16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

APARTHEID EN PERU. CENSURAN TEATRO DE VICTOR ZAVALA CATAÑO

Mauricio Quiroz Torres (1)

2 de noviembre de 2010

“El hombre que en sociedades retrógradas habla y escribe con valerosa independencia, suscita recriminaciones y tempestades, aventurándose a sufrir los anatemas del sacerdote, los atropellos del mandón…” (2)

La criolla clase dominante peruana y sus apologistas desde el gobierno aprista, al inaugurar la Casa de la Literatura Peruana el 20 de octubre del 2009 pretendieron presentar “un panorama completo y exhaustivo de toda nuestra tradición literaria” (3). Ha pasado un año de su funcionamiento y por estos días reviven una muestra de apartheid cultural en pleno siglo XXI que revela que no es tolerante ni democrática y su señero anticomunismo vulgar hace relucir lo que siempre toda clase dominante prefiere: purgar a los representantes de lo nuevo en la cultura y sus aportes para las clases oprimidas. Anotamos, sin embargo, que en las sociedades clasistas, la clase dominante vencedora impone sus propios representantes y retira a los subversivos o quienes encarnan lo nuevo. Allí está lo que hicieron los Incas Quechuas con los vencidos de su propio linaje o lo que hizo el revisionismo soviético con muchas figuras bolcheviques como Bujarin, Trotsky o Evgueni Preobrazhensky o lo que hace el mundo oficial peruano- o los “factores de poder” al que alude Carlos Delgado (ver nota 13)- al silenciar el aporte de Germán Caro Ríos a la educación nacional o de otros como Serafín Delmar, José María Arguedas, Mercedes Cabello de Carbonera, Hildebrando Perez H., José Valdivia Domínguez (Jovaldo), etc. en el campo de la literatura nacional y popular.

La Exposición “Panorama del Teatro del siglo XX” que se desarrolla desde el 20 de Octubre 2010 hasta Febrero del 2011 en los ambientes de dicha Casa (4) es la expresión de este apartheid cultural.

Si bien dicha exposición resulta meritoria por la revaloración que hace del trabajo teatral peruano en el siglo XX oscurece su presencia en la cultura peruana con el olvido intencionado del aporte que desde hace mas de 40 años ha realizado el Profesor Víctor Zavala Cataño (5), fundador del Teatro Campesino en el Perú, cuya obra del mismo nombre fuera conmemorado el 28 de Octubre del 2009 en el Teatro de la Asociación de Artistas y Aficionados (AAA) en sus 40 años de publicado (Ver Anexo 1 “Exitosa celebración de la ceremonia de 40 Años de Conmemoración del Libro Teatro Campesino”) y sobre el cual Alberto Toledo (6) rememora su real valía sobre el teatro peruano en el Anexo 2.

Desconocer, pues, el aporte del Profesor Zavala Cataño contraria lo que miles de profesores y alumnos como de las clases populares realizan con sus piezas teatrales que colocaron por vez primera al mundo agroandino en el teatro nacional en contraste a lo que era hasta la década de 1960 pues como él señaló en 1969: “El campesino peruano no ha ingresado como personaje al teatro nacional. La novela lo ha acogido hace mucho tiempo, la poesía ha recogido sobre todo sus quejas y hasta el cine ha pintado ya, con cierto colorido turístico, el ambiente indígena del hombre de campo peruano.

El teatro es la isla a la que la imagen del trabajador agrario no ha podido arribar aún. O cuando ha llegado no ha sido él mismo, sino un fantoche, un “indio”, un “serrano”, un “cholo”, un “animal”, en fin dentro de una concepción despectiva de su realidad.

La verdadera faz del labrador agrícola, llena de contrastes, frustraciones, sufrimientos, protestas contenidas y esperanzas, no ha sido iluminada por los dramaturgos. Nuestro teatro ha incidido principalmente en la conducta de la pequeña burguesía de la ciudad. Los personajes del pueblo, especialmente los del campesinado, no han podido subir a escena todavía” (7).

Es decir, el teatro popular y peruano no son tales sin los aportes del profesor Víctor Zavala Cataño a la dramaturgia peruana por lo que no se sostiene la segregación que realizan los entes gobiernistas como la referida Casa de la Literatura Peruana y que arranca cuando no realizaron el año 2009 las celebraciones del 40 Aniversario de la publicación de “Teatro Campesino”.

Con este apartheid cultural la clase dominante se aparta así inclusive de lo que su propia juridicidad establece como objetivos de la Casa de la Literatura Peruana en el Decreto Supremo Nº 007-2008-ED que declaró de interés público su creación (8), denotándose en este aspecto también el menosprecio que tiene la clase dominante por el demoliberalismo y que llevó al Amauta José Carlos Mariátegui a tipificarla como partidarios de la democracia fariseo con los cuales no hay entendimiento posible (9).

