega es un contra, un peón de los Estados Unidos durante la intervención norteamericana con lo que llamaban contrarevolución.

Ortega ni mencionó a Carlos Fonseca [revolucionario nicaragüense, profesor y fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional. En 1976 muere en combate contra la dictadura de Anastasio Somoza] en la campaña, y los símbolos rojinegros incluso estaban relegados a posiciones menores. Es un gobierno de centro derecha que va a abrir relaciones con Cuba y Venezuela. Pero lo que dice Jaime Willock, un gran amigo y otro auto titulado comandante, es que lo principal es mejorar las relaciones con los Estados Unidos, firmar el nuevo pacto con el Fondo Monetario, quedar dentro de la institucionalidad, y no hay una palabra sobre canalizar dinero para crear trabajo y lo demás.

Eso está escrito y en el discurso de Ortega al aceptar la presidencia citó a Dios por lo menos veinte veces, ha quedado casi como esos evangelistas «gracias a Dios, aleluya, estamos ahora en el gobierno para todos, los ricos y los pobres». Es una cosa trágica porque algunos dirigentes como Chávez y los cubanos, han saludado a Daniel Ortega y creo que el reconocimiento de esos países tiene mucho que ver con la posibilidad de mejorar las relaciones externas; tal vez por mayores probabilidades de que voten a favor de terminar el bloqueo contra Cuba; recibir petróleo con descuento de Chávez y cosas por el estilo, pero de fondo es una continuidad de la política neoliberal, el pacto con el Fondo. No tiene nada pero nada que ver con las reformas del gobierno sandinista anterior, mucho menos con un antiimperialismo

Entonces, analizando la campaña, las declaraciones, la composición del gobierno, tengo que decir que no hay ninguna posibilidad de reformas ni mucho menos se puede hablar de revolucionarios, porque es una cosa absurda. Un detalle más: Daniel Ortega pactó con el Arzobispo Obando, un derechista furibundo que trabajó con la CÍA durante el gobierno sandinista. Para conseguir el apoyo de esta reaccionaria figura religiosa, Ortega declaró no sólo contra el aborto sino contra el aborto en casos en que la vida de la mujer está en peligro, e incluso en casos en que la mujer fue violada. Eso es emblemático de la vuelta del señor Ortega.

Chury: Hoy se difunde que dos importantes bancos suizos se sumaron al bloqueo a Cuba.

Petras: No sé en qué grado Cuba está haciendo transacciones con esos bancos. Obviamente que es algo desfavorable pero no creo que sea grave, en el sentido de que Cuba no tiene medios para financiar sus transacciones. Creo que probablemente sea porque estos bancos tienen muchos intereses y vínculos con bancos norteamericanos entonces están calculando ¿dónde tenemos más intereses, con Estados Unidos o con Cuba? y decidieron satisfacer las presiones imperialistas para mantener negocios más lucrativos que hacer negocios con Cuba. Eso es parte de esta campaña norteamericana, a pesar de que el 99,9 por ciento de los países votaron recientemente con Cuba y contra Washington sobre el bloqueo.

Washington sigue sumamente aislada, sumamente reaccionaria frente al avance de Cuba y sus relaciones con todo el mundo: China, Rusia, Medio Oriente, América Latina etc. entonces eso es simplemente una expresión graciosa de la política norteamericana.

(Extractado por La Haine).