16 de marzo de 2018

INICIO > MEDIO ORIENTE > Otros paises

RUSIA: LOS CRÍMENES DE GUERRA EN SIRIA

Por: Rachid El Younoussi.

30 de enero de 2016

Lo que se ve desde la pantalla de la cabina de un avión militar ruso a miles de metros de la tierra, como un punto negro pequeño virtual, al estilo de un videojuego pero en este caso lanzan bombas. En la realidad no virtual, es una destrucción masiva de escuelas, mercados y barrios llenos de civiles, lo que se ve desde el aire como un humo subiendo no es nada más que una mezcla de runas con carne y sangre humana.

Así ha sido el escenario en Siria desde que el régimen de al Assad militarizó la revolución hace 5 años y por fin parece que alguno se ha dado cuenta que probablemente se han cometido crímenes de guerra causando la muerte de miles de civiles, masacrados intencionalmente. Amnistía Internacional, el 22 de diciembre acusó a Rusia de utilizar municiones de racimo y bombas no guiadas en zonas civiles de Siria, en los ataques que dice haber matado a cientos de personas en los últimos meses.

Amnistía acusa a Rusia de crímenes de guerra. El informe de la organización de derechos humanos dijo que ha habido un aumento en la utilización de las municiones de racimo caído en las zonas seleccionadas por las fuerzas rusas. Las municiones de racimo son por naturaleza indiscriminadas y con frecuencia dejan bombas sin explotar en el suelo. Estas pueden mutilar y matar a civiles mucho después del cese de los bombardeos. El informe se centra en seis ataques en Homs, Idlib y provincias de Alepo entre septiembre y noviembre, en el que se dice que mataron al menos a 200 civiles y califica de "vergonzoso fracaso" de Rusia de reconocer las matanzas de civiles.

"Algunos ataques aéreos rusos parecen tener a los civiles como objetivo de ataques directos o bienes de carácter civil golpeando zonas residenciales sin objetivo militar evidente e incluso instalaciones médicas, lo que resulta en muertes y lesiones de civiles", ha dicho Philip Luther, director del programa de Amnistía en Oriente Medio y África del Norte. "Estos ataques pueden constituir crímenes de guerra", añadió.

Rusia, que entró en la guerra de Siria a finales de septiembre, niega totalmente la acusación. El portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov declaro que los militares rusos en Siria operan en consonancia con el derecho internacional: "Rusia está llevando a cabo su operación en estricta conformidad con los principios y normas del derecho internacional, incluidas las secciones del derecho internacional que regulan el uso y las prohibiciones sobre el uso de uno u otro tipo de armas".

Rusia justifica que sus ataques aéreos que están dirigidos al Estado Islámico (Isis) y otros "terroristas", sin embargo, observadores de derecho humanos y los rebeldes sirios dicen que la mayoría de los ataques se han centrado en el centro y el norte de Siria, donde Isis no tiene una fuerte presencia. Además, el gobierno ruso está en Siria ayudando abiertamente al ejército oficial sirio desde hace más de 4 años, por lo que funcionarios rusos de todo tipo, desde el presidente Vladimir Putin, podrían ser procesados por complicidad en crímenes de guerra, según expertos en derecho internacional.

Más de 2.000 barriles explosivos del régimen de Assad han caído sobre la población civil desde julio, los activistas, los analistas y los grupos de seguimiento dicen que los aviones de guerra rusos simplemente han reforzado las operaciones existentes por parte del régimen, que hasta la fecha han matado a civiles .

Entre enero y julio de este año, las fuerzas gubernamentales mataron a 7.894 civiles, según la Red Siria para los Derechos Humanos (un grupo crítico de Assad), en comparación con 1.131 muertos por ISIS y 734 por los grupos armados de la oposición. Hay pruebas de que el régimen ha utilizado armas químicas contra la población civil y ha empleado torturas sistemáticas para matar a miles de civiles bajo su custodia. Algunos testigos, oficiales desertados del ejército sirio, filtraron cientos de fotos y videos horribles tomadas en los centros de detención del régimen. Todas estas acciones podrían servir de base para futuras acciones judiciales contra los militares del Assad y altos funcionarios sirios, por cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Mucho antes del informe de Amnistía, expertos en juicios por crímenes de guerra indicaron que al apoyar un ejército que está detrás de estos crímenes, Rusia se ha abierto a la acusación de "complicidad" en crímenes de guerra. "Los rusos están caminando en una situación en la que podría incurrir en responsabilidad penal", dijo Stephen Rapp, ex jefe del Tribunal Internacional para Rwanda y el Tribunal Especial para Sierra Leona. Rapp añadió: "si Rusia ayudó a la fuerza aérea de Siria a cometer crímenes de guerra, como lanzar barriles explosivos a la población civil, se puede encontrar allá mismo como responsable, y la responsabilidad penal puede llegar hasta la parte superior, entre ellos el presidente Putin."

