18 de mayo de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

PERU: MAESTROS CONTRA EL REVISIONISMO Y EL ELECTORERISMO

Por: Sute de las bases.

2 de septiembre de 2008

Retomar los principios de fundación del SUTEP

DESLINDE CON LAS TESIS OPORTUNISTAS DE “REORIENTACIÓN”,
“DEFENSA DE LA PRODUCCIÓN NACIONAL “Y “DEMOCRATIZACIÓN DE LA SOCIEDAD”

El presente trabajo de análisis y síntesis, hoy con mayor detalle, de las tesis contrabandistas al interior de nuestra institución conarista, sólo pretende contribuir reiteradamente y machaconamente en el esclarecimiento de nuestras concepciones, desvistiendo al oportunismo revisionista de toda su fraseología revolucionaria, desbrozando el camino para un mejor trabajo a favor de nuestra clase y la forja de de una organización poderosa en perspectiva de una Sociedad Superior. El uso insistente sobre todo de “reorientación” nos obliga. Y, La honestidad y el servicio al pueblo de todo corazón nos dan el valor suficiente para rectificarnos.

“Reorientación”:

Semánticamente reorientación significa “orientar de nuevo una cosa”, “llevarla por otro rumbo”. Es lo que hace la camarilla de patria roja que hegemoniza el CEN del SUTEP, visiblemente a partir de 1979, interrumpir el desarrollo de la línea de clase al interior del magisterio; reorientar el SUTEP, traicionar sus principios de fundación y llevarla por el rumbo del “cretinismo parlamentario”; se aleja de las bases, las dispersa, utiliza sus necesidades, sentimientos e intereses y las maneja con la trampa de lo “orgánico”, aprovechando sus negociados con el empleador para el control ilícito del SUTEP, el CAFAE y la DERRAMA MAGISTERIAL. El poder relativo de la camarilla de patria roja que maneja el CEN del SUTEP está en su servilismo a la burguesía, sus negociados y su derechización ideológica y política, pero, a la vez también es su debilidad, porque los maestros ya nos dimos cuenta y muy pronto los echaremos de la seudo representación sindical que fungen.

Es lo que hace también la camarilla del fresut encabezado por Esquivel, Garro y Cía. Estos sin ningún pudor desde el principio y arteramente, aprovechando el entusiasmo de las bases por recuperar el SUTEP, contrabandean la tesis de “reorientación” con el cuento de retomar; cuando retomar significa reanudar algo que se ha interrumpido. En nuestro caso retomar los principios de fundación del SUTEP traicionados por la camarilla patriarrojista enquistada en el Cen del Sutep.

“Reorientación” en ese sentido, es una tesis oportunista-revisionista, Ideológicamente y políticamente. No está por gusto entonces encabezando el nombre de nuestro Comité de Reconstitución. Es importante volver a leer, estudiar y analizar detenidamente los documentos primigenios del CONARE: Cuando se funda el CONARE, se le dota de objetivos concretos como: RETOMAR LOS PRINCIPIOS DE FUNDACIÓN DEL SUTEP, RECUPERAR EL SUTEP PARA LAS BASES Y LIGAR TODAS LAS LUCHAS SUTEPISTAS EN LA FORJA Y DESARROLLO DE UNA SOCIEDAD SUPERIOR, APLICANDO POR CIERTO UNA EDUCACIÓN TRANSFORMADORA. Es la síntesis de los acuerdos del I Congreso del 2003 de Huancayo. Que alguien lo demuestre que no es así; que alguien diga que no está de acuerdo con estas tesis porque son contrarias a la ideología del proletariado. Y que lo pruebe.

Sin embargo, tal como se muestra la conducta de la camarilla Esquivel, Garro y compañía, han dejado de lado los objetivos y superando a la camarilla de patria roja que se demoró 7 años para construir su negro camino y “reorientarse”, de 1972 fecha de fundación del SUTEP a 1979 donde se muestran tal como son, oportunistas, cien x ciento electoreros; los nuevos oportunistas, la camarilla del Conare, en sólo 5 años han construido su historia negra de “reorientación”, veamos:

1.- Si ningún tipo de discusión ideológica y política o por lo menos una fundamentación ideológica y política, imponen la tesis oportunista-revisionista de “reorientación” como uno de los nombres agitativos del Comité Directivo Nacional, junto al de “reconstitución”: “Comité Nacional de Reorientación y Reconstitución Clasista del Sutep desde las Bases hasta el Cen”.

