25 de enero de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

NEPAL Y EL RETO PARA LOS MAOÍSTAS

spanish traslation of a new document of PCIm-l Naxalbari sobra Nepal.

8 de noviembre de 2011

La participación en el proceso de la Asamblea Constituyente, y en el gobierno, en Nepal ha sido utilizado por la dirección del UCPN (Maoista) para liquidar la naturaleza revolucionaria del partido y hundirlo en el marasmo parlamentario. Desde hace algún tiempo, ésta ha sido la manifestación política concreta del revisionismo, de la desviación del partido del camino de la revolución democrática.

Ahora se ha ahondado al constituirse en primer ministro de Nepal el Dr. Baburam Bhattarrai mediante un acuerdo con los partidos Madheshi, conocidos agentes del expansionismo hindú. Siguiendo el guión marcado por los reaccionarios y aceptado por la dirección del UCPN (Maoista), el nuevo gobierno ha entregado las llaves de las armas del Ejército Popular de Liberación (ELP). Una vez desprovisto de su capacidad de lucha a través de las políticas de la dirección del UCPN (maoista), se le prepara ahora para su eliminación formal y así acabar con uno de los mayores logros de los últimos 10 años de guerra popular. Así, el pueblo no tendrá en quién apoyarse y será entregado a los lobos reaccionarios.

10 años de guerra heroica de masas y sus inmensos sacrificios dieron a la pequeña organzación PCN (maoista) fama y reconocimiento internacional. Este partido que brilló en la historia del movimiento comunista internacional, ha sido reducido a un "pequeó partido político" más que debe negociar vergonzosamente algún espacio en los bancos de las clases dirigentes. Hoy, los líderes de esta organización son moneda de cambio por unos puestos en ministerios y por el reconocimiento de los expansionistas hindúes al servicio del imperialismo. Cada paso dado por ellos pretende demostrar a sus amos que están comprometidos con el abandono del camino revolucionario.

Cuando los comunistas cambian de color es aún peor. El eslogan "servir a las masas" se convierte en "servir a los amos imperialistas-expansionistas". Al dejar de ser un partido de clase, éste adquiere la aprobación de las clases dirigentes. También se destapa el velo que esconde la moralidad burguesa. La degeneración, el consumismo sustituyen la forma de vida sencilla, el respeto revolucionario a uno mismo y la modestia. Los revisionistas son semillas de reaccionarios y esclavos de los imperialistas en las filas revolucionarias. En poco tiempo contaminan a toda la organización, decapitan su fuerza ideológica y revolucionaria. Lo primero que hacen para liquidar una organización revolucionaria es traer el liberalismo como posición ideológica. Renuncian a los principios leninistas del partido y convierten a la organización en un foro de debate abierto y no funcional. Esto puede verse en el UCPN (maoista).

Los maoistas han ganado ventajas estratégicas a lo largo de 10 años de guerra popular que liberó vastas regiones del país estableciendo el poder popular. El avance de la revolución intensificó la crisis dentro de las clases dirigentes y empujó al imperialismo expansionista. Esto preparó el contexto para el acuerdo de paz de 2006 y el levantamiento de las masas que llevó a acabar con el odiado monarca Gyanendra. El partido maoista ocupó una posición única en el liderazgo nacional, ganando el apoyo para completar la agenda inacabada de la revolución. Pero en lugar de aprovechar estos factores favorables y aplicar las tácticas adecuadas para cumplir las aspiraciones del pueblo, la dirección se desvió de las tareas estratégicas de la revolución.

Las raices ideológicas y políticas de la desviación, incluyendo las diferentes tendencias contenidas en las "tácticas de paz", constituyen un asunto de lucha ideológica dentro del movimiento maoista de Nepal e internacional. Los puntos de vista de nuestro partido, incluyendo la correspondencia con la dirección del UCPN (maoista), se pueden ver en ’Naxalbari’, nº 3 (thenaxalbari.blogspot.com). Esta lucha ideológica debe ser profundizada sobre todo por parte de los maoistas nepalíes. La tarea inmediata para éstos y para las masas revolucionarias de Nepal es la de levantar la bandera de la rebelión abierta contra el cuartel general revisionista e iniciar la reconstrucción del partido sobre bases sólidas de Marxismo-Leninismo-Maoismo. Deben salir del pantano revisionista del politiqueo de la Asamblea Constituyente y retomar el camino de la revolución.

La herencia revolucionaria de los maoístas de Nepal, enriquecido por la heroica guerra popular protagonizada por valientes hijos e hijas de Nepal, junto con la solidaridad de los pueblos del mundo con la revolución, son la base para afrontar este reto. Como se decía en la resolución política de la CCOMPOSA, “Los pueblos de todo el mundo miran a los maoistas de Nepal para salir de todas las conspiraciones internas y externas y avanzar con determinación hacia la consecución de la nueva revolución democrática".

(Maoist Road).