24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

PERU: LA CUESTION MILITAR II

Por Cathy García.

9 de marzo de 2009

De los 74 presidentes que tuvo el Perú, incluido el segundo gobierno de García Pérez y el autogolpe de Montesinos-Fujimori, el 70% fueron de las FFAA. Todos menos un presidente fueron de las filas del Ejercito. Durante este periodo, más intenso aun durante el control y/o la influencia del Pentágono sobre las FFAA y policiales, los conceptos de nación, sociedad, economía y política son opuestos a las justas aspiraciones de progreso y justicia del pueblo peruano. Luego de su derrota ante las fuerzas armadas chilenas en el siglo XIX, la prioridad de las FFAA dejan de ser la protección de las fronteras del país para convertirse en aliado y defensor de la oligarquía, el latifundio y los intereses trasnacionales. Su tarea principal se convirtió en reprimir al pueblo que venia organizándose a principios del siglo XX por el empuje ideológico y trabajo de bases del Amauta José Carlos Mariategui fundador de la CGTP y el Partido Comunista del Perú-PCP (bajo el nombre de partido Socialista). Por entonces también actuaba en la escena nacional el APRA, partido de ideología ecléctica y reaccionaria que de los 30’s a los 60’s era combatido por las FFAA y la oligarquía como “delincuentes terroristas” (impidiéndole llegar al poder hasta el 85) e irónicamente hoy persiguen a sus opositores políticos acusándolos de “terroristas”.

Luego de la guerra del pacifico, la estructura e ideología de las FFAA fueron diseñada por el imperio francés con una formación similar a sus colonias de África. En 1925, Leguia nombro a un francés como jefe supremo de las FFAA. La influencia y el control de EEUU sobre las FFAA coincide con la aparición de las grandes trasnacionales mineras como la Cerro de Pasco Cooper Corp. en el centro del país donde las FFAA estrene su rol de guachimán de la trasnacional reprimiendo a sangre y fuego al pueblo desarmado. Desde esos tiempos EEUU empezó a reclutar y formar cuadros especializados con la perspectiva de asumir el poder como los tristemente celebres Montesinos y Morales Bermúdez. La Marina, en los 20’s fue entregada por Leguia a una misión yanqui para que lo organice. Desde entonces los cargos claves en la Marina fueron ocupados por marinos norteamericanos y desde esa fecha hasta el presente la Marina esta infiltrada a los más altos niveles (inteligencia, inspector general y el estado mayor). Muchos marinos fueron a EEUU a entrenarse en técnicas modernas de tortura y contrainsurgencia que lo usaron con eficiencia contra el pueblo en campo y ciudad. Ni en el gobierno de Velasco la dependencia de las FFAA a EEUU cesa, al contrario la asistencia militar continuo por la inevitable revolución armada que presentían venir el 80. Por medio de tratados internacionales (TIAR, MAP AID) las FFAA quedaron legalmente atadas a la dependencia de EEUU no solo en ideología o doctrina pro-imperialista sino la de ejercer el papel de juez y parte de la vida política del país convergiéndose así en la columna vertebral del podrido Estado. La doctrina castrense es la misma de antes: “la función de la FFAA es defender la Constitución –la fujimontecinista- la soberanía, la integridad nacional, y participar en el desarrollo nacional”.

Para proteger el status quo, las FFAA y policiales mantienen una política genocida sobre la población desarrollada dentro de la concepción yanqui de la guerra de baja intensidad. Cometieron horrendos crímenes a plena luz del dia en las ciudades como en Lima (la de Barrios Altos, San Gabriel, La Perla, La Cantuta, el Frontón, etc.) que son prueba irrefutable de su carácter genocida, si esto paso en las ciudades imaginarse como estas hordas fascistas arrasaron, violaron y quemaron las comunidades campesinas. Y hoy como ayer con ayuda de las ONGs del imperio (como la llamada CVR) tienen la concha de achacárselos al Partido Comunista. Los hechos demuestran que las FFAA implementaron una política contrarrevolucionaria genocida que empapo en sangre a la población civil desarmada y que el gobierno aprista y las FFAA (liderados hoy por residuos fujimontecinistas) minimizan sus crímenes tras admitir “que hubo algunos excesos” que nunca castigaron y protestan ahora que un reducido numero de sus secuaces estén detenidos.

La evidencia es la Directiva No.-01 CCFFAA-JICS (secreto) divulgado por el General Robles: “Basados en los destacamentos de inteligencia, nuestras acciones son altamente ofensivos y agresivos, sin olvidar que el mejor subversivo es el subversivo muerto; por lo tanto no se capturaran prisioneros”. En respuesta el gobierno trata de tapar el rabo con el cuento que era un “documento de trabajo”. Esta conducta nos debe recordar al “analista” Martín Rivas que luego que tirara el dedo contra su jefe Fujimori en una entrevista filmada por el periodista Jara renegó de este argumentando que era solo un “documento de trabajo” o la reciente declaración del general Donayre Gotzch al periódico chileno El Mercurio que su bostezo anti-chileno con olor a gasolina era simplemente una broma.

