25 de enero de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

BOLIVIA: LÍMITES DE LA RETÓRICA PSEUDO REVOLUCIONARIA

Por: Wilson Enríquez.

13 de octubre de 2011

Evo Morales, y todo su entorno político, viven el peor momento en más de 5 años de gobierno. La movilización espontánea de obreros, indígenas, estudiantes y movimientos vecinales de diversos rincones de Bolivia le ha hecho saborear el polvo de esta derrota política, nada más ni nada menos que utilizando los mismos argumentos que éste venía discurseando desde enero del año 2006, cuando asumió el gobierno en Bolivia.

Los discursos de Morales los hemos venido analizando críticamente desde hace mucho, basta hacer un relectura de nuestros artículos publicados en A Nova Democracia (AND) para ver que la constante en este gobierno ha sido presentar al capitalismo de Estado atado a las transnacionales bajo la figura del “joint venture” y recurrentemente atribuirle el título de proceso revolucionario; al extractivismo que profundiza la economía de enclave recubierto por una ligera capa del discurso exótico de la defensa de la Madre Tierra y el “oportunismo climático”, así como también, el desborde del clientelismo frecuentemente presentado con la etiqueta de “gobierno indígena, campesino u originario que se debe a los movimientos sociales” (1).

En este caso específico, el detonante de la crisis política del gobierno de Morales fue el empecinamiento por construir una carretera que fragmentaría en dos el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), alterando la vida de tres grupos indígenas asentados en ésta área protegida, yuracarés, caimanes y moxeños (2), y que además implicaría la destrucción de aproximadamente medio millón de árboles del lugar, y paralelamente una valiente resistencia de los pueblos indígenas mencionados y por mucha gente comprometida con la causa indígena que reside en las ciudades bolivianas.

El gobierno ha jurado hasta al hartazgo que el único interés que mueve esta construcción es conseguir el progreso de quienes habitan los alrededores de los tramos carreteros que se construirán en el TIPNIS, establecer una integración de la región amazónica con la andina, para de esta forma conjurar cualquier chantaje de sectores de poder económico –específicamente se refieren a los ganaderos cruceños- que por lo general suelen aprovecharse de la invertebración carretera para hacer prevalecer sus intereses y precios en la comercialización de carne de vacuno, aislando a los ganaderos benianos que tácitamente serían quienes practican un “comercio justo”.

Lo cierto es que nunca estuvo clara la política de querer poblar vastas zonas de la Amazonia, además siempre el gobierno actuó con ambigüedad en relación al tema del “desarrollismo”, a la que antepuso en su mismo Plan de Desarrollo Nacional y posteriormente en a Constitución Política del Estado el supuesto paradigma del “Vivir Bien”, que no atentaba contra la naturaleza, ni contra los indígenas y que aparentemente escapaba al modelo depredador del capitalismo. Si lo que el gobierno siempre buscó es “desarrollo” y “progreso” para Bolivia, nadie puede entender para qué tanta cháchara respecto a la “Madre Tierra” si es un obstáculo para sus propios planes.

De hecho, se recuerda que Morales fustigó a su homólogo peruano, Alan García Pérez, cuando éste arremetió contra los indígenas de Bagua para viabilizar proyectos mineros, así como sus políticas anti-indígenas y pro-imperialistas en el año 2009 (3); quien diría que al cabo de algo más de 2 años de lo ocurrido en Bagua, Evo Morales sin adscribirse públicamente al planteamiento extractivista de Alan García (4) y siendo en todo momento crítico, terminó haciendo lo mismo que este nefasto personaje, hoy ataviado de ropaje neoliberal.

Sin duda, Evo Morales y su séquito, jamás reconocerán sus contradicciones, pese a que resultaron atrapados en su propia demagogia, en su falaz discurso de defensa de la “Madre Tierra”, en la casi infantil emotividad al ver la película “Avatar”, los afanes de liderazgo ecologista (5), todos se acabaron junto con su carretera del TIPNIS; y hoy ese mismo discurso que otrora estuvo a flor de labios en las peroratas de Morales, se trata de una bandera que ya se la arrebataron quienes se oponen a la construcción de la carretera.

Aquí no se puede hablar de desconocimiento de Morales y su equipo de los posibles daños de esta obra, pues en julio del 2010, Juan Pablo Ramos, el ex viceministro de Medio Ambiente del gobierno de Morales renunció a su cargo por no estar de acuerdo con otorgar la licencia ambiental al proyecto de construcción de la carretera por el TIPNIS (6), lo que evidencia de que se trata un problema de larga data, imposible que haya pasado desapercibida.

