10 de agosto de 2014
edicion 438
Información y análisis de América Latina y del mundo

ECUADOR: CORREA Y SU CONSTITUCIÓN DE DERECHA

Por: Cesar Neto.

Viernes 12 de septiembre de 2008

El pueblo ecuatoriano tiene una larga historia de resistencia al modelo neoliberal. Ya en los años 80 pasó por más de una decena de huelgas generales. Los trabajadores eléctricos y petroleros, con sus luchas, han impedido que la onda privatista que asolaba América latina, les quitara sus empresas. Para eso han luchado como leones, como en la famosa huelga conocida como la de “Los Encadenados al Oleoducto”.

Cuando fue preciso, derrotaron al referéndum de Sixto Durán Ballén y derribaron a su vicepresidente Dahik. Derrocaron a tres presidentes: Bucaram, Mahuad y Lucio Gutiérrez. Además, en el año 2000, en un frente que incluía a los indígenas, petroleros, eléctricos y oficiales de las FFAA, tumbaron al gobierno de turno y tomaron el poder por 24 horas. Repetimos: tumbaron al gobierno y tomaron el poder, aunque esto haya sido por sólo 24 horas.

No se puede negar. Como mínimo, son años de lucha en busca de un país libre, democrático y soberano. Pero la estrategia en la cabeza de muchos sigue siendo la lucha por una salida obrera y socialista para el país.

Correa empieza a mostrar para qué vino

Con un poco mas de un año en el Gobierno, las personas empiezan a darse cuenta de que Correa es un gobierno neoliberal y represor como los otros. Su política petrolera es de total favoritismo a Repsol y Petrobrás, a la vez que vemos la destrucción de Petroecuador. Con relación a la minería, ningún gobierno hizo tantas concesiones como el suyo. La gente se moviliza en contra de la presencia de las mineras y Correa los reprime duramente como en Dayuma, Limón, Chillanes, etc.

Correa se saca su ropaje de profesor crítico y pone la de recolonizador:

Muchos de los que han conocido a Correa como profesor universitario, crítico del ALCA y de los perversos mecanismos de la deuda externa tienen una interrogante: ¿cómo pudo haber cambiado tanto? La explicación es sencilla: basta tomar en cuenta tres factores. El primero fue el proceso de apertura comercial que sufrió Ecuador en el gobierno de Borja, que destruyó la poca industrialización del país; el segundo elemento fue la dolarización (que Correa mantiene) y sus perversos efectos; el tercero, como consecuencia de los dos primeros, Correa busca una nueva forma de “acumulación de capitales”, es decir un nuevo proyecto capitalista para el país.

Esa nueva formula esta basada en el ejemplo del Perú presidido por el derechista Alan García, donde el proceso de acumulación reciente y la recuperación de la economía capitalista se dieron en base a un fuerte incremento de la explotación minera realizada por compañías extranjeras.

Pero Correa corre contra el reloj, como en un maratón olímpico. La política de Alan García se dio cuando todavía las commodities mineras y petroleras estaban con sus precios en ascenso. Ahora, con la crisis económica capitalista avecinándose a pasos largos, la tendencia es a la caída de los precios de las commodities. Correa bien sabe de sus límites y por eso tiene prisa.

Entonces, para afianzar la explotación minera y petrolera tiene que hacer los cambios constitucionales garantizando la apertura de la economía, de hecho llevando a un nuevo proceso recolonizador y, a la vez, garantizando el incremento de la explotación de la mano de obra en sus distintas formas (bajos salarios, duras condiciones de trabajo). Ya sea liberalizando leyes o aplicando el “plan b”. Es decir, la criminalización de las protestas y luchas sociales que se enfrentan a ese plan y, si es necesario, el “estado de excepción”.

