18 de mayo de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

“DIA DE LA FRATERNIDAD APRISTA” Y LOS MUERTOS DEL PARO AGRARIO

Por: Santiago La Chira.

24 de febrero de 2008

En el “día de la fraternidad aprista”, tradicional rito del actual partido político en el gobierno, el Apra y su presidente Alan García han demostrado una vez más cómo entienden la fraternidad y la democracia, al reprimir a sangre y fuego las justas protestas populares en el campo, en los departamentos de Ancash y otros más del sur del país. Ellas se originan en la política económica que, como diversos analistas coinciden, se viene aplicando desde un liberalismo dependiente de los designios norteamericanos; tan es así que Alan García ha ido a arrastrarse a los pies de Bush, el grotesco y autoritario presidente norteamericano para firmar el TLC, tratado de marras que ha de beneficiar a las transnacionales antes que a las medianas o microempresas peruanas, y menos aún al pueblo trabajador general.

A García le interesa más la opinión extranjera, como se desprende patéticamente de su declaración en la siguiente noticia a propósito del paro en Cuzco:

“Hay unos extremistas, y llaman la atención por la vía de la destrucción y la violencia queriendo paralizar la ciudad, pero el Cusco no se deja paralizar", sostuvo el mandatario y dijo estar "horrorizado" de ver a una mujer alemana decir que nunca más regresaría al país. "Se dan cuenta del daño que hacen", enfatizó. (En Perú.21)

Pobrecita la alemana. O también este comentario desde un diario para nada contrario al propio Apra:

“En lugar de pedir una exhaustiva investigación que determine quiénes mataron a los manifestantes en Ayacucho y acabaron con la vida de dos de ellos, el presidente Alan García felicitó la actuación de los efectivos del orden que usaron indiscriminadamente sus armas de fuego.” (La República)

Entre otros afectados están, cuándo no, los agricultores que decidieron protestar en las calles y caminos, y extremar ello con el bloqueo de carreteras. ¿Hay acaso otro camino efectivo en las actuales coordenadas? Ello ha sido, sin embargo, el pretexto para que el Apra desate todo su odio antipopular y ocasione las 4 muertes y varios heridos que en Ayacucho, Arequipa y Barranca han teñido de sangre dicha jornada , una más de las muchas que vendrán en contra de las políticas elitistas del actual régimen.

El cinismo y arrogancia del gran García se afirma así:

"Que sirva de lección para que cuando alguien promueve públicamente y agitadamente un paro, sepa a dónde está conduciendo a estas personas, que sepa a qué está abriendo las puertas. “ (La República)

Por cierto, nada de ello debe sorprender, porque el Apra y Alan García en particular (así como su primer vicepresidente: el ex marino Luis Gianpetri),[1] tienen sus manos y su trayectoria manchadas de sangre desde que asumieron el gobierno peruano en su primera fase, a mediados de los años 80. De aquellos funestos cinco años de régimen aprista se recuerda, entre otras, las dos matanzas de los penales, que dicho sea de paso han sido justamente denunciadas por cientos de activistas pro derechos humanos en todo el mundo, como por ejemplo la recientemente encarcelada abogada Mónica Feria. Ella ha sido recientemente victima de la vendetta aprista por ganarle internacionalmente un juicio (con premio de la norteamericana Fundación Gruber, incluido) al corrupto Estado peruano denunciándolo como violador de los derechos humanos, específicamente durante el régimen del fujimorato y la matanza de los penales en 1992.

Pero en realidad, desde los años 30, el Apra y sus principales dirigentes han venido traicionando la fe depositada por honestas masas populares que han creído en la impronta popular que alguna vez, en su época fundacional, tuvo ese partido. Pero desde la ruptura política entre Mariátegui y Haya de la Torre, en los años 20, el Apra se ha ido plegando bajo diversas caretas y tácticas a partidos y políticas retrógradas en el Perú, que lo han llevado a traicionar un sinfín de veces incluso la adhesión y heroicidad de sus propias bases. Ello es lo que estas debieran tener muy en claro para que no continúen tras una dirigencia que tiene la costumbre ya adquirida de reprimir toda protesta popular, y echarle la responsabilidad de las mismas al pueblo y a sus propios dirigentes que las lideran.

