19 de septiembre de 2021

INICIO > EUROPA > Otros paises

Represión policial racista en Bélgica

Por Rupture et Renouveau

20 de marzo de 2021

El 8 de marzo, en Lieja (Bélgica), una mujer de origen congolés, asistente de enfermería, fue maltratada y detenida brutalmente por la policía después de intentar ayudar a una persona que se encontraba mal en la calle. Los videos publicados provocaron indignación en las redes sociales. Podemos ver a la dama inmovilizada en el suelo, con dos policías encima; una imagen que recuerda fuertemente al arresto y asesinato de George Floyd la primavera pasada. “Me estaba ahogando. Tengo tres hijos en casa, vi pasar mi vida, no quería morir. ¿Qué imagen tendrán mis hijos de mí cuando vean a su mamá en el suelo? », Explica la madre de familia. Y, añadiremos, ¿qué imagen tendrán de la policía cuando sean adultos? También se puede escuchar a un policía decir: "¡Tengo derecho a hacer lo que quiera aquí!"; declaraciones que revelan el sentimiento de impunidad que reina en el cuerpo policial.

Tras este enésimo acto de violencia policial, el sábado pasado se organizó una manifestación pacífica en el centro de Lieja. Durante la marcha estallaron desbordes, en los que participaron entre 200 y 300 personas. El ayuntamiento, la comisaría y los vehículos policiales fueron apedreados, un McDonald’s y carteles comerciales saqueados, y parte del mobiliario urbano afectado. Los enfrentamientos con la policía, con decenas de heridos como resultado, duraron varias horas. En definitiva, el centro de la ciudad se convirtió en el escenario de una caótica explosión de violencia.

Los políticos y los medios de comunicación de todo tipo proclamaron su indignación a voz en cuello, los brazos alzados al cielo: ¡vergüenza la de esta horda de salvajes que viene a perturbar la tranquilidad de los ciudadanos honestos y manchar nuestra ciudad inmaculada! Creen que se trata de individuos ingratos hacia una sociedad benévola, que los protege. En realidad, se trata, en gran medida, de jóvenes que están socialmente marginalizados - o en proceso de serlo – de origen migrante, a los que la sociedad les ofrece una vida hecha de precariedad, desempleo e injusticia. Son jóvenes sin futuro que son objeto de estigmatización institucional, discriminación y racismo; jóvenes que sufren, año tras año, las acciones racistas de la policía y la opresión de las instituciones; jóvenes bañados en un clima de violencia social. Todo en un contexto agravante de encierro y crisis económica. Rechazados por la sociedad, de alguna manera debían expresarlo en un ataque de furia destructiva. Han desatado su odio contra su destino, contra las instituciones, el estado y la policía en particular. Ni escuchadas ni atendidas, sus voces entraron con fuerza y desesperación al espacio público.

Uno de los manifestantes explica: "¿Por qué tenemos que destruir? Porque no hay respeto. Hacer una marcha o manifestación normal, no se puede, porque volverá a empezar. Tenemos que destruir para tener pérdidas. Cuando nos comportamos como personas civilizadas, no nos escuchan. Hoy vemos que ‘’Black Lives Matter’, no generó conciencia; la policía no está sensibilizada. Por eso siento odio. A la mujer arrestada por la policía, la conozco. Ella me ha dado de comer muchas veces. En principio, no estábamos allí para romper cosas. Pero te invito a pensar. ¿Qué comercios se vieron afectados? El JD Sport. ¿Por qué ? ¿Recuerdas lo que pasó? [Hace un año, un gerente hizo comentarios racistas hacia su personal.] […] ¡En medio de la ciudad, detener a esta mujer, con la rodilla puesta sobre ella! Ella está traumatizada. Piense también en su hija que ve miles de fotos de su madre en esta situación. Conozco bien a esa dama. Tengo 20 años y ella me ha ayudado muchas veces. Si hubiera sido una mujer problemática, no hubiéramos venido. Pero la conocemos. Sabemos cómo es ella. Es normal que la gente se sorprenda de que rompamos algunas cosas. Hay gente que se levanta temprano, que trabaja, para ganar su propio pan. Los entiendo. Pero ya intentamos hacerlo bien y no funciona. La policía debería dar seguridad. Y cuando se comporta así, muestra que de cierta manera son ellos los animales. Otro joven prosigue: “Romper cosas es un daño material, no hay vidas que se pierden. No nos escuchan. Aquí no hay un objetivo real, está bastante desorganizado. Pero en todo caso hay una ira que está ahí y que es permanente, está presente en todo. Y así es como lo expresamos ahora. El primer joven reacciona a esto: "¡Permanente! ¡Esto es lo que tenemos que decir! El otro prosigue: “Se ha establecido el equilibrio de fuerzas, y hemos demostrado que cuando ellos nos j**** nosotros también estaremos allí. "

Este tipo de eventos no serán los últimos. Porque nos guste o no, el odio de esta juventud excluida está ahí y seguirá creciendo por los factores que lo originaron; entregado a su curso espontáneo, a menudo dará lugar a manifestaciones desordenadas, informes y torpes.

Esta rabia desde abajo, los obreros politizados la entienden, siendo conscientes de que debemos esforzarnos por organizarla, elevarla y hacerla efectiva. Conocen la violencia de la lucha, saben que no se puede hacer una tortilla sin romper huevos y saben mejor que nadie cómo hacerlo.

Los trabajadores politizados no rechazan a estos jóvenes. Más bien, pretenden atraerlos a la lucha organizada contra el sistema opresor; enséñeles a "volar como una mariposa y picar como una abeja".

Fuente original en francés:
https://www.facebook.com/RuptureetRenouveau/photos/a.352762388919395/814059572789672/