16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

DINERO, SOMETIMIENTO Y CORRUPCION EN EL PARTIDO COMUNISTA PERUANO

Del libro Memoria de una Guerra. Perú 1980-2000.

8 de mayo de 2009

Memoria de una Guerra, es un libro que aborda no solo el aspecto guerrillero y represivo de las décadas 1980-2000. Analiza cada elemento del proceso social de este periodo, y en ese cuadro analítico se recorre la trayectoria de la izquierda legal y de las organizaciones políticas que la representaron. Una de estas organizaciones se refiere al Partido Comunista Peruano (PCP), que cerca de medio siglo sobrevivió como una caricatura de organización del cambio y de la revolución. Este PCP se liga al curriculum político de Jorge del Prado, y de un grupo de dirigentes, que en diferentes etapas de la historia social peruana han sido denunciados de revisionistas, corruptos y cómplices de los grupos de poder. Este partido, financiado millonariamente y sostenido por la ex Unión Soviética, no resistió la caída de esta potencia, y con la desaparición de la URSS se agudizo su propia decadencia y bancarrota política.

Memoria de una Guerra. Perú 1980-2000, analiza todo el recorrido de este partido y del conjunto de lo que se llamó Izquierda Unida. A partir de documentos, hechos verídicos y testimonios se muestra como el PCP y demás organizaciones de la izquierda legal colaboraron con todos los regimenes militares y civiles del país. Fueron soportes electorales de los peores personajes de la historia política del Perú, y ahora mismo buscan una tajada electoral en el grupo de Ollanta Humala, un militar de la época de Fujimori acusado de torturas, desapariciones y crímenes en la selva peruana.

Sobre el Partido Comunista Peruano de Jorge del Prado acaba de publicarse una denuncia, cuyo texto sobre la corrupción interna en este partido refuerzan los argumentos que el autor de este libro utilizó para mostrar la corrupción y dependencia del PCP en relación a la antigua URSS. Este texto se inserta al final del extracto reproducido del libro que comentamos.

MEMORIA DE UNA GUERRA. PERU, 1980-2000 (Extracto del capítulo séptimo).

(Extracto). Jorge del Prado Chávez nació el 15 de agosto de 1910 y murió en el 2005 a los 95 años de edad. Su historia no es diferente a la historia de todos aquellos dirigentes “comunistas” de América Latina que hicieron carrera política a la sombra y con millonario apoyo material de la ex Unión Soviética (URSS) y del “campo socialista”. Fue secretario general de este partido entre 1946 y 1948 y luego de 1960 a 1991, cuando fue reemplazado por Renán Raffo Muñoz, quien ahora es denunciado de corrupto y cómplice del grupo de Jorge del Prado, integrado entre otros por Isidoro Gamarra (ex secretario general de la CGTP), Pedro Mayta, Manuel de Priego, Guillermo Herrera, Alfredo Abarca y en la lista hay que agregar a Gustavo Espinoza Montesinos, quien ahora jubilado de la militancia política se dedica a echar incienso a favor de sus ex camaradas.

Mientras que la ex Unión Soviética amamantó al Partido Comunista Peruano, esta organización dependió exclusivamente de la URSS. Su línea política y su actividad, no tenían relación con los intereses de los pobres del Perú y de la nación, sino más bien con los planes estratégicos elaborados por la Unión Soviética para América Latina. Una prueba de esta situación lo entrega Andrés Sosa Chanamé, conocido con el seudónimo de “Madero”, quien fue miembro de la Comisión Política del Partido Comunista del Perú (pro soviético) y dirigente de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), organización controlada por este partido. Su desgracia comenzó el 31 de marzo de 1989, cuando se reunió con Jurgen Macht, responsable político para el Perú del Partido Socialista Unificado Alemán (PSUA). De esa reunión casi en secreto, resultó un Informe, redactado por Madero y entregado el 19 de abril de 1989 a Jorge del Prado, secretario general del partido. En el informe Madero da cuenta de la conversación sostenida con el comunista alemán Jurgen Macht, cuyo contenido lo había dejado perplejo. Según Madero, Jugen Macht sabía al pie de la letra todo lo que ocurría al interior del PCP, y tenia información interna de este partido que solo podía haber adquirido de informes detallados redactados y entregados periódicamente por los dirigentes. Madero cuenta que según Macht, en la embajada alemana en Lima se había decidido la forma y como debería resolverse la crisis interna del PCP, y que la disposición era que Gustavo Espinoza Montesinos, en esos momentos miembro de la Comisión Política y hombre de confianza de los alemanes, tenia que reemplazar a Jorge del Prado que según Macht, “tendría que ser conciente que ya su ciclo estaba terminado, y que todo esto era de conocimiento y aceptado por otras embajadas”. El camarada Macht me contestó, dice en su informe Madero, que “ellos no veían ninguna otra cabeza que la del c. Gustavo Espinoza, y lo recocían como tal, para hacerse cargo de la Dirección del Partido y que la embajada sabia esto perfectamente y que estaban trabajando económicamente y políticamente para lograrlo, y que ellos, los del PSUA, iban a influir en todo lo que estuviera a su alcance para que esto sea así” (Caretas, 24 de abril 1989).