De hecho, los intereses del Estado brasileño, Banco Nacional del Desarrollo de Brasil (BNDES), constructora OAS de Brasil, o también del grupo Oderbrecht, Camargo Corrêa o Andrade Gutierrez se vienen multiplicando en Argentina, Chile, Perú y Venezuela, mientras están en carpeta proyectos en Nicaragua y Costa Rica, Bolivia con el TIPNIS y otros emprendimientos como el corredor bioceánico y la represa del río Madera están dentro de los objetivos de las transnacionales “brasileñas” para sentar hegemonía dentro de Latinoamérica (7).

También el gobierno de Morales ha señalado que los indígenas están siendo financiados y azuzados por intereses norteamericanos; en particular se ha mencionado a la agencia de cooperación norteamericana USAID, la misma que utiliza ONG bolivianas como el Foro Boliviano del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (FOBOMADE), el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) o la Liga de Defensa del Medio Ambiente (LIDEMA).

Este discurso es otra de las grandes incoherencias del gobierno de Morales, pues gran parte de su periplo gubernamental se la ha pasado fustigando a USAID y amenazando con echarla y no lo hace, por la sencilla razón que en realidad no le interesa echar a esta agencia de cooperación norteamericana, sólo se trata de un pataleo o regateo para captar directamente su financiamiento. Debe señalarse que durante el gobierno de Evo Morales los financiamientos externos captados por ONG se encuentran bajo múltiples mecanismos de control instaurados recientemente; de otro lado, la intención del gobierno de Morales es acaparar el financiamiento externo, cosa que puede ser observada si uno revisa la página del Sistema de Contrataciones Estatales (www.sicoes.gob.bo), donde se verá que muchas compras y contratación de consultorías son financiadas con recursos aportados por agencias internacionales de cooperación para el desarrollo, situación contradictoria para un gobierno que dice llamarse descolonizador y a la vez ha creado muchas agencias paraestatales, donde convergen reparticiones públicas con oficinas de estas agencias del desarrollo.

El levantamiento del combativo pueblo boliviano, no sólo de los indígenas del TIPNIS, sino de los 9 departamentos de Bolivia contra un gobierno que lo ha tenido maniatado por mucho tiempo con el discurso cautivador del cambio revolucionario, sólo muestra el alto nivel de conciencia política, que ha sabido superar múltiples escollos, entre ellos la demagogia de Morales, el bombardeo y control mediático de su gobierno y además superó el miedo de la represión indiscriminada y amenaza de encarcelamiento que se convirtió en la rutina del gobierno de Morales.

NOTAS:

(1) Pueden leerse los siguientes artículos:
AND Nº 47. La política del vale todo en Bolivia.
http://www.anovademocracia.com/edicion-en-espanol/87/1899-la-politica-del-vale-todo-en-bolivia
AND Nº 62. “Corporativismo do século XXI na Bolívia”.
http://novademocracia.com.br/no-62/2664-corporativismo-do-seculo-xxi-na-bolivia
AND Nº 66. “Evo Morales e o oportunismo climático”
http://www.anovademocracia.com.br/no-66/2829-evo-morales-e-o-oportunismo-climatico-
(2) En el AND Nº 81 por error consignamos el nombre de los indígenas mosetenes, cuando se trataba de los indígenas moxeños; se sabe que los dirigentes de los mosetenes fueron cooptados por el Estado, para los fines de la construcción de otro megaproyecto en la Amazonia boliviana.

(3) Evo Morales vuelve a criticar: "Lo que pasó en Perú es el genocidio del TLC" en el siguiente link: http://elcomercio.pe/mundo/300340/noticia-evo-morales-lo-que-paso-peru-genocidio-tlc
(4) “El síndrome del perro del hortelano”. http://elcomercio.pe/edicionimpresa/html/2007-10-28/el_sindrome_del_perro_del_hort.html
(5) Evo Morales: "’Avatar’ es una profunda muestra de resistencia al capitalismo" en el siguiente link: http://www.publico.es/culturas/284916/evo-morales-avatar-es-una-profunda-muestra-de-resistencia-al-capitalismo
(6) “Licencia ambiental: Gobierno prevé ingreso de cocaleros al TIPNIS”. http://plataformaenergetica.org/obie/content/13675
(7) “Bndes completará desembolsos por US$870M en 2011 para desarrollo de obras de infraestructura en A.Latina.
http://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/bndes-aumentara-en-266-desembolsos-para-desarrollo-de-obras-de-infraestructura-e
También véase el artículo:
AND Nº 57. Hugo R C Souza “Transnacionales “brasileñas” clavan las garras en América Latina“. http://www.anovademocracia.com.br/edicion-en-espanol/108/2473-transnacionales-qbrasilenasq-clavan-las-garras-en-america-latina