Las esperanzas de la gente en la nueva Constitución

Muchos dicen que Correa no avanza en su gobierno por la presencia de la derecha, encarnada, entre otros, en Nebot, Febres Cordero, etc. Las personas dicen que es necesario una nueva Constitución para derrotar a la derecha, y sólo a partir de entonces Correa podrá comenzar a gobernar y aplicar su Socialismo del Siglo XXI.

El Régimen de Propiedad: El ADN del Socialismo del Siglo XXI

Al que se disponga a leer la propuesta de la nueva Constitución, tendrá por delante 444 artículos, más 30 disposiciones transitorias, más las disposiciones derogatorias y finales. Una persona que esté interesado en leyes o entienda de ellas, con tanto texto, difícilmente llegará a su término. Al leer algunas partes de ese montón de títulos, artículos y numerales estará encantada con esa colección de palabras y medidas para aminorar la pobreza. Claro que todo dentro del modelito de “humanización del capital”.

Pero el verdadero sentido y contenido de la nueva Constitución esta en sus últimos artículos, desde el 316 al 323. Este conjunto de artículos, son los determinantes del ADN del Socialismo del Siglo XXI, que pregona Rafael Correa y su Alianza País.

Por ejemplo el artículo 321, afirma que: “El Estado reconoce y garantiza el derecho a la propiedad en sus formas publica, privada, comunitaria, estatal, asociativa, cooperativa y mixta…”

Es decir, señores capitalistas, duerman tranquilos, pues el Socialismo del Siglo XXI reconoce (y respeta) la propiedad privada de los medios de producción. Pero pueden estar más tranquilos aún pues el artículo 323 es categórico: “Se prohíbe toda forma de confiscación”

La Constitución, marca las nuevas tendencias del capitalismo:

Aparentemente la nueva Constitución es algo moderno, novedoso y creativo. Pero para nosotros, mucho de lo que fue incluido, en realidad son definiciones que responden a las nuevas tendencias del capitalismo. Veamos algunos ejemplos:

Empresas mixtas (Articulo 316): Ya no se trata de privatizar las empresas estatales. Es preferible otras formas. Podemos nombrar dos de esas otras formas ya conocidas y aplicadas por Petrobrás y PDVSA. Petrobrás acaba de anunciar que el mega inversor George Soros compró el 22% de sus acciones. Además se sabe que sus acciones son cotizadas en las bolsas de valores internacionales y que el 46% de sus acciones con derecho a voto pertenecen al capital extranjero

PDVSA optó por otro camino. No abrió su capital social. Lo que hizo fue constituir empresas mixtas donde un 51% se queda con el Estado venezolano y un 49% con las transnacionales. Pero hay que decirlo bien claro: ambos ejemplos se caracterizan por ser un ataque a la empresa estatal petrolera. Ecuador entrará en la modalidad chavista de privatización. Ya, ahora no se vende la empresa como fue en el caso de YPF argentina. En Ecuador se constituirían las empresas mixtas. Pero los capitalistas extranjeros exigen garantías, algo más que una Ley ordinaria, quieren que sea constitucional por eso, en la nueva Constitución aparece la figura de “empresas mixtas”.

Propiedades mixtas (Articulo 319): La experiencia venezolana de empresas mixtas trajo aparejada una nueva forma de propiedad: la mixta. Tradicionalmente en Venezuela, existían las concesiones petroleras, donde el Estado no tenia capacidad (o voluntad) de explotar el petróleo, por este motivo daba en concesión los pozos petroleros. La transnacional correspondiente aportaba con los taladros y demás equipos, por otro lado el Estado aportaba con los pozos. Pero ahora, con la figura de las empresas mixtas, el Estado venezolano asume la mayoría del capital de la subsidiarias de las transnacionales, adueñándose de los taladros y equipos. Como recompensa a las transnacionales que pierden la mayoría accionaría de sus empresas, esta nueva figura hace que se tornen dueñas, de estas empresas mixtas y de los pozos de petróleo que también pasan a ser propiedad mixta. Exactamente, el Estado que era el único dueño del pozo de petróleo, ahora lo tiene que compartir en forma de propiedad mixta con el imperialismo y sus empresas transnacionales. Esta es la experiencia de la Venezuela chavista y estamos seguros que será la misma experiencia de Ecuador bajo el signo del Socialismo del Siglo XXI.

