18 de mayo de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

EJÉRCITO DE ISRAEL MASACRA EN GAZA

(SERPAL y PL).

28 de diciembre de 2008

Aviones F-16 israelíes lanzaron este sábado decenas de misiles contra instalaciones de Hamás en Gaza, territorio palestino convertido en campo de refugiados donde se alojan un millón y medio de personas. El ataque, definido por el gobierno de Tel Aviv como "selectivo", es el más devastador desde la primera Intifada Palestina de finales de 1987, y destruyó viviendas, edificios administrativos e infraestructuras.

Los primeros informes del ministerio de Salud de Hamás hablan de 155 muertos y más de 200 heridos. La corresponsal de la agencia Europa Press Eva González indica que fuentes de Al Fatah estiman que la cifra de muertos puede llegar a 500 y más de un millar de heridos.

Según el encargado de Al Fatah para América Latina Mohamed Odeh, el Ejército israelí habría empleado al menos 60 aviones de combate F-16 y tanques para atacar simultáneamente un centenar de puntos distintos de la Franja de Gaza, además de Jan Yunis y el Paso de Rafá.

Casi todos los cuarteles de la policía fueron alcanzados, incluso las viviendas donde se alojan familias. Fuentes palestinas confirmaron que entre las víctimas se encuentra el jefe de la Policía Tawfiq Haber.

En la Franja de Gaza viven más de un millón y medio de palestinos. Es un territorio que pertenecía a Egipto, y fue ocupado por Israel hace 40 años, hasta que pasó a formar parte del territorio controlado por la Autoridad Nacional Palestina.

Escenas terribles se han vivido en torno a los restos calcinados de los edificios, donde los desesperados palestinos sobrevivientes trataban de encontrar los restos de sus familiares. "No hay palabras, es un horror", decía un azorado corresponsal británico, mientras lloraba al contemplar la angustia y escuchar los gritos de heridos y familiares.

"Es vergonzoso que Israel hable de ’blancos selectivos`, cuando aquí los edificios están pegados y absolutamente poblados", afirmaba un cooperante español. Recordaba que Hamas es la fuerza política a la que los palestinos votaron mayoritariamente cuando se hicieron elecciones democráticas supervisadas por organismos internacionales y países europeos. Su impresión es que el ejército israelí recurre nuevamente al terror para tratar de aplastar toda resistencia de los palestinos, una resistencia que el vergonzoso y criminal bloqueo que mantienen los ocupantes no logró doblegar.

El Consejo de Seguridad de la ONU fue convocado de urgencia para consultas sobre la situación creada por los nuevos ataques de la aviación de Israel contra zonas civiles en el territorio palestino.

Un portavoz oficial dijo que los 15 miembros de ese órgano iniciarán consultas a las 22:00 con miras a celebrar una reunión ordinaria para debatir este nuevo caso de uso excesivo de fuerza por parte de Tel Aviv contra los territorios palestinos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy alarma por la violencia y derramamiento de sangre en la Franja de Gaza y condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de Israel.

En su pronunciamiento, Ban reconoce "las preocupaciones de seguridad de Israel por el lanzamiento de cohetes desde Gaza", pero subraya una vez más la obligación de Tel Aviv de respetar la ley internacional humanitaria y de derechos humanos.

El comunicado anuncia que el secretario general de las Naciones Unidas se encuentra en contacto con líderes regionales y de otras partes del mundo, incluidos los integrantes del Cuarteto del Medio Oriente, para frenar esta ola de violencia.

El presidente de la Asamblea General de la ONU Miguel d’Escoto calificó el bombardeo como una agresión sin sentido de un poderoso Estado contra un territorio que ocupa ilegalmente. "Ha llegado el momento de adoptar acciones firmes si la ONU no quiere ser acusada con razón de complicidad por omisión", reclamó.

Los golpes aéreos israelíes violan "severa y masivamente la ley humanitaria internacional, tal como está definido en la Convención de Ginebra, tanto en cuanto a su obligación como potencia ocupante y como requiere las leyes de la guerra", señaló.

Entre las violaciones señaladas por el presidente de la Asamblea General está el castigo colectivo, ya que "los 1,5 millones de personas que viven en la congestionada Franja de Gaza son castigadas por las acciones de unos pocos militantes".

El fin de la tregua

El pasado 19 de diciembre concluyó la tregua pactada en el verano, durante la cual los palestinos confiaban en que se aliviarían las condiciones del cerco impuesto por el ejército de Israel a los cientos de miles de refugiados. Pero lejos de ello, las condicioines de vida se fueron deteriorando ante la falta de combustible para los equipos electrógenos y el bloqueo de entrada de alimentos y medicamentos, que solo se interrumpía de tanto en tanto, manteniendo en una angustiosa incertidumbre a los ciudadanos palestinos. Hubo numerosos casos fatales por falta de atención médica necesaria, incluso de mujeres en situación de parto y que necesitaban asistencia especial y que no fueron autorizadas a cruzar los puestos de control - "Chek points" - controlados por las tropas de Israel. La indignación y la frustración de los palestinos fue en aumento todos estos meses de tregua. Reclamaban la intervención internacional, pero solo debieron contentarse con comunicados y frases retóricas de las cancillerías. Horas después de finalizada la tregua, los sectores más radicalizados reiniciaron los disparos de cohetes artesanales Kassam, que en definitiva no causaron bajas en las aldeas fronterizas israelíes y sí la muerte de dos niños palestinos. Se trata de proyectiles menores, que al ser disparados desde lanzaderas artesanales, a veces construídas con simples maderas cruzadas, tienen una trayectoria imprevisible. Sin embargo, el gobierno de Israel se encargó de propagandizar ampliamente estos ataques y lanzar amenazas de "fuertes represalias", preparando el ambiente para la masacre.

