16 de marzo de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

INCREÍBLE Y TRISTE HISTORIA DE LA SINAMISTA MECHE Y SU “MOÑA” DESALMADA

Por: César Vásquez. (*).

18 de noviembre de 2007

Mi risueña tía Meche. Hoy no quiere acordarse de sus años como tránsfuga.

Refiere Haya de la Torre que en octubre de 1923, encontrándose detenido en la Isla San Lorenzo por decisión del régimen entreguista de turno, el comisario Guerra le ofreció un puesto diplomático en nombre del gobierno del Gigante del Pacífico, cachaciento nickname con el que ciertos áulicos premiaban al diminuto autócrata Augusto Bernardino Leguía y Salcedo. Anteriormente, la dictadura le había ofrecido dinero en presencia de cuatro testigos, en la casa de John A. Mackay, director del Colegio Anglo-Peruano (hoy San Andrés), plantel en el que laboraba Víctor Raúl. En ambas ocasiones, la respuesta del líder del aprismo fue radical: “Yo no quiero dinero ni puestos; quiero justicia para el pueblo peruano”. (*)

El día de hoy, la corrupta cúpula que regenta el PAP ha cumplido con archivar, parece definitivamente, la afirmación de Haya. Sin inmutarse en lo más mínimo, García Pérez, jefe del alanismo, la ha reemplazado con la voz de orden contraria: “Yo quiero dinero y puestos; no quiero justicia para el pueblo peruano.”

Debo reconocer que mi compañero Alan ha desarrollado la negación dialéctica del planteamiento de Víctor Raúl. Para Alan y la banda de los cuatro que tiene secuestrado al PAP, la política no es –como para Haya de la Torre– la lucha por lo mejor para las mayorías nacionales, por el progreso del país y por el paso adelante de los pobres. Disculpen la mala palabra, pero para Alan, Gonzales Posada, del Castillo, Hugo Otero y Meche Cabanillas, esos ideales son cojudeces. Pura novela. Mera poesía. AGP y sus pícaros cómplices han modernizado la política. Para ellos el concepto se define en términos de pugna por riqueza material, poder personal y amantes.

Una de las más aventajadas seguidoras del pensamiento de la Quinta Espada AGP es la siempre recordada compañera Mercedes Cabanillas Bustamante de Llanos de la Mata. Los últimos días, mi tía Meche ha sido tocada en el bajo vientre por una serie de informaciones que, sintomáticamente, publicó el diario Correo, hoja de propaganda de la extrema derecha que milita en una variante del alanismo. A lo reportado por Correo quisiera añadir algunos otros hechos, desconocidos para la mayoría del país, y que se hace necesario recordar para tener una imagen más completa de la actual presidenta de ese circo de una sola pista llamado congreso de la república.

1) En 1972, Mercedes Cabanillas Bustamante trabajó entusiastamente como promotora del Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS), agencia de la dictadura encargada de organizar el apoyo al gobierno velasquista, diseminar su propaganda política y regimentar a la población. La tránsfuga Cabanillas fue nombrada en esa entidad gracias a una resolución directoral firmada por don Carlos Delgado, principal asesor de Juan Velasco Alvarado. La revelación fue certificada por el señor Luis Miñano Herrera, jefe de personal de SINAMOS entre 1972 y 1976.

2) Años antes y a pesar de decirse "apristas", doña Mercedes y el grupo de oportunistas conocidos cariñosamente en el PAP como moñeros, votaron en contra de Luis Heysen, candidato aprista al rectorado de la Universidad Nacional Federico Villarreal. En lugar de respaldar a Heysen, Meche y la moña apoyaron con alma, vida y corazón a Humberto Espinoza Uriarte, postulante levantado por el gobierno, quien fue finalmente el ganador de las elecciones universitarias.