Sectores Estratégicos (Articulo 316): Aquí se combina lo de las empresas mixtas y propiedad mixta. Bajo una formula bien disimulada el Articulo 316 dice: “El Estado podrá delegar la participación en los sectores estratégicos y servicios públicos a empresas mixtas a las cuales tenga mayoría accionaría” El artículo 313 define cuales son los sectores estratégicos. Son ellos: “telecomunicaciones, recursos no renovables, transporte y refinación de hidrocarburos, la biodiversidad y el patrimonio genético, el espectro radioeléctrico, el agua y los demás que determine la ley” Es decir casi todo “el lomito” de la explotación capitalista

Deuda Externa: La deuda externa se transformó en uno de los más graves problemas económicos de los países semicoloniales. Por años y años las deudas fueron siendo engordadas con perversos mecanismos, entre ellos, el anatocismo (interés sobre interés), deudas ilegales, deudas contraídas por gobiernos genocidas, estatización de deudas privadas, etc. Pero de hecho, las deudas llegaron a impedir que el Estado funcionara y que algunos países como Argentina en 2002, llegara a la situación de default. Por eso en la actualidad Argentina está al borde de un nuevo default. Ya desde hace varios años el FMI plantea la Ley de Responsabilidad Fiscal, medida que ya fue aplicada en Ecuador. En la nueva Constitución, lo que era una ley, ganó rango constitucional con el artículo 290: “se recurrirá al endeudamiento público sólo cuando los ingresos fiscales y los recursos provenientes de cooperación internacional sean suficientes” Y el país seguirá pagando la deuda externa, a pesar de las innúmeras marchas y movilizaciones por el no pago de la deuda externa.

Derecho de los Trabajadores: La actual tendencia de los capitalistas es la de aumentar la explotación de la clase trabajadora, acercándola a índices como los niveles de China. La Unión Europea ya habla de incrementar la jornada laboral. El ex sindicalista Lula, en Brasil, plantea flexibilizar derechos históricos de los trabajadores. En Venezuela, preñado de discurso socialista, Chávez, introduce la figura de las cooperativas “socialistas” y precariza derechos laborales. En Ecuador, el Socialismo del Siglo XXI, habla de fin de la tercerización y los Mandatos 02, 04 y 08 disimuladamente, crean nuevas formas de flexibilización de derechos laborales.

Derecho de Huelga y Criminalización de las Luchas: Uno de los puntos antiobreros de la Constitución del 98, era que se restringía el derecho de huelga. La propuesta de Correa amplia aún más las restricciones al derecho de huelga. En el articulo 326, numeral 15 vemos que “se prohíbe la paralización de los servicios públicos de salud y saneamiento ambiental, educación, justicia, bomberos, seguridad social, energía eléctrica, agua potable y alcantarillado, producción hidrocarburifera, procesamiento, transporte y distribución de combustibles, transportación publica, correos y telecomunicaciones. La ley establecerá límites que aseguren el funcionamiento de dichos servicios”.

Al prohibir la huelga en estos sectores, en realidad y en honor a la verdad, debemos decir: en todos los sectores públicos se restringen las libertades democráticas, y se abre también así el camino para la criminalización de los movimientos sociales.

Jubilaciones: El artículo 367 dice que “el sistema de seguridad social es público y universal, no podrá privatizarse y atenderá las necesidades contingentes de la población” Para los menos informados el hecho de que el sistema sea público, universal y a la vez que no pueda privatizarse es una actitud soberana de la nueva Constitución. La verdad es que desde el desastre que fueron las privatizaciones en Argentina y Chile, existe todo un movimiento por mantener este criterio en el sistema de seguridad. Por ejemplo México, en la actualidad, en su Congreso Nacional, está discutiendo exactamente esta misma formulación.

