10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

DISCURSO POST TELURICO DE ALAN GARCIA

Por José Maúrtua.

10 de septiembre de 2007

Mientras los peruanos aun seguíamos zamaqueándonos y buscando un lugar donde salvar las vida de nuestros familiares y seres queridos tras el violento sismo nocturno, el presidente Alan García buscaba con su gabinete en esos mismos momentos, la forma de encontrar nuevos negocios, aun en medio de la desgracia mas dantesca como fue el temible sismo de grado 7 y pico que nos sacudió a los peruanos.

Así es que, tras proponer medidas, si bien necesarias como la suspensión de actividades escolares y la evaluación de daños y disposición de auxilio inmediato a los damnificados, el presidente García pasó a referirse a la criolla , a paso de marinera y al guerrazo a los teléfonos.

García criticó sin mencionar a Telefónica y su monopolio y accionar a sus anchas, al colapso del sistema telefónico que como bien ha manifestado Raul Wiener se ha tratado de un éxito en ventas de su departamento de mercadotecnia, pero de un colapso real en la telefonía celular y fija. De allí, García se paseo a `paso de polca el problema económico y salto a atacar el problema a caballazo, y echando la culpa a “personas que bajo argumentos ignorantes y falsos no permitían instalar centrales repetidoras porque afirmaban falsamente producen cáncer”. De esta manera habilidosa pero vil, García libraba a caballazo de polvo y paja a sus amigos de Telefónica, acusando a unas gentes (individuos que nadie sabe quiénes son) quienes tenían ideas malvadas y anuncio de modo tácito, que faltaba antenas repetidoras de celulares a diestra y siniestra, porque ello permitía la transmisión eficaz de celulares. De aquí se deduce que, a lo que aspira García es a un buen y lucrativo negocio; a saber, para la compañías de teléfonos llámese Telefónica o Telmex, o Telloquesea, e inundar de repetidoras en lugares de habitación humana a los peruanos porque son “argumentos falaces”.

A todo esto tenemos que decir que García miente hasta en momentos dramáticos y de consternación y piensa en los negocios acto seguido y apunta sin dudar a los negocios. Debemos pues decirle a García: “ No señor García: Las repetidoras de celulares no deben ser colocadas en lugares donde habita el ser humano. Sabe usted muy bien, además, habiendo vivido en el exterior, que las antenas repetidoras de telefonía celular se colocan en lugares lejanos a la habitación humana porque transmiten e irradian una serie de ondas dañinas al ser humano”. Por ello, no se recomienda hacer uso de celulares en los aviones por la interferencia en los radares, tampoco es recomendable para las personas que usan marcapaso al corazón la ubicación cercana al corazón del aparato, y otros. La prueba de la interferencia se puede hacer simplemente ubicando un celular al costado de su maquina computadora personal y llamándose de un fijo y vera la interferencia que se produce en las maquinas computarizadas sobre todo cuando intenta llamar o recibe llamada.

La verdad que el presidente García no deja de sorprendernos negativamente ni en los momentos de mayor dramatismo como en el caso de este desastre de grado / que hoy enluta a todos los peruanos porque ve negocios, allí donde el resto llora por sus seres queridos.