2.- Se comienza a propagandizar en los documentos, muy sutilmente, las tesis electoreras y oportunistas de “defensa de la producción nacional” y “democratización de la sociedad”.

3.- Pretendieron imponer en una reunión del Comité de Dirección del CONARE, que los Secretarios Generales Regionales participen el las elecciones burguesas del 2005; está como ejemplo la experiencia participativa fallida de Iber Maraví al congreso en dichas elecciones burguesas, donde toda la camarilla estuvo volcada, haciendo polladas, vendiendo bonos, etc. Para financiar esta “perrada”. Al principio estuvo también Huaynalaya, la presión de las bases lo sacó de lista.

4.- Está la traición de la huelga de junio del 2007. Donde “vertebraron” su alianza oportunista con la camarilla de patria roja que traicionan las huelgas del magisterio desde 1979.

5.- Otras actitudes de menor grado, pero que conllevan la misma finalidad: “converger” ahora “vertebrar” las luchas magisteriales y populares hacia el “cretinismo parlamentario”.

6.- Finalmente al ser desenmascarados y expulsados, como buenos oportunistas y en caro favor a sus familiares patriarrojistas y la reacción, consuman su traición llevando a cabo contra viento y marea un espurio III Congreso Ordinario, formando una seudo dirigencia, paralelizando el CONARE, buscando adeptos en las bases con engaños, pretendiendo dividirnos. Oportunismo que también será
aplastado en las bases. En el Conare no hubo escisión, sino expulsión de oportunistas y traidores.
La tan mentada “reorientación” pretende pues llevarnos por los cauces por donde navega la oportunista izquierda electorera desde 1979. Esa es su “reorientación”. Ahí están las pruebas. Que no nos sigan tomando como niños de pecho diciendo que “reorientación es retomar los principios de su reconstitución de la década del 70” o cínicamente mientan diciendo que “No se puede reconstituir sin reorientar ideológica y políticamente al Sutep”. ¿A quién le van a reorientar ideológicamente y políticamente? ¡A patria roja! ¡A las masas magisteriales! Simple embrollo oportunista que les pinta de cuerpo entero su oportunismo.

Que “no se puede reconstituir sin reorientar” ¡Claro! Para ellos, que confunden adrede el significado de reconstituir y están desviando los principios clasistas, porque si retoman los principios clasistas, no va a ver desviación y van a tener que traicionar también su propio oportunismo revisionismo y, vamos a tener la paradoja: Revisionista que traiciona su propio oportunismo.
También dicen que “Centrar en reconstituir" y centrar en lo orgánico,"barrer" la reorientación es "barrer" la línea de clase, su principio neto, la lucha de clases y el carácter de Frente Único del sindicato”. Tesis absolutamente falsa en todos sus extremos, buen intento de confusión, es lo contrario, barrer reorientación es barrer desviación y retomar y fortalecer la línea de clase, porque reconstituir, incluso, semánticamente significa “fortalecer, devolver al organismo sus condiciones normales”. Es revisionismo también pensar, sólo por que habla de organismo, se centra sólo en lo orgánico, absurdo y patético. Reconstitución clasista del SUTEP centra su accionar fundamentalmente en lo ideológico y político, es la base; lo orgánico es consecuencia de lo ideológico. Se trata pues de recuperar el SUTEP para las bases, retomando los principios de su fundación, proceso intenso de lucha y campaña ideológica y política de clase, proceso también que ha de permitir recuperar y organizar a los maestros en torno al SUTEP, abandonados a su suerte por la camarilla patriarrojista.

Barrer reorientación es barrer desviación y, es uno de los golpes más duros al revisionismo oportunista en su negro sueño de llevarnos por los cauces del izquierdismo electorero, ellos son libres de hacerlo, cada oportunista es libre de hundirse en el charco que se ajuste a sus intereses. Nosotros nos seguiremos fundiendo con nuestras bases magisteriales y nuestro pueblo en su maravilloso calor revolucionario en perspectiva de una Sociedad Superior. Este III CONGRESO ORDINARIO CONARISTA, tiene que dotarnos de la línea política correcta, empezando desde el nombre que debe quedar: COMITÉ NACIONAL DE RECONSTITUCIÓN CLASISTA DEL SUTEP DESDE LAS BASES HASTA EL CEN (CONARE). Esquivel Garro y Cía. No podrán impedirlo.