Transgénicos: El articulo 15 dice “se prohíbe el desarrollo, producción, comercialización, importación, transporte, almacenamiento y uso de….organismos genéticamente modificados perjudiciales para la salud humana o que atenten contra la soberanía alimentaria o los ecosistemas…”. Pero eso es al inicio del texto. Al final es que se le cae la careta. Allá por el articulo 401, cuando uno ya está cansado de leer encuentra esta preciosidad: “Se declara al Ecuador libre de cultivos y semillas transgénicas”. Pero…. “excepcionalmente, y sólo en caso de interés nacional debidamente fundamentado por la Presidencia de la República y aprobado por la Asamblea Nacional, se podrán introducir semillas y cultivos genéticamente modificados”

Los problemas históricos por los que tanto hemos luchado siguen pendientes

Derechos Laborales: El desempleo es una de las peores lacras a la que someten a los trabajadores ecuatorianos. El artículo 326, numeral 1, dice: “El estado impulsará el pleno empleo y la eliminación del subempleo y del desempleo” Podríamos decir que es más una oferta demagógica del Socialismo del Siglo XXI, ya que no dice como lo hará. Para nosotros bastaría agregar al final del numeral 1, la siguiente frase: “ para eso la jornada de trabajo será reducida a 36 horas semanales”

En el mismo articulo 326, ahora en el numeral 12 dice: “los conflictos colectivos de trabajo, en todas sus instancias, serán sometidos a tribunales de conciliación y arbitraje” Esto quiere decir que la libre negociación, la presión sindical, las huelgas, serán reemplazadas por los Tribunales de Conciliación y Arbitraje. Cuando los trabajadores no acepten la “conciliación” y el “arbitraje” estarán desacatando las instituciones del Estado, cometiendo así un delito y abriendo las puertas para la criminalización de la lucha social.

Consulta Previa: Los planes y programas de prospección, explotación y comercialización de recursos no renovables serán realizados después de una “consulta previa”. Caso la población no otorgue consentimiento se aplicará lo que dice el articulo 57 “se procederá conforme la Constitución y la ley”. El artículo 398 tiene una formulación mas clara al decir que la consulta tendrá un carácter consultivo y no deliberativo. En ese mismo articulo dice que: “si del referido proceso de consulta resulta una oposición mayoritaria de la comunidad respectiva, la decisión de ejecutar o no el proyecto será adoptada por resolución debidamente motivada de la instancia administrativa superior correspondiente de acuerdo con la ley” Es decir la población será consultada pero la decisión final la tomarán los organismos del Estado. Entonces nos preguntamos: ¿para qué consultar?

Reforma agraria: Una de las más sentidas reivindicaciones de los trabajadores del campo latino Americano, no tiene cabida en la constitución ecuatoriana. La reforma agraria además de repartir la tierra y combatir al latifundio, significa también una política para diversificar la producción agrícola y garantizar la soberanía alimentaria. Los artículos 281 y 282 que tratan de la soberanía alimentaria hablan de varios aspectos, pero el tema central, el de la reforma agraria pasa desapercibido. Así la reforma agraria no estará contemplada en la Constitución y los latifundistas podrán dormir tranquilos. Y por si acaso a algún latifundista le queda alguna duda de la “buenas intenciones” de esta constitución, basta ver que el articulo 321 reconoce la propiedad privada y prohíbe las confiscaciones.

Defensa incondicional de Petroecuador: Nosotros somos de los que dicen que una de las luchas más lindas de los años 90 en América latina fue la conocida como “Los Encadenados del Oleoducto”. Una dura lucha para preservar Petroecuador en manos de los ecuatorianos. Fueron necesarias otras tantas luchas, persecuciones, despidos y victorias parciales. Ahora con la nueva Constitución, legalmente se quiere destruir la empresa a través de las figuras de las empresas mixtas y propiedades mixtas.

