10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

BOLIVIA: LA ESCLAVITUD DE LOS INDIGENAS

Por: ERBOL.

18 de abril de 2008

13 terratenientes esclavizan a 167 familias guaraníes en Alto Parapeto.

Un total de 167 familias guaraníes son mantenidas en cautiverio y en condiciones de semiesclavitud por 13 dueños de haciendas en la región de Alto Parapetí, ubicada en la provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz, denunció hoy la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG).

La organización, que agrupa a los indígenas del Chaco boliviano, afirmó que esta es una de las razones por las cuales los hacendados de la zona se oponen al ingreso de las brigadas del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), que deben verificar, principalmente, la Función Económica Social de la tierra.

La APG indicó que del total de las familias mencionadas, 12 familias están cautivas en la hacienda “Caraparicito” de propiedad del estadounidense Ronald Larsen, quien encabezó el viernes de la semana pasada un cerco armado contra una comisión integrada por el viceministro de Tierras, Alejandro Almaraz; funcionarios del INRA y 80 indígenas guaraníes, a quienes los recibieron a balazos y pedradas.

En la hacienda “Recreo” de propiedad de Aniceto Corcuy existen ocho familias cautivas; en “Caratindi”, de propiedad de Rodolfo Corcuy, tres familias; en “Itacuatia”, de René Chávez, 30 familias y en “Huaraca”, de Mario Malpartida, 54 familias.

Mientras que en la hacienda “Alto Caraparí”, de Alfredo Retamoso, hay 12 familias cautivas; en “Bajo Caraparí”, de Mario Pérez y Rodolfo Corcuy, 15 familias; en “Buena Vista” y “Villa Mercedes” (las dos también de René Chávez) tres familias cautivas en cada una de las propiedades.

En la hacienda “Yaiti”, que pertenece a Luis Chávez, existen 13 familias cautivas y en “Yapumbia”, de Dabil Chávez, 14 familias. A estas dos últimas personas, según la APG, René Chávez les habría heredado esas haciendas porque son sus sobrinos.

Mientras una comisión del Gobierno, a la cabeza del viceministro de Alejandro Almaraz, continúa atrincherada en la región del conflicto intentando ingresar a esas haciendas, con el fin de liberar a las familias cautivas y verificar si esas extensas propiedades cumplen la FES.