“Defensa de la producción nacional”:

Tesis cien por ciento oportunista electorera, que pone a un lado las necesidades y los intereses históricos del proletariado nacional e internacional. Pues, buscar cómo comprometer al proletariado y los trabajadores en su conjunto en la defensa del supuesto “capital nacional y su producción” contra el “gran capital monopólico internacional”, solo es una de las formas de prolongar la agonía del imperio y la explotación de nuestros recursos.

¿Qué se pretende en el fondo? Los “defensores” no son claros, pero, según la esencia de la tesis, se estaría proponiendo la lucha por la "independencia" del “capitalismo burocrático” nacional y la liberación de la subyugación de sus dos burguesías siempre en pugna de quien sirve mejor al imperio: la “burocrática” o la “compradora”, facción ésta que en estos momentos goza de las simpatías del imperio. También se estaría proponiendo alianzas y acuerdos del proletariado con sus patrones capitalistas, supuestamente para defenderse de la voracidad del gran capital y del imperio monopolizador. En buen romance significa, someterse voluntariamente a la explotación capitalista.

Estos oportunistas, para librarse de este desenmascaramiento, repiten que sólo se refieren a la “pequeña producción” más conocidos como “micro y pequeños productores”. Un simple razonamiento, nos lleva a la conclusión de que, estos “pequeños productores” no tienen repercusión nacional, sólo tienen influencia zonal, a lo sumo regional. Entonces mienten estos oportunistas, creen que seguimos siendo ingenuos e inocentes, para que nos engañen con facilidad.

Resulta que estos individuos dicen que son marxistas, pero Marx señala con toda claridad que el sol en nuestro caso, es la acumulación originaria del capitalismo, por tanto, los “pequeños productores” a los cuales ponen como escudo para defenderse y pretender esconder su oportunismo, son las células básicas del desarrollo del capitalismo. (Estudiar el I Tomo de El Capital de Marx).

Dicen que son leninistas, pero Lenin desarrolla la tesis de Marx al comprobar en carne propia el papel que juegan estos “pequeños productores”, textualmente dice:

“Después de la primera revolución socialista del proletariado, después del derrocamiento de la burguesía en un país, el proletariado del mismo sigue siendo durante mucho tiempo más débil que la burguesía, debido simplemente a las inmensas relaciones internacionales de ésta y en virtud de la restauración, del renacimiento espontáneo y continuo del capitalismo y de la burguesía por los pequeños productores”.
(“Contra el dogmatismo y el sectarismo en el movimiento obrero”, p. 25). _El subrayado es nuestro_

Sin embargo, su genialidad, le ha permitido utilizar la más mínima contradicción burguesa, “apoyar a la burguesía contra el zarismo” “utilizar el parlamento en momentos precisos”, lo que el mismo señala: “Toda la historia del bolchevismo, antes y después de la Revolución de Octubre, está llena de casos de maniobras, de acuerdos y de compromisos con otros partidos, incluidos los partidos burgueses” (Ítem), pero, sigue diciendo Lenin, “Saberlo aplicar en los momentos más importantes”. Sobre todo, decimos nosotros, para ganar a esas masas a la revolución. En la actualidad esos momentos importantes es cualquier momento para el oportunismo, que se visten de izquierda electorera crónica desde 1979 y, para los ex – guerreros populares, desde 1993, cuando se trata de defender sus sucios pellejos enrejados, que se olvidaron de lo que decían antes: “dar la vida” y, ante un momento adverso, lo primero que hacen es lloriquear y suplicar “reconciliación nacional” y, para convencer de su arrepentimiento levantan las tesis burguesas “defensa de la producción nacional” y “democratización de la sociedad” para luego también mostrar lo que en esencia son: Inmensamente oportunistas y cretinos parlamentarios.

En la actualidad, ¿dónde los “pequeños productores” forman organismos de lucha contra la burguesía y el imperio? No hay en ninguna parte; por el contrario se organizan para desarrollar su capitalismo y aspiran llegar a ser burgueses, ¿será posible una alianza con ellos? ¡Claro que no! La experiencia del gran Lenin es aleccionadora. “La defensa de la producción nacional” no da ni puede dar a la lucha del proletariado ninguna perspectiva de continuidad ni estratégica ni táctica para sacudirse de la explotación capitalista. (Leer también Punto de vista anti-imperialista de Mariátegui).

