9 de diciembre de 2018

INICIO > MEDIO ORIENTE > Iran

IRAN: "PODEMOS RESPONDER LA AGRESIÓN USA EN CUALQUIER PUNTO DEL MUNDO”

Preparando la defensa a la agresión yanqui

17 de febrero de 2012

Teherán tiene potencial para realizar ataques en respuesta a las fuerzas estadounidenses situadas en cualquier punto del mundo si EE. UU. ataca a Irán, declaró el embajador de la República Islámica, Mahmud Reza Sajadi durante una conferencia de prensa en Moscú.

"Los estadounidenses saben bien qué país es Irán, conocen nuestro potencial. Irán tiene muy buen acceso para asestar golpes de respuesta a EE. UU. en cualquier punto del mundo", apuntó. Asimismo señaló que "la cuestión de un ataque de EE. UU. contra Irán lleva discutiéndose durante varios años" y destacó que "hasta se han anunciado fechas concretas".
Las declaraciones del embajador iraní llegan en un momento en el que la presión internacional sobre la República Islámica por su programa nuclear va creciendo cada día. La situación se agrava por las amenazas de un ataque por parte de Israel y EE. UU., que señalan que recurrirán a la fuerza si Teherán no cancela su programa nuclear.

IRÁN: OTRA INVASIÓN EN MARCHA
Por: Frida Modak (*).

James Clapper, Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos entregó un informe sobre las presuntas intenciones de Irán, el que puede considerarse como la primera manifestación clara de convertir a ese país en un segundo Irak.

El funcionario afirmó ante el Comité de Inteligencia del Senado que Irán percibe las amenazas de Estados Unidos y sus aliados y que desde el fallido complot iraní para asesinar al embajador saudita en Washington, en los estratos superiores de Irán hay una disposición a autorizar ataques contra el país del norte.

Agregó que el plan “muestra que algunos funcionarios iraníes-probablemente incluyendo al Líder Supremo Alí Khamenei-han modificado sus cálculos y están ahora más dispuestos a dirigir un ataque en Estados Unidos en respuesta a acciones reales o percibidas que amenazan al régimen”.

Clapper dijo también que “las estimaciones indican señales de una potencial funesta dirección en las relaciones hostiles entre los dos países, en momentos en que hay indicios de que hay una campaña subterránea para frustrar la declarada ambición de Irán de desarrollar armas nucleares”.

El informe es más largo pero lo que hemos señalado es suficiente para establecer un paralelo con lo que sucedió en el caso de la invasión estadounidense a Irak, que no contó con la autorización de las Naciones Unidas, como seguramente no contará una acción del mismo tipo en el caso iraní.

Se pueden establecer además otras similitudes. El gobierno estadounidense sostuvo hasta la saciedad que Irak tenía armas químicas y rechazó los informes de los organismos de Naciones Unidas que señalaban lo contrario.

Ahora Washington no tiene tampoco ninguna prueba de que Irán haya logrado producir armas atómicas, ni siquiera de que lo esté intentando. Pero el informe del Director de Inteligencia estadounidense también abarca otras situaciones.

Señaló que la declarada muerte de Osama Bin Laden “ha destruido el corazón de al-Qaeda” y que si se puede mantener la presión sobre esa organización hay una mejor oportunidad de que la descentralización “la conduzca a la fragmentación”.

Aunque Clapper estima que podrían dar golpes pequeños para demostrar la relevancia de la jihad y señala al grupo de Yemen como el que podría originar complots contra Estados Unidos, aunque los haya erosionado la muerte del clérigo de origen estadounidense en una acción de la CIA.

Estos puntos del informe, que no son todos, indican que estamos frente a una reedición de todo lo ocurrido en la invasión a Irak.

Acusaciones de posesión de armas químicas en ese caso, suposiciones sobre la fabricación de armas nucleares en lo relativo a Irán. Pero hay otra coincidencia más importante, que es la electoral

De Bush a Obama

La invasión a Irak fue la consecuencia del colapso de las Torres Gemelas de Nueva York, del avión que se estrelló contra el edificio del Pentágono y de otro avión que supuestamente cayó debido a la acción de sus pasajeros, si bien hay versiones de que lo derribaron efectivos militares estadounidenses.