3) La Federación de Estudiantes de la Universidad Villarreal llevó a cabo una serie de actos de protesta en contra de la elección como rector de Espinoza Uriarte. En una de esas manifestaciones, el 2 de noviembre de 1969, los moñeros no tuvieron miramientos para abalear a los estudiantes que avanzaban en marcha hacia el local central de la UNFV. Ese día, entre otros alumnos, resultó herido de bala el compañero Estuardo Muñiz Estrada, presidente de la Federación de Estudiantes. En homenaje y recuerdo a la lucha de los villarrealinos, los apristas consideramos al 2 de noviembre de 1969 como la fecha de fundación de la Alianza Revolucionaria Estudiantil (ARE), expresión de la izquierda universitaria del PAP en pugna con la corrupción representada por los moñeros de Fraternidad Estudiantil.

4) La elección de Espinoza Uriarte y la traición de la Cabanillas desbordaron la paciencia de Haya de la Torre. Meche y sus ochenta colegas moñeros fueron expulsados del PAP mediante directiva publicada en La Tribuna de esos días.

5) Lo que Correo no ha informado es que semanas antes de las elecciones en la Universidad Villarreal, Haya de la Torre llamó duramente la atención de mi tía Meche por sus devaneos con un compañero aprista de estado civil casado. En aquella oportunidad, Víctor Raúl le dijo a Meche que las puertas del Partido estaban abiertas para que se vaya, puesto que en el APRA él no quería “putitas”. Sin duda, el drástico término fue utilizado por el Jefe del PAP tratando de defender a la burlada esposa del compañero de marras, señora que militaba en el Partido desde hacía muchos años.

6) Tampoco ha informado Correo sobre la tiranía que se implantó en la Universidad Nacional Federico Villarreal como consecuencia del triunfo del candidato de Meche.

Una de las expresiones de la forma cómo gobernó la UNFV el delegado del velasquismo se expresó en la contratación por la Universidad de una gavilla de matones que oficiaron como fuerza de choque del rectorado. Aquellos que estudiaron en la Villarreal en la primera mitad de los años setenta, particularmente en su local central, podrán informar sobre las masacres que se ejecutaron en el interior del local de la Inmaculada, cuando los delincuentes al servicio de la moña y del rector Espinoza perseguían y golpeaban inhumanamente a los estudiantes que expresaban su descontento con el estado de cosas vigente.

Los hermanitos de la Cabanillas, hoy cachicanes al servicio de compañías mineras transnacionales, participaron en varias de esas masacres. Con un poco de suerte, era posible verlos en los techos de la Villarreal premunidos de académicas escopetas que gustaban disparar contra los estudiantes no alineados con el rectorado.

Cansados de las agresiones, años después de la elección de Espinoza Uriarte, los estudiantes villarealinos pudieron derrotar físicamente y expulsar del campus a los criminales que integraban la guardia de Espinoza. La acción, sobre la que informaron los medios periodísticos de la época, parametrados y no parametrados, fue el resultado de una gigantesca batalla campal entre los alumnos de la UNFV y los matones de Espinoza Uriarte, en la que estos últimos fueron totalmente derrotados y expuestos ante la opinión pública.

Terminamos aquí el recuerdo de los años tránsfugas de Mercedes Cabanillas. Mientras Meche ganaba sus buenos reales no como maestra de escuela sino al servicio del partido político velasquista, los compañeros del PAP, sin un centavo en el bolsillo, sufrían la persecución del velasquismo y ponían en riesgo la vida, la familia y el futuro personal, con el único objetivo de mantener en pie esa esperanza del pueblo llamada Partido Aprista Peruano.

Notas:
(1). Cesar Vásquez ex militante aprista y ex ministro de economía del primer gobierno de Alan García Pérez en 1985-1990.

(*) Al respecto puede consultarse “Pensamientos de Crítica, Polémica y Acción”, Obras Completas, Víctor Raúl Haya de la Torre, Volumen II, p. 481, Editorial Juan Mejía Baca, segunda edición, Lima, 1984.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)