Salud y Enseñanza Públicas: Durante décadas hemos luchado por salud y educación publica, gratuita y de calidad. Todos los Gobiernos anteriores fueron poco a poco destruyendo el Estado de bien estar social y privatizando a estos dos sectores. En la nueva Carta Magna al referirse a educación, en el articulo 352 nos provoca reír cuando dice: “…instituciones, sean publicas o particulares, no tendrán fines de lucro” Así que está decretado que los curitas usureros de la PUCE, Salesiana y San Francisco, ya no quieren obtener ganancias… Pero en la salud también se admite la privatización y quieren hacernos creer que será sin fines de lucro. El articulo 366 dice: “El Estado financiará a las instituciones estatales de salud y podrá apoyar financieramente a las autónomas y privadas siempre que no tengan fines de lucro, que garanticen gratuidad en las prestaciones, cumplan las políticas publicas y aseguren calidad, seguridad y respeto a los derechos…” En verdad la nueva Constitución además de traicionar años de lucha en defensa de la salud y educación publica, gratuita y de calidad, lanza una consigna: ¡Capitalista enriqueceos, pero sean discretos!

Jubilaciones: Hace aproximadamente 5 años hubo una huelga muy singular. Más de una centena de ancianos realizaron una huelga por sus derechos y por un salario digno. El resultado de esa heroica lucha fueron casi 20 viejitos muertos acosados por el Gobierno de Lucio Gutiérrez. Todo que querían era un salario digno, es decir, un salario que les permitiera por lo menos comprar la canasta básica. Los artículos 367 al 374 no tomaron en cuenta esa lucha y sus muertos y los viejitos seguirán con sus salarios de hambre.

GLBT: El más elemental de los derechos humanos, el derecho de disponer de su cuerpo, fue negado en la nueva Constitución. El articulo 67 dice: “el matrimonio es la unión entre hombre y mujer”. La conclusión es que en la Constitución ecuatoriana manda el Opus Dei y toda la derecha reaccionaria y católica del país. Los compañeros GLBT deberán seguir en el closet, mientras los curas pedófilos siguirán realizando sus santas misas.

La Constitución incrementa los rasgos autoritarios y bonapartistas de Correa:

Al leer la propuesta de Constitución aparentemente tenemos la impresión que es más democrática y más participativa. Pero leyéndola con atención y comparándola con las actitudes represivas que han sido tomadas a lo largo del Gobierno de Correa, concluimos que de contenido se incrementan los rasgos autoritarios y bonapartistas del Estado ecuatoriano.

En caso de controversias entre la voluntad del pueblo y del Gobierno…decide el soberano. El articulo 398 que se refiere al tema de consulta previa, determina que en caso de que la población esté en contra quien decidirá son los órganos gubernamentales. El artículo 401 sobre los transgénicos lo decide el Presidente de la Republica. El artículo 407 que trata de la explotación de recursos no renovables en áreas protegidas lo decide la Presidencia de la Republica. ¿y donde está la tan mentada “participación ciudadana” que tanto les gustan a los representantes del llamado Socialismo del Siglo XXI?

Los sectores explotados y oprimidos no contemplados en esa Constitución podrán pelear políticamente por sus derechos. Para eso, deberán construir sus organizaciones políticas que tendrán como objetivo superar esas contradicciones. Hasta aquí va bien. Pero a la hora de construir sus partidos políticos o movimientos políticos independientes verán que es casi imposible. Primero por que el Estado quiere saber el contenido del programa, del estatuto, la bandera, los símbolos y cabrá al Estado aceptar o no el pedido de registro. Después de pasar por ese filtro un movimiento regional tendrá que conseguir las firmas del 1,5% del registro electoral. Y si quiere ser partido es mucho más difícil, para una legítima organización obrera, es casi imposible. Tendrán que organizarse en 50% de las provincias, en 2 de las 3 de mayor población y en cada provincia tendrá que tener la firma de 1,5% del registro electoral. Es decir, la participación política protagónica, como ellos dicen, estará circunscrita a los viejos círculos de poder y de dinero, en los marcos de la política burguesa de siempre.