Dicho sea de paso, nada de ello es justificación para que algunos de esos dirigentes agrarios, a raíz del lamentable saldo de heridos y muertos, declaren abolidas las jornadas de paro, como ya viene ocurriendo:

“El presidente del Frente de Defensa de Ayacucho, Darío Ventura, responsabilizó al gobierno central de la muerte de los dos campesinos ayacuchanos, y exigió la renuncia del ministro del Interior, Luis Alva Castro. También denunció que durante las movilizaciones por el paro agrario hubo infiltrados del Partido Aprista que lanzaron piedras a los agricultores con la finalidad de provocar los enfrentamientos con la policía. Asimismo, el dirigente anunció que se ha levantado el paro de 48 horas convocado por su gremio.” (La República)

“El dirigente agrario Francisco Valverde exigió la liberación de los campesinos detenidos y sostuvo que "la huelga ha sido suspendida por la amenaza del gobierno. Esta medida de lucha ha dejado muertos y el culpable es el Ejecutivo que dio orden de disparar a las Fuerzas Armadas y Policiales. En Santa demandamos la liberación de nuestros compañeros porque sabemos de la intención de nuestras autoridades de meterlos a la cárcel como si fuesen delincuentes", sentenció. (La República)

Hacer ello es una suerte de echarse para atrás, y traicionar a su vez la decisión tomada de enfrentar a este gobierno, neto representante de un Estado abusivo y elitista, para que se tomen las medidas que impidan se acentúe la miserabilización del campo peruano.
A pesar de lo anterior, sin embargo, informan algunos diarios nacionales que “De otro lado, se confirmó que se mantiene el bloqueo de las carreteras desde la Ciudad Imperial hacia Apurímac, Puno y Arequipa.” (Perú.21)

Y además que en el entierro en Ayacucho se ha producido duros y valientes enfrentamientos con la policía, a raíz de la rabia ocasionada por la brutal represión gubernamental:

“El enfrentamiento se produjo en la Plaza de Armas de Huamanga, donde se velaban los cuerpos de Rubén Pariona Camposano y Emiliano García Mendoza, quienes murieron por impactos de bala en la cabeza. Miles de manifestantes de organizaciones sociales, gremiales y sindicales, encabezados por el Frente de Defensa del Pueblo, protestaron condenando la muerte de los dos comuneros...

...De un momento a otro, un grupo de jóvenes universitarios comenzó a lanzar piedras a un contingente policial que estaba apostado en el arco San Francisco. Las fuerzas del orden reaccionaron lanzando bombas lacrimógenas, desatándose así un enfrentamiento que duró más de cuatro horas.” (La República)

Y además, en Cuzco:

“En tanto, se precisó que los grupos de manifestantes se han desplazado por toda la ciudad, colocando palos y piedras sobre las vías. Por su parte, el periodista Carlos Castillo, enviado especial de Perú.21 a Cusco, informó que la paralización se siente con fuerza en la ciudad. Los negocios no han abierto y no hay transporte público, ni taxis. ..

...La población ha salido a las calles y los manifestantes han bloqueado las vías de ingreso y salida de la ciudad hacia los departamentos de Arequipa y Puno con piedras y quema de llantas. Además, los vuelos se suspendieron hasta mañana en la noche....

....Asimismo, tres menores de edad que habían sido detenidos en las vías de acceso a los centros poblados de San Carlos y Rinconada por arrojar piedras a la pista fueron puestos en libertad; sin embargo, los demás han sido denunciados por el fiscal de turno, Jorge Ricser Flores, por los delitos contra la seguridad pública y peligro común”. (Perú.21)

Y también en Ayacucho:

“Las calles 28 de Julio, San Martín, 2 de Mayo, Nazareno y Grau se convirtieron en verdaderos campos de batalla entre policías y jóvenes. Como consecuencia del choque, 83 personas resultaron heridas, entre ellas tres de gravedad. Asimismo, un local comercial fue incendiado, dejando serios daños materiales....

