10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

EL APACHE GERÓNIMO (1829-1909)

(Mapahumano de Pueblos, Etnias y Culturas)

9 de mayo de 2008

"No existe otro clima o suelo como el de Arizona. Es mi tierra, mi casa, la tierra de mi padre, a la que ahora no me dejan volver. Quiero terminar allí mis días, y ser enterrado entre aquellas montañas".

Gerónimo o Goyathlay nació en 1829 en lo que hoy la parte occidental de Nuevo México, y que entonces todavía era territorio mejicano. Era nieto de un famoso jefe apache (Mahko) y miembro de la banda chiricahua. El nombre de Gerónimo le fue dado por los soldados mejicanos, aunque no se sabe exactamente por qué. Como guerrero obtuvo numerosos éxitos en sus incursiones, los cuales se atribuían muchas veces a la posesión de facultades sobrenaturales, siendo famoso por su invulnerabilidad a la balas.

Gerónimo fue el líder de la última fuerza india combatiente que capituló frente a los Estados Unidos. Para los pioneros y colonizadores de Arizona era conocido como un asesino sanguinario.

Gerónimo y su hijo Naiche

Los Chiricahuas eran mayormente nómadas que seguían las temporadas de caza y cultivo. Cuando el alimento era escaso, era la costumbre invadir a las tribus colindantes. Las incursiones y la venganza eran un modo de vida honrado entre las tribus de esta región. Para los apaches Gerónimo personificaba la esencia de los valores apaches, agresividad, valor y coraje en la guerra.

Cuando los colonizadores estadounidenses comenzaron a llegar, los españoles ya estaban atrincherados en el área. Un giro en la vida de Gerónimo se produjo en 1858 cuando volvió a su hogar tras una excursión de comercio en Méjico y se encontró a su madre, esposa y a sus tres hijos asesinados por las tropas españolas. Esto le produjo tanto odio hacia los blancos que juró que mataría a todos los que pudiera.

Gerónimo y sus guerreros

Desde ese día aprovechó cada oportunidad para aterrorizar a los colonos. Poco después de esto recibió su poder (capacidad de tener visiones por las que se guiaban los indios). Gerónimo nunca llegó a ser jefe de los apaches, pero para ellos era un hombre medicina y un líder espiritual e intelectual, dentro y fuera del campo de batalla. Los jefes apaches le consultaban sus decisiones.

Cuando a los Chiricahua les quitaron forzosamente (1876) la tierra de Arizona para recluirles en la reserva de San Carlos, Gerónimo huyó con una banda de seguidores a México, donde permaneció eludiendo a las tropas. Volvería a la reserva a los pocos meses.

Prisioneros apache

Tras poco más de un año de vida en la reserva, intentando sobrevivir de la agricultura en una tierra árida, de arrestos de guerreros que, decían, alteraban el orden público y rumores de linchamientos indios; las tensiones estallaron debido al asesinato por parte de los soldados de un hombre medicina apache que predicaba la vuelta a la forma de vida ancestral de su gente. Gerónimo huyó con 35 guerreros y 109 mujeres, niños y jóvenes. La prensa sensacionalista exageró las actividades de Gerónimo durante esta época, creando la imagen del apache más temido y sanguinario.

Gerónimo prisionero de los Estados Unidos, 1909. W. H. Martín. © Denver Public Library
Fueron enviados 5000 soldados (un cuarto de todo el ejército), 500 exploradores y aproximadamente 3000 soldados mejicanos para buscarle. El ejército comenzó a tomar represalias contra los apaches de la reserva para que Gerónimo se entregase. Finalmente sería encontrado por los exploradores apaches y se rendiría al general Miles el 4 de septiembre de 1886, acordando su traslado a Florida y la promesa de que a su gente se le permitiría volver a su tierra de Arizona (San Carlos).

En el momento de su rendición, sólo quedaban de la banda de Gerónimo 16 guerreros, 12 mujeres y 6 niños. La rendición final de Gerónimo fue la última acción de las guerrillas Indias de toda Norteamérica.

El gobierno incumplió su acuerdo y transportó a Gerónimo y a aproximadamente 450 hombres, mujeres, y niños a Florida a las prisiones de Fuerte Marion y Fuerte Pickens, incluyendo a los exploradores apaches que habían servido al ejército.

Un año después muchos de ellos se reubicaron en en Alabama, donde aproximadamente una cuarta parte murió de tuberculosis y otras enfermedades. Gerónimo murió sobre 17 de Febrero de 1909, siendo un preso de guerra, y sin que le hubieran permitido volver a su tierra natal.