24 de mayo de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Economía

MEXICO: DESASTRE EN EL COMBATE A LA POBREZA

Por: Zósimo Camacho.

11 de febrero de 2007

Durante el sexenio de Vicente Fox se integraron seis municipios más a la lista de los más pobres del mundo. En total, 11 demarcaciones -todas con población mayoritariamente indígena- mantienen un índice de desarrollo humano similar al de los pueblos de Burundi, El Congo, Ruanda o Angola, naciones al sur del desierto africano del Sahara. 122 municipios más apenas están por encima de los “valores extremos”, según el Informe sobre Desarrollo Humano de los Pueblos Indígenas de México 2006.

En el estudio, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México (CDI), se revela que Coicoyán de las Flores, del estado de Oaxaca, es la demarcación más pobre del país con un índice de desarrollo humano (IDH) de 0.4455. Es seguido muy de cerca por Santiago del Pinar, de Chiapas, con un IDH de 0.4479, y por Metlatónoc, de la Montaña de Guerrero, con 0.4483.

El oaxaqueño San Martín Peras ocupa el cuarto lugar con un IDH de 0.4688, seguido por Tehuipango (IDH de 0.4745), de Veracruz, y por Santa Lucía Miahuatlán, de Oaxaca, cuyo IDH es de 0.4833. Los chiapanecos Sitalá (0.4853) y Aldama (0.4858) ocupan los lugares séptimo y octavo. Enseguida se encuentra Mixtla de Altamirano (0.4862), de Veracruz. Mitontic (0.4891) y Chalchihuitán (0.4966), chiapanecos, completan los 11 municipios con el grado más bajo en la clasificación sobre el desarrollo humano elaborado por Naciones Unidas.

Se trata de cinco municipios chiapanecos, tres oaxaqueños, dos veracruzanos y uno guerrerense. Sin embargo, existen varias comunidades más que se encuentran en la misma situación aunque por la riqueza de las cabeceras municipales a las que pertenecen, no aparecen entre las más pobres del mundo. Son pueblos enclavados en la Sierra Tarahumara de Chihuahua; en la zona yaqui-mayo, de los límites entre Sinaloa y Sonora, y en las sierras de Puebla y de Querétaro.

Además el estudio expone que 122 municipios se encuentran con un “muy bajo índice de desarrollo humano”, aunque ligeramente superior al de los 11 de “valores extremos”. Las demarcaciones, cuyo IDH oscila entre 0.5000 y 0.5999, también son mayoritariamente indígenas.

Son 13 municipios de la región Costa y Sierra Sur de Oaxaca; 22 de la región de Cuicatlán, Mazateca, Tehuacán y Zongolica, que abarca zonas de Veracruz y Puebla; siete de Los Altos de Chiapas; 12 de la Mixteca de Oaxaca; 13 de la Sierra Norte de Puebla y Totonacapan; 10 de la Montaña de Guerrero; ocho de la región Norte de Chiapas; cuatro de la Selva Lacandona; tres de la Tarahumara y cinco de Valles Centrales de Chihuahua; cinco en la región Mixe de Oaxaca y en la Huasteca de San Luis Potosí, y uno en la Huicot, de Nayarit y Tuxtlas de Veracruz.

El Informe destaca que el 89 por ciento de los municipios de los Altos de Chiapas; 86, de la Montaña de Guerrero; 85, de la Mixe de Oaxaca; 81, de la Selva Lacandona; 75, de la Tarahumara; 67, del Norte de Chiapas; 60, de la Chinanteca; 58, de Cuicatlán, Mazateca, Tehuacán y Zongolica, y 52 por ciento de los de la Costa-Sierra de Oaxaca “tienen niveles de desarrollo humano bajo y muy bajo”.

La tendencia, mayor pobreza

El Informe agrega que la mayoría de los municipios del país no están en vías de superar las condiciones de pobreza en las que se encuentran. De acuerdo con el documento, presentan una tendencia a empeorar en sus condiciones de vida, pues se hallan en un “círculo vicioso”.

“En esta situación se encuentran mil 884 municipios, que son la gran mayoría de las demarcaciones territoriales del país. Estos tenían elevada población rural, con considerables rezagos en educación y salud, y un bajo ingreso económico [...]. En estos municipios es urgente la atención social y la inversión pública y privada, así como la dotación [de] infraestructura en materia de salud, educación, agua, drenaje y carreteras que permitan tener comunicados a los municipios.”

