16 de marzo de 2018

INICIO > NORTE AMERICA > Estados Unidos

GASTOS DE DEFENSA Y PLANES MILITARES USA

XINHUA

14 de febrero de 2010

¿Por qué sigue creciendo el gasto de defensa de Estados Unidos?

El gasto militar de Estados Unidos se sitúa actualmente en niveles récord y sigue creciendo, aunque la una vez larga lista de enemigos del país se ha recortado.

De hecho, la Guerra Fría terminó hace casi dos décadas y las fuerzas estadounidenses están reduciendo su presencia en Irak y Afganistán. ¿Por qué entonces el gasto de defensa de la superpotencia sigue creciendo?

Unos gastos record

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió hace pocos días la aprobación en el Congreso de un presupuesto de defensa por valor de 708.000 millones de dólares, una suma récord que en palabras de algunos analistas, no sólo sirve para la defensa del país sino también para su dominación global.

"Los elaboradores de políticas de EEUU quieren tener la capacidad de intervenir dondequiera que sea en el mundo", opinó Douglass Bandow, miembro del liberal instituto CATO y tenaz crítico de los altos gastos militares. "(Pero) EEUU ya no puede permitirse el lujo de jugar a ser el policía del mundo."

"La ofensa es mucho más costosa que la defensa", dijo, explicando que los altos gastos de defensa reflejan que Washington se considera a sí mismo una potencia necesaria para la estabilidad global.

La petición del presidente incluye un aumento del 3,4 por ciento del presupuesto básico del Pentágono y unos 159.000 millones de dólares para las misiones de EEUU en Afganistán, Irak y Paquistán.

El Departamento de Defensa afirmó que los fondos son necesarios para una variedad de gastos, desde la atención médica hasta los misiles.

"El incremento de fondos permite al DOD (Departamento de Defensa) hacer frente a sus máximas prioridades, tales como el compromiso del presidente de reformar la adquisición defensiva, desarrollar un sistema de defensa de misiles balísticos que pueda hacer frente a las amenazas modernas, y continuar ofreciendo asistencia médica de alta calidad a los miembros del servicio heridos", señala el Departamento en un comunicado.

Mackenzie Eaglen, de la conservadora Fundación Heritage, declaró por su parte que el gasto está en línea con los objetivos de EEUU desde 1945: desempeñar un papel global activo para anticipar y gestionar amenazas, proteger la libertad y prevenir conflictos globales.

"La capacidad de Estados Unidos para proteger a sus amigos, detener a los competidores, coercer a los estados beligerantes, y derrotar a los enemigos no depende de los compromisos de nuestros líderes políticos a la diplomacia", aseveró. "Pero sí depende de la creación de un potente ejército".

Los costes han aumentado sustancialmente

Pero algunos indican que los costes de esta fuerza han aumentado sustancialmente.

Carl Conetta, del Proyecto sobre Alternativas de Defensa del Intituto de la Commonwealth, de tendencia liberal, indicó que los gastos de defensa del país han aumentado mucho más que la media durante la Guerra Fría.

Medidos en dólares de 2010, el promedio de los presupuestos del Departamento de Defensa entre los años 1954 y 2001 fue de 423.000 millones de dólares — más de dos tercios menos que la petición de Obama, escribió Conetta en un artículo titulado "Una defensa indisciplinada: Entender el aumento de 2 billones de dólares en el gasto de defensa de EEUU".

Pero los analistas no se ponen de acuerdo sobre si en realidad las cifras han subido rápidamente o si deben ser consideradas en un contexto más amplio del presupuesto federal y del producto interno bruto del país.

Eaglen, de la Fundación Heritage, afirmó que las cifras parecen altas porque el Departamento de Defensa está saliendo de una década de infrainversión en los años 1990. De hecho, el presupuesto de defensa palidece en comparación con la subida general en el presupuesto federal, dijo.

Bandow del instituto CATO declaró que el gasto militar como porcentaje del PIB —actualmente uno 4,4 por ciento — se ha reducido porque el PIB total se ha casi duplicado desde mediados de la década de 1980, y se ha multiplicado por seis desde principios de la década de 1950.

Pero el gasto militar de EEUU ha aumentado sustancialmente en términos de dólares reales, anotó.

Otros indicaron que el presupuesto no es suficientemente grande, y opinaron que las fuerzas de EEUU deben mantener todavía su capacidad para luchar dos guerras simultáneamente — una exigencia que el ejército está empezando a desenfatizar.

Luchar contra el extremismo

Una parte del presupuesto asigna fondos para la lucha contra el extremismo en el extranjero.

En un discurso de la Casa Blanca el lunes, Obama pidió la aprobación del Congreso de un aumento en la financiación para Pakistán con el fin de entrenar y equipar sus fuerzas en la lucha contra los militantes. También pidió un aumento del Fondo de Capacitación contra la Insurgencia en Paquistán hasta los 1.200 millones de dólares el año próximo, desde los 700 millones de dólares del año pasado.

Pero muchos están debatiendo cuál es la mejor manera para luchar contra el terrorismo. Los críticos de los grandes presupuestos afirman que un ejército tradicional no es la mejor forma para luchar contra el enemigo número uno del país, y que la intervención extranjera sólo enciende aún más la fiebre antiestadounidense en las regiones propensas a la militancia.

Los partidarios del alto gasto de defensa señalan que Afganistán necesita el ejército tradicional estadounidense para evitar que grupos como Al Qaeda se hagan más fuertes.

Obama incluyó una petición de 33.000 millones de dólares para el próximo aumento de la presencia militar en Afganistán a fin de entrenar las fuerzas afganas y poder salir del país en 2011.

Temores por déficits

Pero este alto gasto llega en medio de una gran incertidumbre económica en EEUU, y se teme que el déficit estadounidense pueda provocar un día una caída de la clasificación crediticia.

Obama admitió el lunes que el déficit subirá a niveles récord este año mientras anunciaba su presupuesto federal de 3,8 billones de dólares, pero culpó a la antigua administración de lo que calificó como gasto derrochador.

El mandatario dijo que el déficit de la nación llegaría a casi los 1,6 billones de dólares este año, más de lo que había pronosticado la Casa Blanca el año pasado.

"No seremos capaces de reducir este déficit en un día", dijo Obama desde la Casa Blanca. "Continuaremos, por ejemplo, haciendo lo que haga falta para crear empleos. Eso está reflejado en mi presupuesto. Eso es esencial".

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)