El valor del testimonio de Madero, es que muestra desde el interior de ese partido, los entretelones de la ingerencia extranjera en los asuntos partidarios en una organización supuestamente comunista. Probablemente, este texto publicado en la revista Caretas, constituye una prueba sin discusión del sometimiento de este partido comunista al aparato internacional que manejaba la URSS en América latina, y donde el Partido Socialista Unificado de Alemania era un enlace de primer orden. Ahí se ve que los problemas internos de este partido eran resueltos, no en los congresos, conferencias, ni en otra instancia partidaria, sino más bien en las embajadas de los países “socialistas”. Eran los rusos o los alemanes lo que decidía quien o quienes podían ser dirigentes de esta organización que después de los años 50 fue un partido manejado por los oscuros lazos que tejió la Unión Soviética en America Latina.

Después que la revista Caretas (24 de abril 1989) publicara este informe Andrés Sosa Chanamé, fue expulsado de la Comisión Política del PCP, y acusado por Jorge del Prado, de filtrar información a la prensa con acusaciones falsas sobre la relación del PCP y la embajada soviética en Lima. Amenazado de muerte prefirió ponerse al margen como disidente de este partido. El mismo año 1989 fundo una organización denominada Frente Patriótico de Liberación (FPL), cuya existencia fue efímera y culminó cuando se disolvió para unirse al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA). En este grupo guerrillero, las cosas no estaban mejor que en el PCP y pronto tuvo que hacer frente una lucha interna con Víctor Polay Campos y la cúpula del MRTA. En 1990, sin llegar a un rompimiento con los emerreteistas organizó lo que se denominó el Bloque Popular Revolucionario cuyos conflictos internos en torno a puestos electorales, agudizó la lucha entre él y Polay. En dos ocasiones fue amenazado por los sicarios de los tupacamaristas quienes le advirtieron que a causa de sus contradicciones con la dirección, lo habían “sentenciado a muerte”. El 25 de enero de 1992, se cumplió la sentencia y fue asesinado por un comando de esta organización. Como informó la prensa peruana, Andrés Sosa fue secuestrado de su domicilio a las 7.20 de la mañana. Sus verdugos, tres individuos encapuchados al estilo de los grupos paramilitares del ejército y la policía, lo golpearon violentamente. Lo sacaron a rastras de su casa para embarcarlo en una camioneta Nissan. A 300 metros de su vivienda lo hicieron descender del vehiculo y le dieron tres balazos en la cabeza y uno de “remate” en el cuello.

En 1978 del Prado fue elegido a la asamblea constituyente convocada por la dictadura militar para desactivar la aguda lucha de clases en el país. En 1979 apareció como uno de los firmantes de la Constitución sacramentada por las fuerzas armadas y la gran burguesía peruana. Esta “carta magna aprista” , como es considerada hasta hoy, fue supervisada y redactada por Víctor Raúl Haya de la Torre, jefe del pro imperialista partido Aprista que controlaba la Asamblea Constituyente. Entre 1980 y 1992, el Perú vivió una brutal época represiva, dictatorial y de completa militarización de la sociedad civil que culminó con cerca de 70 mil muertos a causa de la guerra contrainsurgente aplicada por las fuerzas armadas. Sin embargo ello no impidió que en el mismo periodo Jorge del Prado escalara puestos en el parlamento. Fue varias veces elegido senador de la república (1980-1985, 1985-1990, y 1990-1992). Del Prado de la misma forma que todos los “izquierdistas” que transitaron por el congreso peruano fueron parte de un sistema parlamentario corrupto que sirvió solamente para legalizar los regimenes criminales y mafiosos del Perú.

