25 de enero de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

NEPAL: NO HAY QUE DESARMAR AL PUEBLO

Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta).

4 de febrero de 2007

¡Un nuevo Nepal solo puede surgir de destruir el Estado reaccionario!¡Depositar las armas del EPL bajo la supervisión de la ONU equivale a desarmar las masas!

El 5 de noviembre, el PCN (Maoísta) ratificó un acuerdo con el Gobierno de Nepal que estipulaba que el EPL [Ejército Popular de Liberación] depositaría las armas en siete acantonamientos designados, mientras que las fuerzas armadas del Gobierno depositarían también un número equivalente de armas. Éstas se colocarían bajo la supervisión de un equipo de observación de la ONU, mientras que el partido Maoísta mantendría las llaves de los casilleros con las armas del EPL. Fue ratificado también por las dos partes que se disolvería al presente Parlamento y se formaría un nuevo Parlamento provisional con una división de los escaños para los Maoístas, para formar un Gobierno provisional con algunas carteras [ministeriales] para los Maoístas, y la elección de una Asamblea Constituyente de aquí al próximo verano, que supuestamente decidirá el destino de la monarquía y el futuro de Nepal. El acuerdo recibió un carácter oficial cuando el Primer Ministro Koirala y el Presidente del PCN (M) el camarada Prachanda firmaron el acuerdo y lo declararon públicamente. El Comité Central del PCI (Maoísta) fue perturbado por este acuerdo celebrado por un partido Maoísta fraternal en Nepal con el Gobierno de la alianza de siete partidos dirigido por el protegido de la India que es Koirala.

El acuerdo de depositar las armas del ejército popular en los acantonamientos designados está lleno de implicaciones peligrosas. Este acto podría traer el desarme de las masas oprimidas de Nepal y una pérdida de las conquistas alcanzadas por el pueblo de Nepal con inmensos sacrificios a lo largo de una década en la guerra popular. La cláusula del acuerdo de depositar un número equivalente de armas por las dos partes funcionará de manera evidente en favor del gobierno dirigido por Koirala dado que este último tendrá la opción de utilizar las enormes existencias de armas siempre a disposición del ejército en cualquier momento, y de reforzar más tarde el ejército reaccionario del gobierno. La decisión tomada por el PCN (Maoísta) entorno a la cuestión de las armas, incluso considerando que sea un paso táctico para alcanzar los objetivos inmediatos de formar una asamblea constituyente, es nociva a los intereses de la revolución.

Todas las experiencias de la revolución mundial han demostrado en varias ocasiones que sin el ejército popular es imposible que el pueblo ejerza el poder. Nada es tan terrible para el imperialismo y los reaccionarios que las masas armadas y por ello aceptan con mucho gusto cualquier acuerdo para desarmarlas. En realidad, desarmar a las masas ha sido el estribillo constante de todas las reaccionarias clases dominantes desde la aparición misma de la sociedad dividida en clases. Las masas desarmadas son presa fácil para las clases reaccionarias y los imperialistas que llegan hasta efectuar masacres, como ha demostrado la historia. El Comité Central del PCI (Maoísta), como parte del proletariado mundial, advierte al PCN (Maoísta) y al pueblo de Nepal del grave peligro inherente en el acuerdo de depositar las armas y les llama a reconsiderar su táctica a la luz de las amargas experiencias históricas.

El acuerdo de los Maoístas de formar parte del gobierno provisional no transformará el carácter reaccionario de la maquinaria estatal al servicio las clases dominantes explotadoras y los imperialistas. El Estado puede ser un instrumento en las manos o de las clases explotadoras o del proletariado pero no puede servir los intereses de ambas clases enfrentadas indisolublemente. Es un principio básico fundamental del Marxismo que ningún cambio radical del sistema social puede lograrse sin la destrucción de la máquina estatal. Las reformas desde arriba no pueden traer ningún cambio cualitativo en el sistema social explotador, aunque la nueva constitución le de la apariencia democrática, y aun cuando los Maoístas se convierten en un componente importante del gobierno. Es una completa ilusión pensar que un nuevo Nepal puede construirse sin destruir el Estado existente.