Fue un episodio sangriento que costó cientos de vida y del que se responsabilizó a Al Qaeda, que a partir de ahí se convirtió en una organización todopoderosa a nivel mundial, cuyo cerebro era Osama Bin Laden.

Este hecho ocurrido el 11 de septiembre de 2001, sobre el cual abundan hasta hoy las dudas y especulaciones acerca de lo que realmente sucedió, determinó que Estados Unidos decidiera que había que actuar en Oriente Medio y en otros países, como Afganistán, donde se encontraban los jefes y miembros de esta organización.

Lo primero fue la caída del régimen de los talibanes en Afganistán, culpables, entre otras cosas, de no permitir la construcción en su territorio de un oleoducto que le provocaría problemas con su principal vecino entonces, la Unión Soviética.
También a raíz de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos centró la atención en Irak, país al que se le atribuyeron varias cosas, desde contar con armas químicas hasta una acción desestabilizadora en la región, el financiamiento a terroristas y ser una amenaza para la seguridad estadounidense.

Eso determinó la invasión, las empresas del país del norte se quedaron con el petróleo iraquí y la población sufrió problemas y carencias de toda índole que aún distan mucho de poder solucionarse.

La mayoría de las tropas estadunidenses ya se han ido y fueron reemplazadas por mercenarios de empresas de “seguridad” , los llamados contratistas.

La gran coincidencia con los hechos actuales consiste en que la invasión de Irak se produjo en marzo de 2003 y el 1º de mayo Bush dijo que habían ganado. Al año siguiente él ganó las elecciones presidenciales y fue reelecto.

¿Estrategia electoral?

Nos encontramos ahora con que Estados Unidos está inmerso en las elecciones presidenciales que se realizarán en el mes de noviembre próximo y en las que Barak Obama espera ser reelegido para un segundo período.

Y, casualmente, se agudiza un conflicto que tiene muchas semejanzas con lo que acabamos de recordar en el período de Bush.

Hace unos días las encuestas mostraban a Obama empatado con dos precandidatos republicanos, Mitt Romney y Ron Paul. Esos sondeos indicaban también que Obama le ganaba en ese momento a Romney sólo por un punto.

Es evidente que el mandatario necesita dar un golpe de efecto. Y el que salió en su ayuda fue el vicepresidente Joe Biden que hace unos días recordó, en reunión con parlamentarios demócratas, lo sucedido en relación a Bin Laden.

Se trataba de decidir si se aprobaba el operativo para capturar a Bin Laden en territorio paquistaní. Estaban presentes parlamentarios y jefes militares, a los que Obama les dijo que tenía que tomar una decisión y les pidió su opinión.

Todos se pronunciaron y cuando le llegó el turno Biden relató que él le había dicho que había allí muchos economistas, pero que le debían una respuesta directa y había manifestado: “Sr. Presidente, mi sugerencia es no ir.Tenemos que hacer dos cosas más para ver si él está ahí”.

Obama, siempre en versión del vicepresidente, se levantó y mientras dejaba la habitación dijo “les daré mi decisión”. Al día siguiente dio la orden de “ir”, relató Biden, elogiando el “espinazo” del mandatario.

Esta nota, publicada por The New York Times y reproducida por The Washigton Post, tiene un comentario en el último párrafo en el que se señala que la intención de Biden relatar el episodio tendría como objetivo presentar a Obama como un líder fuerte.
Y la pregunta está de cajón: esta escalada respecto a Irán, además del interés estratégico que ese país tiene para Estados Unidos ¿busca apuntalar la reelección de Obama? Porque no se le ha pedido su opinión a los que pagarán las consecuencias.

(*). Frida Modak, periodista, fue Secretaria de Prensa del Presidente Salvador Allende.

http://alainet.org/active/52655

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)