20 de noviembre de 2017

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

HUMALISTAS, APRISTAS Y FUJIMORISTAS EN ALIANZA PARA ASALTAR DINERO DEL ESTADO

Mauricio Quiroz Torres*

31 de agosto de 2011

“la dominación de clase parlamentaria…casta entrenada de parásitos estatales, de sicofantes abundantemente pagados y de sinecuristas que, colocados en los cargos superiores, absorbían la inteligencia de las masas y las volvían contra sí mismas en los rangos inferiores de la jerarquía”.
C. Marx.

La unidad de los parásitos.

Los parlamentarios peruanos, todos sin excluir a ninguno de estos parásitos, han hecho alianza para despilfarrar el dinero del Estado. Cerca de 100 mil dólares costara el espectáculo que han montado para “trasladarse cerca del pueblo” que ahora ridículamente llaman “Sesiones Descentralizadas”. El problema no es en que lugar se reúna este parlamento, sino más bien la calidad de estas reuniones y sus acuerdos. Hay que tener en cuenta que estos parásitos jamás han servido al pueblo y cualquiera de sus decisiones han sido y serán para encubrir la corrupción en el gobierno y en el Estado.

ONGRESO: SIGUE EL ASALTO AL ERARIO PÚBLICO

El Congreso va a sesionar fuera de su lugar habitual de sesiones en el Palacio Legislativo sito en la Av. Abancay, en la Plaza Bolívar de Lima. Pretenden así acercarse o reencontrarse con el pueblo.

Hasta allí, resultaría normal sesionar fuera de Lima pues el Congreso también, al igual que muchas de las instituciones políticas, económicas y tributarias reproduce el venal y oprobioso centralismo limeño sin causa legal y legítima alguna.

Personas incívicas- al mas puro estilo del complejo adánico del Partido Aprista- vienen presentando como un cambio sustantivo las sesiones descentralizadas del Congreso pero esto no es así como veremos en esta nota.

Sin embargo, la criolla clase política congresal dirigidos por el Humalismo, secundados por la fauna del partido humanista, solidaridad nacional, el pepecismo, el toledismo, los restos del APRA, del revisionismo y el reformismo aprovechándose de este acercamiento al pueblo, pretenden que con el Presupuesto del Congreso (1) - es decir, dinero de todos los peruanos- se les financie su traslado, su estadía y alojamiento (2) con lo cual van a malgastar entre S/. 200,000 a 300,000 nuevos soles CERCA DE 100 mil dolares)

Poco faltó para que el Congreso coloque hasta mucamas o cortesanas en los dormitorios congresales como las denominadas cortes de Versalles o europeas de los tiempos feudales o premodernos.

Esto ya es el colmo.

Si ciertas medidas que ha dispuesto su nuevo Presidente el Congresista Abugatas como de abrir las rejas de la Plaza Bolívar como de denunciar los manejos oscuros de la publicidad, las coimas oficiales (instalación, desinstalación, etc.) merecieron una consideración ciudadana (3), pretender que los peruanos les paguemos traslado, estadía y alojamiento ya es un abuso.

Y en lo que es mas grave aún, incrementan mayor onerosidad al erario público al trasladar alrededor de 300 personas del staff administrativo como si fuera necesario tener a tanto personal innecesario en estos tiempos para 1 ó 2 días de sesión fuera de Lima.

Y es que resulta totalmente contraproducente para el erario público y la modernidad legislativa sesionar con este staff dado que hoy en día existen agendas prefijada de las sesiones parlamentarias, dictámenes preexistentes de las Comisiones congresales y la existencia de las nuevas tecnologías de información y lab top entregado a cada Congresista.

Pero el Congreso se extralimita en dotar de un Presupuesto innecesario para malgastarlo en la forma que quieren sesionar.

En efecto, ni en la fraudulenta Carta de 1993 ni en el Reglamento del Congreso establecen que las sesiones sean en Lima, específicamente en el Palacio Legislativo.

Al no existir regulación expresa de un ámbito geográfico para el lugar de sus sesiones, tienen la obligación de concurrir a dónde se les convoque. Y si es en Ica, Huamanga o Puno, hay la obligación de asistir a la Sesión allá. Quienes no concurran estarán sujetos a las sanciones que corresponda.

Los accionistas de una empresa o sus Directores cuando son convocados a un lugar distinto de la sede habitual de funcionamiento de su sede empresarial asisten sin que la empresa les abone gasto alguno pues el accionista recibirá sus dividendos como producto de la titularidad de sus acciones y los Directores porque reciben una Dieta de su empresa. Y si esto vale para una empresa que produce ganancias porqué a los Congresistas que no producen nada significativo para mejorar la ganancia social de los peruanos tendremos que pagarle gastos ajenos a los ingresos que deben percibir por su función.

De allí que pretender que se les financie su asistencia a sus sesiones descentralizadas sería una muestra de la voracidad presupuestívera de los nuevos inquilinos del Congreso que dirige el Humalismo y que en nada se diferencian de los anteriores que dirigiera el Partido Aprista o el Toledismo.

No es sólo una mejora del gasto lo que nos lleva a evitar la dilapidación de dinero público.

La fujimontesinista Carta de 1993 no establece que por cumplir la función pública legislativa, los Congresistas sean pasibles de una relación laboral (4) que los involucraría en sueldo, vacaciones y compensación de tiempo de servicios- como inconstitucionalmente lo establece su Reglamento (art. 22º, inc. g)-; y las derivadas de ello, pagos por comisión de servicio (viáticos, alojamiento, etc. según el caso). Veamos.