Otra ilusión que el acuerdo crea se refiere al supuesto papel imparcial o neutro de la ONU. La ONU es realmente un instrumento en las manos de los imperialistas, en particular de los imperialistas Estadounidenses, con el fin de dominar, tiranizar e interferir en los asuntos de los países del tercer mundo, en beneficio de los imperialistas. Usada como un medio para legitimar los actos desvergonzados de opresión y destrucción de los pueblos del Tercer Mundo por los imperialistas. Afganistán e Irak son los ejemplos más recientes del papel directo de la ONU en la legitimación de la agresión y ocupación de estos países por los imperialistas. Es el deber de los revolucionarios de mostrar, oponerse y combatir el papel imperialista de la ONU. Conceder a esta última cualquier papel en la gestión de las armas, la supervisión de las elecciones y el proceso de paz en Nepal, significa solamente llamar a la intervención imperialista, en particular del imperialismo Estadounidense.

Otro factor inquietante es la ilusión alimentada por los Maoístas de Nepal con respecto al papel de los expansionistas indios. Las clases dominantes indias son la mayor amenaza al pueblo del conjunto del subcontinente y es el deber del pueblo de los distintos países de Asia del Sur combatir de manera unida el expansionismo indio. El Estado indio, con el apoyo del imperialismo Estadounidense, continuamente ha interferido en los asuntos internos de Nepal; apoyó la monarquía animando al mismo tiempo a sus secuaces entre las fuerzas parlamentarias en nombre de la teoría de los dos pilares [teoría india que defiende a la vez la monarquía constitucional y el multipartidismo]; aprobó y amplió todas las formas de ayudas al Ejército Real de Nepal en su ofensiva militar contra los Maoístas; mantiene acuerdos secretos con Congreso Nepalés dirigido por Koirala así como con otros partidos reaccionarios; y está terciando para desarmar el EPL y las masas de Nepal y a aislar a los a Maoístas. Su objetivo es apoderarse de las riquezas naturales de Nepal, especialmente su enorme potencial hidroeléctrico y hacer de Nepal un refugio seguro para los imperialistas y los capitalistas compradores indios. Los frecuentes elogios del camarada Prachanda sobre el papel de la India con relación al acuerdo entre los Maoístas y la alianza de los siete partidos en Nepal crea ilusiones entre las masas con respecto a la India, en vez de prepararlas para combatir a los expansionistas indios interesados en tener a Nepal bajo su mano en lo sucesivo.

Aún es más sorprendente la aseveración del PCN (Maoísta) de que su "táctica" actual en Nepal sería un ejemplo para otros partidos Maoístas en el Sur de Asia. El camarada Prachanda también ha llamado a otros partidos Maoístas a reconsiderar sus estrategias revolucionarias y a practicar la democracia multipartidista en nombre de la democracia del siglo XXI. Nuestro Comité Central afirma de manera cristalina al PCN (M) y al pueblo en general que no puede haber democracia auténtica en ningún país sin la conquista del poder de Estado por el proletariado y que la llamada democracia multipartidista no puede traer ningún cambio esencial en la vida del pueblo. Llama a los partidos Maoístas y al pueblo del Sur de Asia a persistir en la vía de la guerra popular prolongada tal como mostrada por el camarada Mao. Pedimos también de nuevo al PCN (Maoísta) reconsiderar sus tácticas actuales las cuales están cambiando en realidad la dirección estratégica de la revolución en Nepal, y a retirarse del acuerdo con el Gobierno de Nepal sobre al depósito de las armas del EPL dado que eso dejaría al pueblo indefensa ante los ataques de los reaccionarios.

Azad,

Portavoz del Comité Central,

Partido Comunista de la India (Maoísta)