15 de noviembre de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

PERU: SER POETA ES SER TERRORISTA

Por: Miguel Buendía.

20 de marzo de 2008

El gobierno aprista vuelve a echar mano de su más nefasta tradición represiva. Recordemos que en el pasado practicó el aniquilamiento extrajudicial quedando impunes sus crímenes. Y ahora pretende inscribir dentro de la legalidad la persecución ideológica. Gravísmo

Es que García, como fiel sirviente del Imperio, tiene que poner "orden" en casa, para que algunos arruinen su bendita Cubre (APEC). Manifestaciones de descontento popular, las habrá sin duda, que su imagen internacional quedará por los suelos, o quizás más abajo, es inevitable. Pero hay que hacerle la lucha, piensa García, hay que contener al "perro del hortelano".

Si ser partidario del proyecto reformista burgués de Hugo Chávez Frías, implica ser terrorista. ¿Qué innombrable adjetivo correspondería a quienes defienden la independencia política de los trabajadores y la necesidad de marchar según un programa proletario y campesino? ¿Cómo clasificar a quienes no le reconocen un supuesto carácter progresista a la burguesía nacional?. Que responda García.

La política fascista del gobierno García atenta contra la libertad de pensamiento, constituyendo un enorme obstáculo en el ya empinado camino hacia la reorganización política revolucionaria del proletariado. Por ello, urge a los marxistas movilizarnos conjuntamente con diversos sectores de la oposición para conseguir frenar la brutal arremetida de aprismo genocida, lo cual no significa adherirnos a programas concialiacionistas y populistas como lo han hecho las direcciones traidoras de diversas organizaciones obreras. Esto tenerlo bien claro.

El servil Fiscal Orlando Sánchez Urquízo manifiesta que "los detenidos tienen una tendencia ideológica y política marxista, leninista y guevarista", como si ello fuese un delito. Si las aspiración del gobierno aprista por tipificar la persecución ideológica llegara a prosperar, la persecución que hemos enfrentado los marxistas durante décadas continuaría, pero ahora no sólo expresada a través de escuadrones de la muerte, o monumentales campañas de desprestigio, sino bajo el amparo de la legalidad burguesa. El reaccionario Ministro de Defensa Aprista, Antero Flores Aráoz, hizo pública la nefasta esta intensión al declarar que se está estudiando la normatividad legal para enfrentar el "contrabando ideológico".