En la verdadera Constitución de 1979 que pese a la satrapía fujimontesinista y a la claudicación de muchos falsos demócratas, la relación funcional señalada para los congresistas se estableció en el art. 58, primer párrafo (“los funcionarios y servidores públicos están al servicio de la Nación”) y existía la relación laboral. En efecto, se planteó remuneraciones para los Congresistas a tenor de lo que dispuso su art. 60º (“Un sistema único homologa las remuneraciones, bonificaciones y pensiones de los servidores del estado. La más alta jerarquía corresponde al Presidente de la República, a continuación, a Senadores y Diputados, Ministros de Estado y Magistrados de la Corte Suprema”).

La Carta de 1993- pese a su origen y aprobación fraudulenta y producto del golpe de estado del 5 de abril de 1992 de la dictadura fujimontesinista- se modificó sustantivamente estas dos relaciones transformándola en una sola: la relación funcional como relación honorífica solamente. Dice así su artículo 39º: “Todos los funcionarios y trabajadores están al servicio de la Nación. El Presidente de la República tiene la mas alta jerarquía en el Servicio a la Nación, y en ese orden, los Representantes al Congreso, Ministros de Estado, miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo de la Magistratura, Magistrados Supremos, el Fiscal de la Nación, el Defensor del Pueblo, en igual categoría; y los representantes de los Organismos Descentralizados Y alcaldes, de acuerdo a Ley”. No habla de un sistema de remuneraciones para toda esta criolla clase política congresal.

Desde 1993, muchos de los pagos que se realizan a los congresistas, entonces, son inconstitucionales.

Por ello, el proletariado ni las clases oprimidas pueden continuar seducidos con una clase política congresal que se ríe de su propia Carta de 1993 y que encima pretende seguir dilapidando la ubre estatal.

Urge que una verdadera clase política ponga las cosas en su sitio pues de nos nuevos presupuestívoros poco se puede esperar si continúan con esta bellaquería de malgastar el dinero público con su pregonado acercamiento al pueblo en sus sesiones descentralizadas.

Habrá alguien que solicite resarcimiento al Estado por estos pagos inconstitucionales?

Notas:

*: Sociólogo. Vicepresidente del Instituto Pueblo Continente.

1.Que exista un Presupuesto no significa que existan los ingresos para el gasto. Primero tiene que verse la legalidad de presupuestar y luego, la disponibilidad real para financiar el gasto correspondiente. Y en el país este tipo de gastos que pretenden hacer los parlamentarios es un despilfarro pues recursos no hay salvo que algún incauto pretenda que se financie esta dilapidación endeudando al país como se realiza en las últimas décadas.

Con cifras preliminares del Banco Central de Reserva, el Gobierno Central al cierre del 2010 tiene un déficit real de casi el 10% comparando los gastos frente a los ingresos tributarios del Estado: ingresó 64,429 millones de soles frente a gastos corrientes de 70,639 millones de soles.

A nivel de todo el país, el sector público a fines de agosto 2011 por todo rubro solo tiene ingresos de 35,079 millones de soles frente a un gasto de 48,947 millones de soles, o sea un déficit real de 39%.

2. No es sólo la criolla clase política congresal la que dilapidaría los recursos públicos. Hace pocas horas, la criolla clase política Humalista, desde el Poder Ejecutivo, con el Decreto de Urgencia 051-2011(art. 6º) ha anulado el congelamiento de los sueldos de los altos funcionarios públicos dictados por Alan García con el D.U. Nº 038-2006 aduciendo que se van al sector Privado los mejores funcionarios. El Presidente García dispuso que ningún funcionario público gane mas de 6 Unidades de Ingreso del sector público, que al 2011 sería S/. 15,600.00 mensuales, cifra altísima para un Estado dependiente.

Esto es una incongruencia pues estamos demostrando que existe déficit real en el Estado (ver Nota 1) y se hace mientras a cerca de 300,000 maestros se les mantiene congelado su sueldo desde hace 5 años. Y es una abierta mentira por lo siguiente.

Si el Presidente Humala convoca a un Concurso público para ocupar los referidos cargos de los altos funcionarios, estamos seguros que profesionales patriotas saldrían ganadores con los actuales topes salariales existentes de S/. 15,600; es decir, sin necesidad de incrementar el gasto público actual.

3. Estas medidas son cortas pues el Congreso puede reducir más sus gastos a través de un adecuado proceso de reingeniería y del cumplimiento de la Constitución.

Otro ejemplo del despilfarro es la existencia de demasiados edificios y accesos donde costos de materiales, equipos, bienes, etc. y legiones de guachimanes, personal de limpieza, auxiliares administrativos, efectivos policiales, servicios generales, etc. son gastos innecesarios (Cuatro Edificios en las vías de Azangaro, Junín, Abancay, Huallaga; cuatro entradas al Palacio Legislativo, etc.). Igualmente, contar con un Canal de TV para autopromocionarse cuando muy bien puede contratarse un servicio privado que contrate espacios en Canal 7.

4. Puede verse nuestros artículos: “Clase Política debe refundarse en el país” y “Agonía de la Clase política en el Perú” en:
http://peru.indymedia.org/mail.php?id=6538

http://peru.indymedia.org/news/2004/04/7036.php

(Caricatura en articulo deItaloedu)

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)