A partir de 1980, el PCP que dirigía del Prado era una de las organizaciones integrantes de Izquierda Unida (IU) liderada por Alfonso Barrantes Lingan, quien se declaraba mariateguista y marxista, pero sin embargo durante el tiempo que duro su liderazgo al frente de IU apoyó los planes políticos reaccionarios del régimen aprista. En 1985, Izquierda Unida, incluido el PCP (Unidad) sostuvo la candidatura de Alan García representante del Apra. IU renunció a la segunda vuelta electoral para favorecer al candidato del Apra. “Un partido fascista, que representa los intereses de los grandes monopolios y del imperialismo”, como había señalado en 1977 Gustavo Espinoza dirigente de este partido y camaradas de ruta de Jorge del Prado (14). Unos años después, Espinoza como secretario general de la CGTP y miembro de la dirección del PCP pro soviético, llamó a votar a favor de ese partido fascista como él lo calificaba. En 1987, cuando el régimen aprista implementaba una política brutal de hambre y miseria, nuevamente el partido de Jorge del Prado anunció en forma de balance histórico, que: “El triunfo electoral de García Pérez (con apoyo de IU), tuvo un “significado histórico de que por primera vez triunfó un conjunto inmensamente mayoritario de fuerzas populares” (Congreso Nacional del Partido Comunista Peruano, 28 de mayo 1987).

En 1988, a tres años del gobierno aprista, cuando nadie en Perú dudaba del carácter reaccionario y corrupto de la administración de García, nuevamente Jorge del Prado hacia genuflexiones para distraer y cambiar el rumbo de las luchas populares. Para del Prado, el gobierno aprista resultaba una victima de las fuerzas “fondomonetaristas”, y no era el enemigo contra quien había que apuntar y luchar: “En este contexto, el principal obstáculo por remover es determinar quién es el enemigo principal y mas peligroso que Izquierda Unida (IU) tiene que reconocer para derrotarlo en primer termino: ¿es el gobierno aprista?, ¿es la derecha fondomonetarista que se esta recuperando y pasando a la contraofensiva?, si subestimamos este ultimo peligro, como lo hacen algunos compañeros…eso puede llevarnos a perder el papel de alternativa actual, poniendo en riesgo la propia existencia de nuestro frente” (Revista Quehacer, febrero 1988).

A finales de 1989, se inicio el proceso de autodestrucción interna del Partido Comunista Peruano (Unidad) y el fin de la carrera política de Jorge del Prado. Ello coincidió con la desintegración de Izquierda Unida (IU), y otros frentes electorales organizados por la izquierda legal, como por ejemplo la Asamblea Nacional Popular (ANP) que demagógicamente los dirigentes de IU pretendieron erigirla en una alternativa de poder popular. Las causas de esta crisis no solamente hay que buscarlas en la auto liquidación de la Unión Soviética en 1990, o en la caída del muro de Berlín, sino sobre todo en la conducta política de estos partidos políticos que desde una aparente posición marxista-leninista se convirtieron en soportes sociales de los grupos de poder y del imperialismo. Un factor de suma importancia para la desaparición de la izquierda oficial fue la agudización de la lucha de clases, la creciente movilización popular expresada fundamentalmente en la contienda armada dirigida desde 1980 por las fuerzas maoístas.

Después de Alan García, el partido de Jorge del Prado apoyó en 1990 la campaña electoral de Alberto Fujimori, quien implementó una administración controlada por los militares y la CIA americana. Este hecho agudizó la situación interna de este partido que ingresó a una debacle definitiva. Este partido se dividió en varias fracciones, y Jorge del Prado fue acusado por sus propios seguidores de “reformista electorero”, y de no tomar en cuenta la coyuntura y las grandes definiciones políticas del momento. En marzo de 1990, a través de un comunicado, firmado por algunos dirigentes de este partido, entre ellos Andrés Sosa Chanamé (Madero), Juan Pecho Arias (dirigente de la Federación Minera) y Segundo Centurión (dirigente de la Federación Agraria Selva Maestra – San Martín), se denunció a del Prado y se señaló que la “actual coyuntura está inmersa una situación de grandes definiciones. Una posición donde unos tienen que optar simplemente por el reformismo electorero o por una posición revolucionaria” (Comunicado de 1990, publicado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