Sin embargo, “ni en el gobierno de Vicente Fox ni en lo que va del presente se ha combatido realmente la pobreza”, considera el diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Miguel Ángel Peña Sánchez.

El integrante de la Comisión de Desarrollo Social señala que durante el sexenio anterior se incrementó en 10 millones el número de pobres extremos del país. De acuerdo con el legislador, actualmente 60 millones de mexicanos viven en situación de pobreza, de los cuales 20 millones se encuentran en la pobreza extrema.

“Y a eso se debe agregar que durante la pasada administración 4 millones y medio de pobres fueron expulsados del país”, dice en alusión a los mexicanos que salieron hacia Estados Unidos en busca de mejorar su calidad de vida.

Para la secretaria de la Comisión de Desarrollo Social y diputada del Partido Acción Nacional, Rubí Laura López Silva, los últimos gobiernos “sí han logrado avances importantes en cuanto a la pobreza se refiere”. La legisladora destaca que “de 2000 a 2004 se redujo en 5 millones el número de las personas que padecen pobreza alimentaria y el índice de pobreza bajó de 24 a 17 por ciento”.

Componentes del IDH

Los principales componentes del IDH son los índices de sobrevivencia infantil, educación y nivel de ingresos. El Informe del PNUD y la CDI señala que “la sobrevivencia infantil es considerada el indicador más sensible del estado de salud de una población”, pues refleja la existencia de servicios médicos y sanitarios y un acceso equitativo a ellos. También está asociado a la nutrición de la población. El estudio señala que más del 31 por ciento de los indígenas de México presentan déficit de talla.

Los dos municipios con menor índice de sobrevivencia infantil se encuentran en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. Se trata de Morelos y Batopilas. Y, por supuesto, en este rubro también destacan los 11 de “valores extremos”.

El componente educativo del IDH se calcula considerando la tasa de alfabetismo de las personas mayores de 15 años y la asistencia escolar de la población de 6 a 18 años. Los municipios con los niveles más bajos en este rubro también son indígenas. En 45 demarcaciones, más de la mitad de la población no sabe leer ni escribir. Los municipios con mayor índice de analfabetismo son los 11 mencionados como los más pobres del país, donde apenas alrededor del 25 por ciento de los adultos pueden redactar y entender textos.

En cuanto a la asistencia a las escuelas de los niños y jóvenes de 6 a 18 años, el mayor rezago se encuentra en el municipio lacandón de Sitalá. Ahí sólo el 35 por ciento de las personas en edad de cursar la educación primaria van a la escuela. En una situación similar se encuentran los pueblos de la Sierra Tarahumara.

Sobre el nivel de ingresos. El estudio explica que “una de las dimensiones que presenta mayor iniquidad a nivel municipal es el indicador del PIB [producto interno bruto] per cápita.” En ese rubro el municipio menos favorecido es el de Santiago El Pinar, de Chiapas, donde el PIB per cápita es de apenas 602 dólares ajustados a la paridad de poder adquisitivo. En contraste, la delegación Benito Juárez, del Distrito Federal, llega a los 28 mil 762 dólares en este mismo indicador.

Además del municipio chiapaneco, los municipios con menor PIB per cápita son los oaxaqueños Santa Ana Yareni, Abejones, Santos Reyes Yucuná, San Lorenzo Texmelucan y Santiago Tlazoyantepec, que oscilan entre los 626 y 739 dólares. La demarcación territorial con mejor nivel de vida es la delegación Benito Juárez (con alrededor de 0.9600 de IDH), del Distrito Federal.

“A pesar de los avances en el combate a la pobreza, aún tenemos índices alarmantes. Se tienen que destinar mayores recursos y fortalecer los programas sociales. Calderón va a estar trabajando en ello junto con las secretarías de Desarrollo Social, Educación, y Salud. Todos los programas de estas dependencias van encaminados a erradicar la pobreza”, considera la diputada panista López Silva.

A este respecto, el legislador Peña Sánchez dice que la miseria en México sólo podrá combatirse “con un programa integral que atienda no sólo los efectos sino también las causas. Como su antecesor, Felipe Calderón sólo aplica paliativos con objetivos clientelares y electoreros. Así son sus programas. En realidad no hay un proyecto encaminado a sacar de la pobreza a los millones de mexicanos que sobreviven en esas condiciones”.