....Los heridos presentan impactos por perdigones y cartuchos de las bombas lacrimógenas. Los más graves fueron identificados como Rubén Juzcamaita Castro (26), Juan Carlos de la Cruz Cotrina (35) y Edgar Huayta Sacsara (20), hospitalizados en el Hospital de Huamanga. Los médicos temen por la vida de Huayta, quien tiene fractura en el cráneo con masa encefálica expuesta, producto del impacto del cartucho de la bomba lacrimógena.....

....Y la anciana Esperanza Huamanrimachi de la Cruz (78), quien se encontraba muy enferma con anemia, murió al no resistir los gases lacrimógenos que ingresaron a su casa, en la calle Huancasolar.....

.....El Hospital Regional de Ayacucho fue declarado en alerta verde debido a la gran cantidad de heridos que llegaron en las ambulancias de diversos centros de salud, el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja. La mayor parte de afectados tenían heridas de bala y golpes causados por el impacto de bombas lacrimógenas.

Al cierre de esta edición, habían 29 detenidos en la delegación de Huamanga, quienes participaron en el enfrentamiento que se produjo durante el velorio de los campesinos fallecidos el martes, durante el paro agrario.” (La República).

Por todo ello, pues, no cabe arriar banderas, como han solido hacer en la historia ciertos dirigentes populares, ganándose la cólera justa de sus bases, que sienten que así no son representadas. De ninguna manera. El camino es profundizar la lucha, y cuanto más organizaciones, sindicatos y gremios se unan en dicho camino se irá consolidando una fuerza colectiva que arrincone y entierre este gobierno aprista, que en plena celebración del dizque “día de la fraternidad” ha demostrado con arrogancia y cinismo, a sangre y bala, con quienes se abraza cariñosa, rabiosamente, y asimismo a quiénes prefiere lanzar a sus fuerzas represivas para enseñarles el significado político de la palabra fraternidad, de la palabra democracia, de la palabra libertad, según el peculiar diccionario del poder y de este Estado peruano. Palabras, ¿tan sólo palabras?

[1] ARCHIVAN INVESTIGACIÓN CONTRA GARCÍA POR MATANZA EN LOS PENALES

El fiscal superior de Lima, Edgar Chirinos, archivó la investigación por presunta responsabilidad política del mandatario peruano, Alan García, y el actual vicepresidente, Luis Giampietri, en la matanza del penal El Frontón en 1986, informaron hoy fuentes del proceso.

El Instituto de Defensa Legal (IDL), que presentó la denuncia, reveló que Chirinos determinó archivar definitivamente las investigaciones, a pesar de "recopilar y actuar múltiples evidencias que abonaban a demostrar la existencia de responsabilidad penal" de García, Giampietri y el ex ministro del Interior Agustín Mantilla.

El 19 de junio de 1986, durante el primer gobierno de García, más de 200 reclusos acusados o sentenciados por terrorismo fueron torturados y ejecutados en un operativo contra los motines simultáneos que estallaron en los penales limeños de la isla El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara.

Según la denuncia del IDL, Mantilla llegó a la isla de El Frontón, donde murió alrededor de un centenar de presos, bajo órdenes de García para debelar el motín con la intervención de la Marina de Guerra del Perú.

Giampietri, almirante en retiro de la Marina, estuvo al mando del operativo castrense que bombardeó la cárcel y puso fin al motín.

El fiscal Chirinos ha formulado, por otra parte, denuncia penal contra 24 oficiales de infantería de la Marina y la Fuerza de Operaciones Especiales por el delito de homicidio calificado cometido en agravio de los internos del llamado Pabellón Azul del penal El Frontón.
Los aludidos oficiales son actualmente procesados por las ejecuciones extrajudiciales por la jueza María León, juicio en el cual se ha tomado el testimonio de García, Giampietri y Mantilla en calidad de testigos. (EN:
http://www.radiolibertadmundo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=11664)