23 de abril de 2017

INICIO > EUROPA > Italia

Misericordia franciscana para proteger curas perversos

EL DIARIO INTERNACIONAL.

2 de marzo de 2017

El papa Francisco, acaba de hacer público un mensaje a favor de los curas violadores de niños y niñas. Les ha prometido: pueden seguir violando menores de edad, pero no se preocupen, no serán sancionados por ninguna ley penal. La iglesia no tiene poder de hacerlo. La iglesia los protegerá, seguirán siendo parte de ella sin ejercer ministerio sacerdotal…”. Están advertidos: la única sanción será vivir en “una vida de penitencia y oración” y la prohibición de ejercer públicamente.
El giro del papa Francisco, que no hace mucho dijo “tolerancia cero con los violadores”, hace ver que el nuevo derrotero de este papa, es presentar a los curas, no como violadores y criminales, sino como pobres víctimas que hay que salvar. Por ello, Infovaticana, el vocero del papa, acaba de señalar (28 de febrero 2017), que “Retirarle a un sacerdote su ministerio sacerdotal es un castigo enorme y forzarle a que su vida sea solo penitencia y oración es lo propio de una confesión”.

(Diario Clarin). Nicole Winfield, la vaticanista de la agencia norteamericana Associated Press, dio una primicia que impactó por el desconcierto que causa: el Papa Francisco, que reiteradamente promete “tolerancia cero” con los curas que abusan sexualmente de menores, redujo “discretamente”, o sea sin hacerlo público, las sanciones a “un puñado” de clérigos pedófilos. Su decisión cayó mal entre las víctimas y los asesores pontificios, señala AP.
El castigo apartaba al cura culpable del sacerdocio, pero la reducción de la pena establecida por el Papa en nombre de la misericordia, los condenó a “una vida de penitencia y oración y a la prohibición de ejercer públicamente su ministerio”, sacerdotal, que lograron mantener.
La sanción más blanda es la misma que le fue aplicada al considerado más devastador abusador sexual en la Iglesia contemporánea, el líder carismático de los Legionarios de Cristo, padre Marcial Maciel, debido “a su edad y problemas de salud”. Maciel era un seguro candidato a los altares hasta que por iniciativa del entonces cardenal Joseph Ratzinger, principal colaborador de San Juan Pablo II, fue descabezado por sus andanzas como pedófilo durante más de treinta años y padre de dos hijos. Pero también Maciel evitó la reducción al estado laical.

En declaraciones a AP, Greg Burke, portavoz de la Santa Sede, aseguró que el concepto de la misericordia de Francisco se aplica “incluso a los culpables de crímenes atroces”. Confirmó, asimismo, que los sacerdotes que son considerados culpables de haber cometido abusos son suspendidos del ejercicio público del sacerdocio, pero no necesariamente reducidos al estado laical.

“El Santo Padre comprende que para muchos sobrevivientes y víctimas es difícil encontrar una señal de misericordia, pero él sabe que el mensaje de misericordia del Evangelio es en última instancia una poderosa fuente de sanación y de gracia”, sostuvo el portavoz de la Santa Sede.
Es la misma Infovaticana, que se encarga de hacer conocer que en la iglesia católica, todo está arreglado para proteger y ocultar a los curas perversos y violadores de niños: Según el actual “código de derechos canónico”, “el clérigo que cometa un delito contra el sexto mandamiento, cuando este delito haya sido cometido con violencia o amenazas, o públicamente o con un menor que no haya cumplido dieciséis años de edad, “debe ser castigado con penas justas, sin excluir la expulsión del estado clerical cuando el caso lo requiera”.
Para el papa los curas violadores “padecen una enfermedad”
El argumento del papa (enfermedad) es solo un pretexto para proteger a los curas perversos. Quizás el mismo papa es un cura perverso. No hay que olvidar, que Francisco fue un pro dictadura militar en Argentina, y en la época de los militares, todo era secreto. La prensa estaba bajo control militar, y solo eran las iglesias las que podían hacer reuniones públicas.
Clarin. El Papa dijo hace poco que los curas abusadores sexuales de niños y menores padecen “una enfermedad”, argumento que, señala la AP, “usan los abogados defensores como favor mitigante para las sentencias canónicas”.
Francisco pasó por alto la recomendación de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que tiene a su cargo los casos de abusos sexuales y pedofilia en la Iglesia, que habia sentenciado la reducción al estado laical de los curas pederastas castigados.
Marie Collins, la irlandesa víctima de abusos sexuales en su país por parte de un clérigo, expresó a la agencia noticiosa norteamericana su consternación ante la decisión del Papa de reducir las sanciones.
Collins fue nombrada por el pontífice argentino como miembro de la comisión asesora del Papa en la protección de los menores, que preside el cardenal norteamericano Sean Patrick O’Mailley, arzobispo de Boston.
La señora Collins comentó la afirmación del Papa de que la pedofilia era “una enfermedad”: dijo que los abusadores “no están tan enfermos como para no tener conciencia de sus actos”. Señaló a la vaticanista Winfield que “los que abusan han tomado la decisión consciente de hacerlo”. “Incluso los pederastas, según dicen los especialistas, son responsables de sus acciones. Pueden resistir sus tendencias”.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)