10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

ARGENTINA: MOVILIZACION POR PRESOS POLÍTICOS

Kirchner y la escalada represiva.

8 de octubre de 2007

*La fuerte presión popular consiguió el martes pasado que liberen a dos de ellos a las puertas de un Paro Nacional en la enseñanza.

La actual situación represiva en Argentina recuerda demasiadas veces a lo vivido en la larga noche negra de la dictadura militar. Ahora, como dicen las decenas de colectivos populares que llevan movilizándose desde hace años a favor de los presos políticos, “algunas cosas no han cambiado; los denominados medios de comunicación democráticos celebran cada pantomima represiva institucional como si fueran noticias de la sección sucesos y demonizan las protestas populares equiparándolas a meros actos vandálicos, muy en la línea de tiempos de la brutal dictadura”, nos cuenta Eliana Salís, militante de la Comisión por la Libertad de los Presos Políticos.

El régimen, catalogado en la prensa internacional como de centro-izquierda, opera silenciando y negando la existencia de infinidad de conflictos, en los cuales, y tras abierta represión que siempre acaba con magullados, criminalizados o algún detenido, se limpia la careta internacionalmente inaugurando aquí y allá “Memoriales Lapidarios”. Éstos son pequeños monumentos o placas recordatorias de represaliados del tiempo de la dictadura, que están inundando muchas ciudades de Argentina con la única misión, según estos organismos antirrepresivos, “de sepultar la vocación de Poder Popular de la generación del 70, reduciéndoles a meras víctimas sin historia de lucha”.

Y es que la realidad, tras casi cuatro años de gobierno Kirchner, es que la escalada represiva y la impunidad de sus autores han ido en claro aumento.

La prensa mundial ha informado de tal vez el caso más llamativo, que no el más grave, la desaparición desde hace meses del revolucionario y testigo en casos de cargo Julio López, del que no se conoce dato alguno que pueda permitir tener esperanzar de que esté aún con vida. Los organismos antirrepresivos apuntan como autores a sectores del Ejército y de la guerra sucia, pero sobe el caso se ha tendido un negro velo, tan negro como el que ha sucedido tras los asesinatos de José Ibáñez y Alberto Cuellar en Jujuy, militantes de la Corriente Clasista Combativa. O el más reciente, en abril de este año, del docente Carlos Fuentealba.

El gobierno de Kirchner ha aprobado una Ley Antiterrorista que no tiene nada que envidiar a la española, ésta última ahora subsumida en la legislación general. Igualmente, y junto con el proyecto de Ley, denominado del “Genocidio”, no son otra cosa que la búsqueda de un nuevo marco legal para justificar toda esa enorme escalada represiva, previendo el avance que las luchas populares contra la explotación, la pobreza y la represión están incrementando.

Así, no es de extrañar que a octubre de 2007 existan 5.000 personas procesadas por luchar en diversos ámbitos, desde ocupación de fábricas, a puebladas, a lucha contra narcos locales, a militantes armados.

Algunos de estos casos son más escandalosos, si cabe, que los demás y es en los que nos vamos a detener:

- Fernando Esteche y Raúl Boli Lescano, militantes del Movimiento Revolucionario Quebracho. Detenidos en abril de 2007 por hechos indemostrables, se declararon en huelga de hambre a tumba abierta el 21 de agosto exigiendo su libertad. Tras 42 días de ayuno en la cárcel de Ezeiza, con 19 kilos perdidos cada uno, y con Boli Lescano muy grave, pues tiene 62 años de edad y decenas de años preso en anteriores gobiernos y dictaduras, este martes 2 de octubre han sido puestos en libertad e ingresados para su recuperación en el hospital Argerich. El tema de su detención y huelga de hambre fue silenciado por la prensa. Pero tras darse a conocer; numerosos colectivos habían organizado para este 4 de octubre un Paro Nacional de enseñanza, en repudio al asesinato de Fuentealba y en exigencia de libertad para Esteche y Boli, que consiguió un paro de 10 millones de alumnos. Éstos estaban acusados de acciones de escrache contra el local del partido (se dio fuego al local) de Sobisch, uno de los presidenciales para las elecciones de este mes, y dos cadáveres de militantes políticos revolucionarios encima de la mesa hubieran hundido las campañas de Sobisch y Kirchner.

- Los presos de Corral de Bustos, en la provincia de Córdoba. Se revelaron contra la mafia político-jurídica de la localidad, que se ha hecho multimillonaria supuestamente con el narcotráfico y la prostitución, según denuncian los ahora criminalizados. Tras la pueblada de diciembre de 2006, fueron detenidos, torturados y encarcelados. Tras aplicarles a 19 de ellos prisión preventiva, otros 10 continúan en cárceles de máxima seguridad.

- Los presos de Las Heras. Acusados de la ejecución de un policía en una pueblada en Santa Cruz. Los dueños de esa provincia son las petroleras, y sin embargo el paro es de los más altos de toda Argentina. Tras detener a decenas de personas, 6 militantes obreros han sido acusados de dicha muerte.

- Presos paraguayos. Seis militantes del Partido Patria Libre Paraguay se exiliaron en Argentina buscando refugio huyendo de la brutal represión que estaban sufriendo del gobierno de Duarte Frutos. En lugar de ser acogidos por este gobierno de “centro-izquierda”, fueron encarcelados y van a ser extraditados a Paraguay. Algunos de estos 6 revolucionarios ya habían sido torturados y presos muchos años durante la dictadura militar.

- Carina Germano López. “La Gallega”, presa en la cárcel de Ezeiza, es una prisionera política internacionalista, que ya estuvo en las cárceles brasileñas 4 años y que fue detenida por formar un comando internacionalista de apoyo a las FARC colombianas.

- Luis Villalba. Dirigente barrial del Conurbano de Buenos Aires. Dirigente de los parados, fue preso en julio. Se encuentra actualmente en huelga de hambre indefinida.

- Los del 22 de Agosto. Cuarenta y cinco militantes populares fueron detenidos y presos cuando realizaban un homenaje a los conocidos como Héroes de Trelew en Plaza de Mayo. Para tres de ellos, Ravazzano, Paz y Escobar, se piden condenas de decenas de años.

Terminamos la conversación con Eliana. “Necesitamos que nos den una mano en la denuncia de tanta injusticia. La misma que ustedes sufren allá en Euskal Herria y en el Estado español”.
Por nosotros que no quede, desde luego.

Erlantz Cantabrana
Represaliado político vasco, militante del Socorro Rojo Internacional
5 octubre 2007