Esta censura es una grave afrenta a la cultura peruana en pleno siglo XXI donde hasta la Academia sueca se ha metamorfoseado en una amplitud ideopolítica y cultural pues apartándose de su tradición de no otorgar premios literarios a exponentes de la cultura reaccionaria se ha abierto otorgándole el Premio Nobel de Literatura al peruano y español Mario Vargas Llosa.

Y pese a que se ha llamado la atención a dicha Casa sobre la censura los responsables técnicos y políticos del Estado peruano siguen ocultando su perversa intolerancia, discriminación y maniqueísmo que ya hemos conocido en la censura realizada por el Instituto Nacional de Cultura contra unos dibujos políticos del artista Piero Quijano, también durante el actual gobierno aprista o la que hicieron los socios políticos del Presidente Alan García en España cuando en el 2007, el gobernante Partido Popular en la Bienal de Valencia censuró una recreación pictórica de “Los funerales de Atahualpa” de nuestro compatriota Marcel Velaochaga (10).

Los sanmarquinos Karen Calderón Montoya (Directora de la Casa), Agustin Prado Alvarado (Jefe Unidad de Investigación) y la villarealina-sanmarquina Alessandra Tenorio Carranza (Jefa Oficina de Imagen Institucional) (11) no rectifican su abierta posición anticultural y antiliteraria de negar como Equipo de Trabajo el sitial que le correspondería en esta muestra del teatro peruano al profesor Zavala Cataño.

Y por su silencio cómplice avalan este atentado contra la cultura peruana el Ministro de Educación José Chang Escobedo y el flamante Ministro de Cultura del gobierno aprista del Presidente Alan García, el antropólogo Juan Ossio, que exhibe así su contumaz posición reaccionaria solo similar al que exhibió el Ministro belaundista Javier Alva Orlandini que mandó a la hoguera en la década de 1960, libros políticos bajo el manto de ser libros subversivos.

No hay nada que justifique la censura al dramaturgo peruano salvo que sea por motivos político-ideológicos pues el Profesor Zavala Cataño a quien se le vincula con la posición del Partido Comunista del Perú que en 1980 se lanzó a la lucha armada; lo que sería una motivación prohibida de mantener por cualquier funcionario público o privado ya que la propia Constitución Política establece la no discriminación, la libre expresión y el derecho a la igualdad (12).

Si esa fue la motivación, la cultura peruana tiene hoy un enemigo dentro de la aludida Casa de la Literatura Peruana y que debe llevarnos a los verdaderos peruanos a exigir la renuncia del Equipo que dirige la Casa de la Literatura Peruana.

A diferencia, sin embargo, de lo que anota Ernesto Toledo no nos sorprendemos de que “muchos de nuestros reconocidos artistas - callan y se convierten en cómplices” de esta afrenta a la cultura peruana pues el comportamiento arribista (13), la actitud palaciega y rabiosamente antipopular de buena parte de esos dinosaurios culturales es ya una constante no solo en el Perú sino en otros países (14). Recordemos el llamado de atención que hizo Alberto Flores Galindo a la intelectualidad peruana por no haber dicho nada cuando desde el Estado se exterminaba al campesinado en la sierra peruana en los años de la lucha armada del PCP-SL que dirigía Abimael Guzmán, hoy candorosamente seguidor del camino electorero en el Perú expresado por el Movadef.

Valga la oportunidad para expresar nuestra protesta a nombre de los maestros peruanos por esta afrenta a la cultura peruana que se realiza en la Casa de la Literatura Peruana en la aludida exposición del Teatro peruano del siglo XX y decir que compartimos lo dicho en la nota adjunta: “La única forma de que el teatro de Zavala Cataño pierda vigencia sería con la desaparición del orden político, económico y social imperante en el país, algo que los propios sectores dominantes se rehúsan a promover”.