Las FFAA y policiales tienen la moral por los suelos. Muchos de sus mandos en su desesperación piden al gobierno que los privatice como la reciente declaración publica del arriba mencionado general payaso ® Donayre ofreciendo en venta los puestos militares contrasubversivos y fronterizos a trasnacionales yanquis y chilenas respectivamente. En contraposición, Obando de la PUCP esta por el status quo afirmando que la guerra contrasubversiva no es neoliberal sino keynesiana que no sigue las leyes de la oferta y la demanda sino la intervención del estado. Esto prueba que las FFAA tienen una ideología ultrareaccionaria (sea neoliberal o estatista) que viene de la guerra fría para servir como perro guardián de los intereses imperialistas, de la gran burguesía y los terratenientes. Ahora están cómodos en el carro neoliberal de “inversión pero con coima” impulsada por García Pérez colaborando activamente en el saqueo de las riquezas mineras y energéticas. Mientras que las tropas en los cuarteles son vejadas por oficiales corruptos y genocidas, no tienen uniforme, pertrechos, esta situación les empuja que estos sean reclutados por el narcotráfico, y en las zonas cocaleras son humillados por el personal yanqui de DEA y la CIA cuyas propinas no alcanzan para una buena comida.

La corrupción campea en la oficialidad. Muchos de ellos recurren al hampa dirigiendo pandillas o traficando con la gasolina que les asigna el Estado o robando el miserable rancho de las tropas a quienes matan de hambre. Muchos de la Marina además de genocidas son chuponeadores vendiendo al mejor postor el material que colectan y hay algunos que monitorean el Internet con fines de soplonaje. El mismo Giampietri tiene una empresa de chuponeo que es manejado por testaferros. En las zonas del interior donde operan las trasnacionales, miembros de las FFAA trabajan en sus horas libres como paramilitares que reprimen a los trabajadores y la población que protesta contra la contaminación ambiental. Las deserciones se multiplican entre los soldados que son victimas de la prepotencia y humillaciones cotidianas, obligados incluso a saquear la pobreza de las masas para alimentarse. La cobardía se acrecienta y la indisciplina se difunde, en las zonas cocaleras los soldados desobedecen a sus oficiales porque son testigos de las coimas que reciben estos del narcotráfico, las amenazas de muerte y el enfrentamiento armados entre ellos son pan de cada dia. Los militares están metidos a fondo con el narcotráfico y son ellos los que facilitan las operaciones dentro y fuera del país recibiendo comisiones de las grandes firmas del narcotráfico nacional e internacional. Proveen seguridad al despegue y aterrizaje a las avionetas colombianas y mejicanas.

Así las FFAA y policiales marchan a su descomposición por su carácter de clase y el terrorismo contra el pueblo que practican. Si las FFAA es del pueblo como escriben en sus manuales, porque mata a su pueblo? Porque la policía es carne de canon de los cachacos? Porque construyeron cientos de fosas comunes que recién se están descubriendo, porque son expertos en torturas, violaciones, saqueos, incendios, como ese Comandante EP Hurtado Robles en el cuartel de Castropampa que violaba campesinas con fierros para que delaten a jóvenes del Partido Comunista. En Mamara, provincia de Grau (Apurimac), por ejemplo, violaron a todas las niñas del colegio y a campesinas jóvenes, matando a 10 colegialas. Las desapariciones, correrías, asesinatos, la gran mayoría de estos crímenes quedan hasta la fecha impune porque esa CVR nunca quiso verlos. Los gobiernos y las ONGs del imperio hacen el simulacro de resolver el carácter genocida de las FFAA con exámenes sicológicos y cursos de DDHH que estos oficiales lo toman como una broma. Y que es de la permanente “reorganización” de la policía que esta corrupta hasta el tuétano y que la flamante ministra (también corrupta) Mercedes Cabanillas acaba de anunciar. Todo lo que pueden hacer esta sinvergüenza es administrar la corrupción. La corrupción en la policía es estructural, como dijo el mismo general ® Adolfo Cuba y Escobedo: “Mas no se puede pedir...salvo, caramba, que surja una ley donde a esta gente se le degrade. Y si hay otra mas, que los fusilen.”

La solución a estos problemas pasa por la democratización de las FFAA dándole el derecho a los soldados y policías el derecho a organizarse para luchar por sus reivindicaciones. Solo así serán atendidos los sobrevivientes, los huérfanos de ambos lados, los heridos, las viudas y madres que quedaron abandonadas.

En conclusión, las FFAA y policiales como institución son reaccionarias, genocidas, corruptas, y negadoras de las propias héroes por ellos invocados. El ejercito reaccionario es deshonra de Bolognesi y honra de Martín Rivas. La negra y siniestra Marina es deshonra de su patrono Grau y honra del comandante Camión, y la Aviación deshonra de Quiñónez.

La tarea de hoy dia es unir a los peruanos levantando como bandera la defensa de la nación y en esta tarea no se excluye a nadie, ni a sectores progresistas de la gran burguesía (que puede haber) y de las mismas FFAA y policiales (como el ex capitán Carlos por ejemplo). Esta tarea nos demanda la historia del Perú en la perspectiva de una lucha antiimperialista o una eventual agresión militar de Chile. Debemos sacar lección de la guerra con España en el siglo XVIII y la guerra con Chile del siglo XIX, porque pese a la sangre vertida por héroes y pueblo en defensa de nuestra patria, el territorio nacional fue cercenado y la patria mancillada. Unir al pueblo contra el imperialismo y la dictadura genocida vendepatria de García Pérez.

Material de libre difusión.