10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

PERU: 50 AÑOS DE LUCHA ESTUDIANTIL

Frente Estudiantil Revolucionario de San Marcos.

23 de septiembre de 2008

Reafirmar la vigencia histórica del Frente Estudiantil Revolucionario

A través de la historia, las clases sociales han generado diversas organizaciones, para defender sus intereses. Por un lado vemos que, en nuestro país, la clase dominante se organiza a través de confederaciones (CONFIEP, ADEX, etc.), partidos políticos (APRA, PPC, Fujimoristas,etc) y demás espacios pro sistema . Así mismo, el pueblo genera órganos de lucha y defensa de sus derechos (sindicatos, frentes regionales, coordinadoras barriales, etc), y sus partidos políticos y movimientos, como instrumentos de cambios (revolucionarios, democráticos de izquierda, progresistas, comunistas, socialistas, etc.), a los cuales la reacción busca en toda oportunidad debilitar, difamar, dividir y finalmente destruir.

El estudiantado, como parte del pueblo, tomó posición ante los acontecimientos ocurridos hacia fines de los 50 a nivel nacional y mundial, es decir, la llamada “bi polaridad”, que no era otra cosa que el momento en el cual las fuerzas populares y el campo reaccionario se encontraban en constante lucha, desarrollando la primera una ofensiva estratégica. Es en este contexto que surge el Frente Estudiantil Revolucionario- FER -como necesidad de la lucha de clases, organismo de frente único con orientación democrático- revolucionaria, teniendo como primera tarea la lucha contra el APRA que estaba enquistado en la universidad, sumiéndola en altos niveles de corrupción y mediocridad académica.

Durante sus 50 años de existencia el FER a sabido ponerse del lado de las luchas del pueblo, actuando principalmente en su escenario inmediato, es decir, la universidad peruana, dando la lucha contra el fascismo expresado en la junta militar de gobierno en la década del 70. De igual manera esclareciendo la falsedad de las ilusiones “democráticas” que Belaunde y García pretendieron sembrar en el pueblo, este último valiéndose de una verborrea antiimperialista; desenmascarando su esencia reaccionaria y genocida, combatiendo sus intentos de intervenir la universidad. Así mismo, rechazando la intervención militar y administrativa del títere Alberto Fujimori y ante todo intento de eliminar los derechos estudiantiles y las libertades democráticas en la universidad.

En la actualidad, podemos observar una mayor profundización de la crisis del sistema capitalista, que lejos de generar mayor bienestar, producto del crecimiento económico, lo único que ha traído es más hambre y desocupación. Quienes tienen un empleo, por lo general no tiene derechos laborales y son sometidos a regímenes de sobreexplotación con jornadas de 12 horas, como ocurre en el sector agroexportador. Dicha crisis se expresa en la carencia de un objetivo nacional, promoviendo únicamente la asociación con el gran capital multinacional y las potencias imperialistas; asociación que en realidad es subordinación y dependencia. Ante esto el pueblo, a través de sus diferentes organizaciones, viene respondiendo, utilizando las más diversas formas de lucha. Protestas que nos reafirman la necesidad de construir un Perú nuevo, un Perú integral. Por esta razón, la existencia del Frente Estudiantil Revolucionario, se ve plenamente justificada como parte del frente único del pueblo peruano.

A través de los años algunos grupos, generalmente de carácter partidario, han buscado irrogarse la representatividad de este frente, intentando instrumentalizarlo hacia sus propios objetivos, queriendo imponerle determinadas consignas fuera del análisis científico de nuestra realidad, ante lo cual la historia ha dado su veredicto; la totalidad de estas organizaciones a desaparecido o intenta reciclarse bajo “nuevos slogans” (“retomando el camino democrático”, fer en reconstitución, etc),buscando crear conjunción en las bases y usufructuar con el prestigio ganado a través de 50 años de estudio y lucha, lo cual solamente divide y socava la organización popular.

Es en este contexto que la celebración de los 50 años de fundación del FER adquieren la relevancia de reafirmación en nuestros principios democrático revolucionarios. Por lo tanto, “retomar el camino democrático”, corresponderá a las organizaciones o individuos que los hayan abandonado, los cuales deberán hacerse una profunda autocrítica y si tienen una actitud sincera, retomarlos, pero esto ya no es problema del FER, sino de quienes abandonaron dicho camino.

Celebramos 50 años de la organización revolucionaria de frente único a nivel estudiantil señalando que es necesario luchar por una universidad NACIONAL, CIENTIFICA Y DEMOCRATICA, lo cual se expresa en la actualidad, en la lucha por la conquista, reconquista, defensa y ampliación de los derechos estudiantiles, es decir el DERECHO DEL PUEBLO A EDUCARSE. Asimismo, invitamos a las bases estudiantiles y al pueblo en general, a participar en las actividades que se realizarán con motivo de este aniversario

¡VIVAN LOS 50 AÑOS DE LA FUNDACION DEL FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO!
¡POR UNA UNIVERSIDAD NACIONAL, CIENTIFICA Y DEMOCRATICA