Irrigación Santa Rosa, 31 de Octubre del 2010

Notas:

1. Coordinador Nacional del Movimiento Magisterial Germán Caro Ríos.
2. Manuel Gonzáles Prada: “Horas de Lucha”. Don Manuel agregaba, asimismo, “Sincera y osadamente formulemos nuestras convicciones, sin amedrentarnos por las consecuencias; sin admitir división entre lo que debe decirse y lo que debe callarse, sin profesar verdades para el consumo del individuo y verdades para el uso de las multitudes. Erradiquemos de nuestras entrañas los prejuicios tradicionales, cerremos nuestros oídos a la voz de los miedos atávicos, rechacemos la imposición de toda autoridad humana o divina.”
3. Ver: http://www.casadelaliteratura.gob.pe/?page_id=332.
4. Ver lo que contiene dicha exposición en: http://www.casadelaliteratura.gob.pe/?p=1714.
5. En 1958 cuando ya cursaba estudios actorales, el Profesor Zavala Cataño escribió la pieza teatral “El trueno sobre el risco”; en 1965, “La Gallina”, en 1966 “El Gallo”, con el cual ganó el Premio Nacional de Obras en un Acto. En 1969 publicó su libro “Teatro Campesino” que contiene siete piezas teatrales.
6. Docente universitario y periodista. Autor del libro “Mariátegui y la Música de su tiempo” y otros como “Felipe de los pobres. Vida y obras en tiempos de luchas y cambios sociales”, “Retablo de Ayacucho” y “¿Hasta cuándo?. La prensa en el fujimorismo” publicados por la Editorial San Marcos.
7. En el Prólogo de su libro “Teatro Campesino”.
8. En: http://www.gacetajuridica.com.pe/servicios/normaspdf_2008/abril/25-04-2008/25-04-2008.pdf
9. La cita completa dice: “Soy revolucionario. Pero creo que entre hombres de pensamiento neto y posición definida es fácil entenderse y apreciarse aún combatiéndose. Sobre todo, combatiéndose. Con el sector político con el que no me entenderé nunca es el otro: el del reformismo mediocre, el del socialismo domesticado, el de la democracia farisea”.
10. Un critico español refirió que las iras del fascista Partido Popular(PP) fueron motivadas por “la relectura que el joven pintor peruano Marcel Velaochaga hizo del cuadro El funeral de Atahualpa, pintado en la segunda mitad del XIX por Luis Montero. El motivo del incomodo no sería otro que la presencia en la tela de la figura del Benedicto XVI, escoltado por un marine norteamericano y sosteniendo con su santa mano la cabeza decapitada de Che Guevara. Así, el Santo Padre aparece en el lienzo con un gesto muy distinto del proyectado por las cúpulas eclesiástica y del PP valenciano para recordarlo durante su visita a la capital del Turia, en aquel clamor de multitudes, entre flores y fallerescos altares, candoroso en su defensa de la familia, aunque firme como martillo de herejes contra feministas y homosexuales”. En: http://arte-nuevo.blogspot.com/2007/06/si-por-aqu-llueve-por-all-no-escampa.html
11.Este equipo que conduce la ya tendenciosa Casa de la Literatura Peruana denota que pese a los cartabones académicos que poseen (http://www.casadelaliteratura.gob.pe/?page_id=329) no tienen la autonomía ni la necesaria libertad para conducir los destinos de dicha Casa por lo que deberían renunciar si tiene un mínimo de respeto a la cultura peruana.
12. La reestructuración del Estado Peruano que descansó en las tres últimas Constituciones (1933, 1979 y 1993) recogió ciertos derechos que obligan a no discriminar y a la igualdad (art. 2º, inc.2, Constitución 1993) ni perseguir en razón de ideas o creencias (art. 2º, inc.3,Const. 1993), libertad de creación y fomento por el Estado del acceso a la cultura , desarrollo y difusión, art. 2º, inc. 8, Const. 1993), etc. pero que es incumplida por la criolla clase dominante peruana.
13. Carlos Delgado, fanático aprista y fallido ideólogo de la dictadura militar velasquista, anotaba que el arribismo era consustancial a las esferas intelectuales, políticas y artísticas: “Ejercicio Sociológico sobre el arribismo en el Perú” (En: “Dominación y Subdesarrollo”, INIDE, Lima, 1975.). Y agregaba en este artículo que, empero, “este tipo de situaciones no es, desde luego privativo de nuestro medio: Ernesto Sábato pone en boca de uno de sus personajes argentinos esta expresión hermosa y lapidaria que bien podría haberse escrito para el Perú: “En este país de resentidos sólo se llega a ser un gran hombre cuando se deja de serlo”.
14. Recordamos así que en la Venezuela bolivariana, durante el gobierno del Presidente Hugo Chávez, luego de 8 meses en que las clases oprimidas y los militares patriotas derrotaron el golpe de estado fascista, un sector de intelectuales y artistas publicó en los periódicos venezolanos MANIFIESTO POR LA CREACION DE LIBERTADES donde abiertamente llamaban a destituir al Presidente Hugo Chávez y apoyaban el sabotaje petrolero por el imperialismo norteamericano.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)