10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

MEXICO: EL GOBIERNO Y EL NARCOTRAFICO

Corrupción y drogas en el partido que gobierna.

21 de octubre de 2007

@DIN, 17 de octubre de 2007 - Fuertes repercusiones han provocado las declaraciones de Humberto Moreira Valdes, gobernador de Coahuila, en el sentido de que la estructura del narcotráfico y el PAN, partido que gobierna actualmente a México, estarían íntimamente relacionados.

Luego de entregar su segundo informe de gobierno, Humberto Moreira Valdes, gobernador de Coahuila, declaró: “Los panistas tienen miedo a las investigaciones por su parentesco con el narcotráfico y el alto mando tiene compadrazgos con los narcotraficantes”.

Que se investiguen los posibles nexos de políticos del PAN con el narcotráfico, demandó el gobernador de Coahuila, quien advirtió que “los rateros panistas que saquearon el erario público van a tener que pagar”.

El gobernador habló con la prensa y dijo que sólo se defiende de los agravios, “me provocaron y ahora se aguantan”, advirtió. Además, aseguró que será su partido, el PRI, quien dé a conocer la identidad de aquellos que tienen alguna relación con los traficantes de estupefacientes, y se refirió a lo publicado por una revista de circulación nacional en la que se vinculan a panistas con el cártel de Juárez.
Dijo dudar de la campaña que el gobierno federal transmite en televisión: “Estamos combatiendo el crimen”. “¡Cómo lo van a combatir si hasta en los bautizos están metidos con los narcotraficantes!”, agregó el mandatario.

Por su parte el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, se expresó en el sentido de que "el narco se ha infiltrado en partidos" y Moreira acusó además a los senadores panistas Guillermo Anaya y Ernesto Saro de estar involucrados con el crimen organizado.
Inmediatas reacciones de todo el arco político se han manifestado públicamente hoy en torno al narcotráfico y su relación con “el alto mando” de la nación, militantes del PRI, del PAN y del PRD han manifestado su punto de vista.

Javier González Garza, militante del PRD, opinó que sí podrían existir vínculos entre el narcotráfico y la política, dadas las cantidades de dinero que se manejan en los procesos electorales.
Por su parte, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación, exigió a Moreira Valdés, que aporte de inmediato las pruebas de supuestas vinculaciones de lo que llamó el “alto mando” con el narcotráfico.

En el mes de julio de este año, el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Acción Nacional (PAN), Alejandro Vázquez Cuevas, había afirmado que "el narcotráfico invadió altas esferas" del gobierno de Veracruz y campañas electorales.

Recientemente el secretario general de gobierno de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, informó que fue cesado del cargo de subprocurador de Justicia, Juan Carlos Labourdette Gómez, al dar positivo en un examen antidopaje y otros 22 funcionarios, entre ellos, al gobernador Miguel Alemán Velazco.

Asimismo, el líder estatal del blanquiazul afirmó que el rector de la Universidad Veracruzana (UV), Víctor Arredondo Álvarez, también es adicto a la cocaína. Vázquez Cuevas convocó al candidato de la coalición Fidelidad por Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, para que se aplique un examen de orina el cual permita descartarlo como consumidor de drogas.

Sostuvo que tanto en la UV, como en el gobierno del estado y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) existen señales vinculantes de acciones del narcotráfico con estas instituciones.
Las declaraciones del gobernador Humberto Moreira Valdes, en el sentido de que panistas tienen parentesco con el narcotráfico “no fueron imputaciones directas, fueron alusiones a lo que aparece en una revista”, aseguró en tanto el secretario de Gobierno de Coahuila, Homero Ramos Gloria. Entrevistado por el diario Milenio, el funcionario estatal manifestó que el gobierno de Coahuila “no tiene ánimo de convertir esto en un zipizape que le haga daño a las estructuras” de la entidad.
Señaló que con las declaraciones del gobernador no se buscaba el comienzo de una investigación contra los senadores a los que se acusó de narcotraficantes, “sino que se dio en el contexto de un posicionamiento contra el Ejecutivo por la fracción del PAN en el Congreso del estado”.

En los últimos días se han intercambiado acusaciones de narcotráfico entre panistas y priistas, en las que ha estado incluido hasta el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez acuña.
Ramos Gloria invitó a los panistas de su entidad a seguir trabajando y ubicar estas acusaciones como “cuestiones políticas de momentos determinados”.
Respecto de las amenazas que hicieron los senadores panistas Guillermo Anaya y Ernesto Saro de demandar al mandatario coahuilense por haberlos señalado de narcotraficantes y rateros, el funcionario estatal manifestó que esa es decisión de los legisladores, y reiteró su explicación de que Moreira Valdés “sólo hizo una alusión a lo que aparece de manera pública en una revista, recogida por otros medios de comunicación”

A la pregunta de si la Procuraduría General de la República tendrá que investigar lo que dice la prensa, Homero Ramos respondió:“Pues si existe la denuncia que pretenden hacer algunos miembros del PAN, tendrán que investigar también sobre esta situación”.
Un día después de que el gobernador se enfrentó a los panistas y de que responsabilizó incluso al presidente Felipe Calderón de lo que pudiera pasarle, “porque se acabó el silencio”, el secretario de Gobierno intentó bajar los ánimos e invitar a sus opositores a continuar trabajando.