Tienen a su favor a gran parte de los medios de comunicación internacionales, que suelen basar sus titulares en los textos de las notas oficiales de Tel Aviv. De allí que siempre los disparos contra Israel son "ataques terroristas" y los asesinatos de palestinos, el derribo de sus viviendas, y la ocupación de sus territorios, son "medidas preventivas".

"Lágrimas de cocodrilo"

En Europa, algunos gobiernos "lamentaron la escalada de violencia" y exhortaron a cesar los ataques. El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Hassan Qashqavi, condenó el bombardeo israelí sobre diversos puntos de la Franja de Gaza, afirmando que "contraviene directamente los Derechos Humanos internacionales". Jordania y otros países del área, anunciaron la convocatoria de una reunión urgente de la Liga Arabe. Irán pidió al secretario de las Naciones Unidas la inmediata convocatoria del Consejo de Seguridad para que condene la agresión y masacre provocada por el gobierno de Israel. Es muy posible, que como siempre ocurre, todo quede que unas cuantas frases de ocasión, "lágrimas de cocodrilo" y una inoperancia absoluta. Y en el caso de que se consiguiera alguna condena, ocurriría como en todas las anteriores, que el gobierno de Estados Unidos, suministrador de material bélico y apoyo a las autoridades de Tel Aviv, vetaría en solitario la disposición que se aprobara. Esa es la macabra y triste realidad del pueblo palestino, condenado a soportar la ocupación militar de sus tierras, humillaciones permanentes a su pueblo, bombardeos, destrucción, muerte y terror.

Organizaciones civiles israelíes han convocado para las próximas horas una manifestación de rechazo por el ataque de su ejército sobre Gaza. Los convocantes invitaron a la Plataforma de Mujeres Artistas del estado español que realizan un viaje con actuaciones y talleres por la paz en Oriente Próximo, para que trasladen el concierto previsto en la capital israelí al lugar de la concentración, que será frente al auditorio de Tel Aviv. La Plataforma envió un total de 186 personas que realizan un viaje de una semana para reivindicar la liberación de las palestinas presas en cárceles de Israel y por la Paz en la región.

Por su parte el gobierno egipcio, abrió su frontera con Gaza para permitir el paso de los heridos necesitados de atención médica, ya que los hospitales de Gaza, desabastecidos y carentes en algunos casos de energía, están colapsados y no pueden cumplir su tarea asistencial.

El parlamentario Mustafa Barghouti acusó al gobierno hebreo de cometer un crimen de lesa humanidad e ignorar todos los llamados internacionales, incluido el que hizo el pasado jueves el gobierno egipcio a la canciller Tzipi Livni, durante una visita a El Cairo. Afirmó además que "no es sólo un ataque contra Hamas, sino contra todo el pueblo palestino", y subrayó que la postura firme a nivel mundial puede ayudar a detener una beligerancia de mayor envergadura, y garantizar respeto a los derechos de los palestinos.

Esta nueva masacre fue perpetrada por el gobierno de Israel con la complicidad de la hipócrita posición de los gobiernos europeos y de gran parte de la comunidad internacional, que olvidan la violencia cotidiana que significa para los palestinos la ocupación de sus territorios, los ultrajes y humillaciones en su propia tierra por las tropas isaelíes, y el eterno desconocimiento que desde hace años ha hecho Tel Aviv de las disposiciones de las Naciones Unidas. No solamente los "halcones" israelíes son los responsables de estas nuevas muertes, del dolor y el sufrimiento de cientos de miles de palestinos. También lo son quienes por acción u omisión facilitan el ejercicio de todo tipo de violencia contra el pueblo palestino, toleran la injusticia de la situación y contribuyen a mantener encendido el fuego de la guerra en la región.

La irracional lógica de la guerra

Los recientes bombardeos están conmocionando al mundo entero por la cantidad de víctimas y por las consecuencias que puede tener una escalada bélica en un mundo que se encuentra al borde de un desastre nuclear, alertó vocero del humanismo en Argentina Guillermo Sullings.

Recordó que el crecimiento del terrorismo en los últimos tiempos ha sido en buena parte una consecuencia y una respuesta, violenta e irracional también, en el marco de una escalada de atropellos por parte de las potencias bélicas hacia naciones más débiles.

En ese contexto, pretender diferenciar la violencia de los ejércitos formales, que oprimen y masacran pueblos enteros, de la violencia terrorista que siembra muerte y espanto, como si la primera fuera legal y admisible, y la segunda ilegal y reprochable, forma parte de la gran hipocresía de la política internacional, afirma Sullings.