Al no poder organizar sus partidos políticos le resta a los sectores explotados y oprimidos de la sociedad organizar sus luchas de forma directa, es decir, sin pasar por el parlamento y otras instituciones. Es necesario tomar las calles, cerrar las carreteras, y las demás formas de acción. Si son acciones pequeñas tenemos la experiencia de las crueles represiones como en Dayuma, Limón, Molleturo, Chillanes y, pare de contar. En el caso de que sean grandes movilizaciones se aplicará los artículos 164 al 166 que tratan de los estados de excepción.

“La Presidenta o Presidente de la República podrá decretar el estado de excepción en todo el territorio nacional o en parte de él en caso de agresión, conflicto armado internacional o interno, grave conmoción interna, calamidad publica o desastre natural…” Articulo 164

Durante el estado de excepción el Gobierno podrá disponer de la censura previa en la información de los medios de comunicación social, disponer del empleo de las FFAA y de la Policía Nacional y un largo etc. Los que han participado por ejemplo de las tomas de la Panamericana para poder tumbar a Jamil Mahuad, ya no podrán volver a hacerlo pues el articulo 164 dice que las graves conmociones internas deben ser respondidas con el Estado de excepción.

Con la figura del “estado de excepción”, el gobierno (este o el de turno) podrá intervenir militarmente en las pequeñas y grandes luchas, reprimir violentamente como ya viene haciéndolo (pero ahora con la bendición de la Carta Magna) y denunciar a los explotados y oprimidos como terroristas. Pero díganme ¿estoy exagerando? Pregunten a los compañeros de Dayuma y verán que esa gente humilde fue reprimida bajo la acusación gubernamental de actos terroristas. El acto terrorista fue cerrar el paso de un puente, para llamar la atención hacia sus problemas. Tarquino Cajamarca, dirigente de la lucha en contra la minera estuvo prófugo por varios meses bajo la acusación de terrorismo. Es decir, basta luchar con los métodos de la acción directa y ya eres terrorista.

La criminalización de los movimientos sociales es una nueva modalidad de los gobiernos latino americanos para enfrentar las luchas que se están dando. Esa modalidad unifica a distintos tipos de Gobierno. Desde el semifascista Alvaro Uribe, pasando por Lula, Bachelet, los Kirchener hasta llegar a los socialistas del Siglo XXI como Evo y Chávez.

La incrédula izquierda latinoamericana se siente ofendida cuando metemos en una misma bolsa a los gobiernos de derecha y de izquierda. En verdad esta cada vez más difícil ocultar que la criminalización y la represión unifican a estos gobiernos. El pasado mes de julio, el Gobierno de Evo fue responsable por una represión a trabajadores mineros que resultó en 34 heridos y 2 muertos. En Venezuela las represiones a bala a los petroleros, trabajadores fabriles y siderúrgicos ya se están transformando en una costumbre.

Por último queremos reafirmar que esta “nueva” Constitución es la síntesis de recientes tendencias del capitalismo mundial, bajo sus distintas formas. Más explotación para la clase trabajadora, más apertura para el capital extranjero como dice el articulo 339 (El Estado promoverá las inversiones nacionales y extranjeras) o como son las nuevas modalidades de explotación vía las empresas mixtas y propiedades mixtas y la legalización de criminalización de las luchas sociales.

Por todos esos motivos uno no puede tener ninguna ilusión en esta Constitución. Por eso es que decimos que la Constitución del 98 y la del 2008 conservan sus trazos fundamentales: son antiobreras, antipueblo y antijuventud.

Nuestra palabra de orden es una: “Ninguna confianza en la nueva Constitución. Solo la lucha cambia la vida”.