Lenin, en el mismo libro p. 27, informa la traición de los “pequeños productores”, entre otras cosas dice: “En el mismo momento de la Revolución de Octubre (…) propusimos a los “socialistas-revolucionarios de izquierda” (*), (Y poco después lo realizamos) un bloque político formal, con la participación en el gobierno, bloque que ellos rompieron después de la paz de Brest, llegando en julio de 1918 a la insurrección armada y más tarde a la lucha armada contra nosotros”

(*) “socialistas revolucionarios de izquierda”: Organización de los campesinos y los pequeños productores en Rusia.
” El mismo Lenin lo advirtió, dice José Stalin en su discurso en el Pleno del Comité de Moscú y de la Comisión de Control de Moscú, del P.C. (b) de la URSS, el 19 de octubre de 1928: “La fuerza del capitalismo reside, en la fuerza de la pequeña producción. Porque, desgraciadamente, queda todavía en el mundo mucha, muchísima pequeña producción, y la pequeña producción engendra capitalismo y burguesía constantemente, cada día, cada hora, espontáneamente y en masa" (v. t. XXV, p.173).

No hay necesidad entonces de levantar tesis oportunistas para convencer, ni tampoco “converger” o “vertebrar” compromisos para al final traicionar las luchas e intereses de las masas, sino combatirlas y utilizarlas para cristalizar objetivos a favor de la revolución y la organización de las masas; no como sucedió con la convergencia de la camarilla del conare y la camarilla de patria roja que se aliaron para traicionar la huelga de junio del 2007. Y, dejar a las masas magisteriales a su suerte con el descuento criminal de más de la mitad de su magro salario, recuperado por puchos por gestión personal de los propios maestros. O la “vertebración” de IU, ahora “Asamblea de los pueblos” de esa misma gente oportunista que vertebran electorerismo.

“Defensa de la producción nacional” busca pues entonces la alianza de capitalistas y obreros, políticamente significa “colaboración de clase”. Y la contradicción que plantea esta política, esta en ¿Qué pasa después de que los obreros aliados con sus patrones contra el gran capital, logran impedir la quiebra de una empresa y "salvan" su fuente de trabajo? ¿La segunda etapa de la lucha sería contra su propio patrón con quien estuvieron aliados anteriormente? Como se ve, procesos absurdos e innecesarios. Nosotros creemos y estamos convencidos, que la lucha del proletariado no pasa hoy por la alianza con los sectores de la Burguesía "progresista" o con una de sus facciones “burocrática” o “compradora” para enfrentar al imperialismo. La lucha es hoy por convencer al proletariado, que la única vía para su emancipación definitiva es la lucha unida de todos los explotados para derrocar comenzando por sus lacayos burgueses nacionales y liquidar al imperialismo.

En ningún caso los trabajadores, para salvar las fuentes de trabajo, DEBEMOS HACER ALIANZAS con nuestros "pobres" patrones nacionales, como si la burguesía hubiera renunciado a la resistencia y estuviese dispuesta a someterse a la mayoría de los trabajadores. Cada obrero consciente que no haya roto con su clase comprenderá en seguida que sería una estupidez llamar a defender la producción capitalista, sea nacional o pequeña porque sabe en carne propia de la sobreexplotación del que es víctima. Precisamente la guerra interna vivida en el Perú es lo que más ha abierto los ojos a los obreros y trabajadores; ha mostrado a sus ojos cuán monstruosas pueden ser las alianzas de los pequeños productores con la burguesía y los gobiernos de turno para defender el sistema capitalista, inclusive caen en descaradas especulaciones y el afán de lucro durante la guerra.

En consecuencia, la tesis de “defensa de la producción nacional” es una de la tesis más oportunista y electorera levantada por el revisionismo y, que debe ser combatida y barrida con todo el rigor y la firmeza que la ideología del proletariado exige.

“Democratización de la sociedad”

El oportunismo se ha atrevido a decir que “Si se oponen a la interpretación de la situación política actual, es su problema. La lucha por la democratización es la lucha por la recuperación de las conquistas, libertades y derechos fundamentales conculcados. Es la lucha contra la criminalización de las protestas populares, la militarización de la represión y la aplicación del derecho del enemigo. Es luchar contra la mayor reaccionarización del viejo Estado reaccionario. ¿No quieren eso? Servicio gratuito al enemigo con palabrería hueca. Solo les falta quitar el lema”.