Los expertos citan el ejemplo de Taylor, que fue condenado a 50 años en una prisión británica, acusado entre otras cosas, de "complicidad" con el Frente Revolucionario Unido, que masacró a civiles. En contra también existen algunos ejemplos: el tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Momčilo Perišić, el ex general serbio que era el jefe del ejército yugoslavo, fue condenado inicialmente de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, sin embargo la condena fue anulada en 2013 debido a una corte de apelaciones que encontró que no había "dirigido específicamente" la comisión de crímenes de guerra y, por tanto, no fue directamente responsable penalmente.

Así, la ayuda de Rusia a Siria para ser utilizada en los crímenes de guerra, un fiscal tendría que demostrar que los funcionarios rusos eran conscientes de las atrocidades de Assad y que la asistencia al régimen de cometer las atrocidades fue sustancial. Cherif Bassiouni, el ex Presidente de la Comisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas encargado de investigar violaciones del derecho internacional humanitario en la antigua Yugoslavia, dijo que el gobierno sirio parece estar violando una larga lista de acuerdos sobre las leyes de la guerra, entre ellos de la Convención de Ginebra artículo 3 y Protocolo 2, en lo que respecta al tratamiento de los civiles y no combatientes.

"Las Altas Partes Contratantes, recordando que los principios humanitarios consagrados en el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 constituyen la base del respeto a la persona humana en caso de conflicto armado que no sea de índole internacional, recordando además que los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos ofrecen una protección básica a la persona humana".

Bajo la doctrina de la "responsabilidad de mando", que se estableció por primera vez en las Convenciones de La Haya de 1899 y 1907 y que fueron aplicados después de la Primera Guerra Mundial, los altos funcionarios pueden ser procesados por no detener los crímenes de guerra y otras atrocidades que estaban al tanto de ella, con esa convención la comunidad internacional ha podido perseguir el general japonés Tomoyuki Yamashita en 1945 por delitos cometidos por sus tropas en Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial.

Todo apunta que en Siria han muerto cientos de miles de civiles, la pregunta no es si se han cometido crímenes de guerra, sino determinar los responsables y presentarlos a la justicia, algo que es la responsabilidad internacional. Mientras tanto la comunidad internacional fue incapaz de condenar el régimen del Assad por sus crímenes de guerra, gracias al veto de Rusia, pues puede ser que nos separa años de luz para ver a responsables del nivel de Putin detrás de las rejas del corte penal internacional.

En la historia tenemos ejemplos que nos dan esperanza como el caso de Ruanda, Yugoslavia y Sierra Leona. Algún día habrá un ajuste de cuentas, y puede ser que solo sea una cuestión de tiempo para ver la justicia cayendo encima de los responsables de los crímenes de guerra en Siria.

Por otra parte, la misma historia nos hace ver otros responsables de crímenes de guerra que están libres y sin ninguna investigación abierta como el caso de la invasión de Irak y los crímenes cometidos entre 2003 y 2007. George Bush, Toni Blair, José Maria Aznar y el ex primer ministro Iraquí Nour al Maliki, con altos funcionarios, han participado en atrocidades y han causado la muerte de cientos de miles civiles en la guerra injusta de Irak, además de apoyar una milicia sectaria chiita "escuadrones de muerte", responsables de la tortura y aniquilación de miles de personas sunís además de quemar pueblos y obligar a los civiles a dejar sus hogares.

La comunidad internacional en este caso prefiere cerrar los ojos y pasar de largo, lo que da los argumentos a los grupos llamados terroristas a deslegitimar las instituciones internacionales y pedir venganza como medio de justicia. Algunos lo ven tan claro que si no hay justicia internacional no habrá paz.

Sobre el autor… Rachid El Younoussi es un periodista marroquí, nacido en 1973 y residente en Catalunya desde 2001. Su experiencia en medios alternativos y locales, y sus conocimientos especializados en filosofía e historia le permitieron obtener un extenso bagaje sobre los temas que afectan al Oriente Medio y a la cultura árabe en general. En su día a día, Rachid El Younoussi participa de manera frecuente en eventos de activismo social, junto a entidades como “Terrassa Respon”. A nivel profesional, ha colaborado en distintas publicaciones como La Torre del Palau o El Diari del Vallès, y actualmente ejerce de director de este nuevo medio, InfoTalQual, que pretende ser un altavoz de expresión de todos los colectivos y que sirva para comprender un poco más la realidad que nos rodea. En el próximo número, el segundo capítulo de esta sección tratará de analizar las manos ocultas detrás de la organización-Estado y los motivos de su éxito en el siglo XXI.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)