Jorge del Prado, de la misma forma que toda la izquierda oficial y los restos que queda de ella, son los verdaderos responsables de la destrucción del movimiento sindical peruano. Han sido cómplices de que los trabajadores hayan perdido, el derecho a la sindicalización, al pliego de reclamos, a la estabilidad laboral e incluso a la ocho horas de trabajo. Por ejemplo, la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), controlada durante medio siglo por el PCP pro Soviético es actualmente una caricatura de organización laboral. No tiene ninguna incidencia en la defensa de los trabajadores, y la costra burocrática que la dirige la utiliza solamente para lograr ventajas personales y de camarillas. Esta central, ha corrido la misma suerte que todas las organizaciones populares controladas por la izquierda legal, que a partir de un falso clasismo, fueron convertidas en simples instrumentos electorales. (Extracto del libro de Luis Arce Borja: Memoria de una Guerra. Perú 1980-2000, abril 2009).

DOCUMENTO ANEXO DE MAYO 2009.

Partido Comunista Peruano

Militancia Nacional

A LOS CAMARADAS DEL PCP:

¡FRAUDULENTO MANEJO DE BIENES DEL PARTIDO¡

Conforme nos vamos enterando, a nivel nacional, la militancia de base nos preguntamos sobre el destino del millonario patrimonio del Partido Comunista Peruano (PCP), controlado por una o dos empresas que administraban Inmuebles, Imprenta, Equipos Electrónicos, etc., todo ello logrado con el esfuerzo de los camaradas de base, cuando estaban en la dirección del PCP: Jorge del Prado, Isidoro Gamarra, Pedro Mayta, Manuel de Priego, Guillermo Herrera, Alfredo Abarca y otros.

Pero, sucede que hasta el momento y durante la larga gestión del ex secretario general, Renán RAFFO (rata) y sus “ratoncitos”, jamás se preocuparon o mejor dicho, NUNCA les ha interesado informar al Comité Central y menos a las bases, sobre la marcha económica partidaria e incluso, todo indica que impusieron VETO O BOICOT a toda iniciativa de investigación sobre el destino de bienes como la VENTA DE inmuebles como la IMPRENTA HUMBOLDT (amplio Inmueble de tres plantas ubicado en la zona industrial de Lima).

Según informes de preocupados camaradas del Comité Central, sabemos que el actual Secretario General, Roberto De la CRUZ y un grupo de camaradas del nuevo Comité Central, han considerado la necesaria y prudente conformación de una Comisión Investigadora de la situación patrimonial del Partido.

Mientras tanto, -desde la bella ciudad de Ica- nos informan unos urracos que el kamarada “RR” sería un pariente de sangre del fujimontesinista Raffo y que, a regañadientes tuvo que aceptar la elección de esta importante y peligrosa Comisión.

Extra oficialmente, esta Comisión Investigadora, en su primer informe, habría establecido lo siguiente:

Que, todos los equipos de Humboldt fueron rematados a precio de chatarra, incluyendo un moderno equipo impresor alemán;

Que, vendieron como “terreno” el local donde funcionaba la imprenta Humboldt en la mísera pero conveniente suma de 400 mil dólares, cuando costaba varias veces más, cuando menos. Cabe preguntar: ¿Dónde está ese dinero? ¿En qué se ha gastado o invertido?.

Que, la comisión investigadora habría descubierto un hecho más grave aún: que este bien patrimonial del PCP, fue vendido utilizando la firma FALSIFICADA (¡¡¿¿¿!!!???) de nuestro respetado y respetable camarada, Dr. Asunción CABALLERO MENDEZ.

Que, el principal gestor de la dolosa venta fue don Joaquín GUTIERREZ MADUEÑO (ex acciopopulista, ex apristón y muy posible soplón), el otrora todopoderoso responsable de Economía del Partido. Este sujeto que fue ex director de EsSalud, en representación de la Central Mariateguista, NO es habido, sin embargo, informan que ha sido visto manejando un MODERNO VEHICULO CERO KILOMETROS, DEL AÑO.