Esta explicación de lo que significa la “democratización de la sociedad” es la más ridícula que se puede escuchar o leer, decir que es “la interpretación de la situación política nacional” no tiene ni pies ni cabeza, es como decir que una ramita es un bosque. “La democratización de la sociedad”, apenas o casi nada tiene que ver con la situación política nacional, porque, y, esto es lo más exacto, es un concepto que aborda la acción de democratizar, y democratizar significa hacer demócratas a las personas; en el caso de una sociedad de clases, hacer demócratas a las clases dominantes. Quiere decir que estos oportunistas Esquivel, Garro y Cia nos están diciendo que hay que hacer demócratas a los burgueses para que respeten los derechos fundamentales de los trabajadores, no criminalicen las protestas y no sean reaccionarios. Y, con más oportunismo intelectual por no decir estupidez, nos preguntan “¿No quieren eso?”, luego nos sentencian tramposamente, “servicio gratuito al enemigo”.

Este razonamiento oportunista de esta camarilla no es producto del azar, un desliz o traición de un grupúsculo aislado, sino es fruto de toda una época histórica cuando brotó, emergió y se desarrolla la ideología del proletariado y prende en las masas y les da perspectiva revolucionaria en lucha por su liberación de la esclavitud salarial, combate al sistema capitalista opresor y la forja de una Sociedad Superior; entonces la burguesía se infiltra en las masas para desviarlas de estos objetivos históricos y es cuando surge el oportunismo revisionista: Este es el marco ideológico y político de la tesis “por la democratización de la sociedad”; en otros términos “primero reformas” o lo que antes decían “humanizar el capitalismo salvaje”, simples maquillajes al sistema capitalista para esconder su verdadera cara genocida explotadora.

En combate al “reformismo mediocre”, Mariátegui es contundente y firme:

“La burguesía no se rendirá nunca a las elocuentes razones morales de los educadores y de los pensadores de la democracia. Una igualdad que no existe en el plano de la economía y de la política no puede tampoco existir en el plano de la cultura. Se trata de una nivelación lógica dentro de una democracia pura, pero absurda dentro de una democracia burguesa. Y estamos enterados de que la democracia pura, es, en nuestros tiempos, una abstracción. Práctica y concretamente, no es posible hablar sino de la democracia burguesa o capitalista”. (TEMAS DE EDUCACIÓN-p. 54)

Lo demás, como por ejemplo, la lucha por la recuperación de las conquistas, libertades y derechos fundamentales conculcados; contra la criminalización de las protestas populares, por la derogatoria de leyes, aumento de salarios, contra la liquidación de nuestra estabilidad laboral, etc. Son banderas reivindicativas perentorias e inmediatas de las masas oprimidas para ir creciendo, desarrollando, fortaleciendo y vigorizando nuestras organizaciones y su vanguardia en función de la conquista de nuestros objetivos históricos y la Sociedad Superior, no pasa por democratizar la explotación que en esencia significa la “democratización de la sociedad” en esta misma sociedad.

Limpiar el SUTEP y el CONARE de estos oportunistas y sus tesis de reorientación y desviación, son vital para el avance y desarrollo de nuestra clase y es garantía de triunfo. Con ello la unidad también se desarrolla y potencia porque son estos oportunistas precisamente que propician la escisión en las organizaciones populares, porque conviene a los intereses de la burguesía y su sistema capitalista.

En consecuencia, la expulsión de la camarilla Esquivel Garro y cia y, por cuestión de principios, está bien dada, antes de que escindan el movimiento magisterial conarista. Desenmascararlos y combatirlos en las bases es fundamental, para que no sigan haciendo más daño. No hacerlo es caer en el eclecticismo y complicidad con la camarilla oportunista.

¡SOLIDARIDAD CON TODOS LOS PERSEGUIDOS POLITICOS Y EN ESPECIAL CON EL PRESIDENTE DEL CONARE!

! VIVA EL SUTE CONARE EJEMPLO DE LUCHA ¡

!ABAJO LOS TRAIDORES¡

IMPULSAR EL CONGRESO PEDAGÓGICO DE FINES DE NOVIEMBRE.

IMPULSAR CON FIRMEZA IDEOLÓGICA Y POLÍTICA EL III CONGRESO ORDINARIO DEL CONARE PARA FINES DE ENERO.

¡IMPULSAR LA HUELGA GENERAL INDEFINIDA!

SETIEMBRE 2008.

SUTE DE LAS BASES