Causa estupor, indignación y repudio a toda la militancia partidaria que la venta fraudulenta se haya hecho con el apoyo cómplice de una Comisión Política manejada en ese entonces, por los mencheviques: Renán RAFFO; Pablo CHECA, casi “dueño” de la CGTP e IESI que siempre critica a Lenin y a Stalin, sin embargo actualmente es nada menos que Secretario de Educación del PCP (sic); Manuel Castillo; Juan J. GORRITTI (actual Sec. de RR. II de la CGTP, acusado de malversación de fondos del Sindicato Telefónico); Silverio VELASQUEZ (ex PC “mayoría); Teofilo BELLIDO (despedido, según nos informan camaradas de esa Zona, del Municipio de San Martín de Porres por uso indebido de fondos económicos, pero repuesto, por componendas políticas, después de cinco años; Carlos JIMENEZ (defenestrado de la secretaría de economía de la CGTP, por malversación y sin haber rendido cuentas); Víctor GORRITTI (el “tío” y actual sub secretario general de la CGTP, e incapaz dirigente sindical); Oscar ALARCON (actual secretario de organización de la CGTP que se considera la “divina pomada” de Construcción Civil, sin haberlo sido); Domingo Cabrera, expectorado del sector salud de la región norte por malos manejos económicos, y gracias a sus “amigos” apristas, lo salvaron trasladándolo a Lima, y sin militancia real partidaria, fue impuesto como Secretario de Prensa de la CGTP, dejando el cargo sin pagar las deudas contraídas con las imprentas; y el mismo Joaquín GUTIERREZ (ex administrador del local CGTP quien nunca rindió cuentas, pero sí pudo vender en una bicoca el local de Humboldt), etc. etc.

Hay muchas cosas más por preguntar sobre el patrimonio del Partido, como por ejemplo el caso del ex sub. Secretario General, Manuel CASTILLO (manolo), quien anda diciendo muy suelto de huesos que los equipos de sonido que ALQUILA como bien propio y donde mejor le conviene, forman parte de su INDEMNIZACION como Dirigente del Partido en la administración de una empresa del PCP dedicada a esa línea de trabajo. Si esto fuera así, sería el primer caso de un dirigente político en el mundo, que se auto indemniza con beneficios sociales, lo que debe ser digno de inscribirse como Record Guiness de la Sinvergüencería.

Justo estupor, indignación y repudio expresa la militancia al enterarse que varios de estos seudos comunistas, consumidores del patrimonio del PCP, aún sigan encaramados en puestos claves de la Dirección Nacional y en la CGTP, y es un ejemplo vívido del bajísimo nivel moral de estos dirigentes que pretenden eternizarse en la dirección partidaria. Felizmente, ahora se cuenta con honrosas pero escasas excepciones.

Estos “comunistas” solo saben hacer negocios pero no obra partidaria, ahora nos demuestran con hechos que solo sabían hacer plata a través del Partido, bonanza personal pero no futuro partidario.

¿Qué hacer con estas lagartijas, cuyo dogma es la codicia y el poder?. Sátrapas como Renán RAFFO –que licenció a los camaradas Jorge del Prado e Isidoro Gamarra- con sus “congresos” amañados e inflados con delegados elegidos a dedo, además de todos sus fracasos en toda campaña electoral, por su incondicional sumisión extrema al MNI -aparato político electoral de Patria Roja- porque lo único que le ha interesado e interesa, son sus enjuagues políticos contrarios a la decencia política y al interés nacional. ¿Es un perseguido político o lo que está haciendo es parte de su estrategia política electoral para el 2011, para recuperar su curul de ineficaz Diputado en el periodo 1980 - 85 , a través de una campaña mediática?.

Grave sería para el actual Secretario General y los camaradas conscientes de la Dirección Nacional del PCP, que se mostraran complacientes con este politiquero y sus acólitos. La venta dolosa del patrimonio del Partido merece el máximo rigor: demandamos sanciones con expulsiones, para mejorar la imagen del PCP, tan venida a menos.

“RAFFO y sus ratoncitos: P.J.CHECA; S. VELASQUEZ JJ.GORRITTI; T.BELLIDO, M.CASTILLO, (manolo); O.ALARCON; D. CABRERA, C. JIMENEZ; V. GORRITTI (tío);J.GUTIERREZ y otros, constituyen la expresión más diáfana de la repudiada politiquería criolla de quienes lograron capturar parte importante de la dirección nacional del PCP a la sombra de “revolucionarios” favores para sus intereses. Toda una carencia de escrúpulos políticos y morales”.

“Se empeña en mantener al PCP en el colapso para desaparecerlo en su vano intento de NO Rendir cuentas sobre el destino del millonario Patrimonio del Partido”

Lima, abril del 2009
(Enviado por dignidad_nacional@peru.com).

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)