9 de diciembre de 2018

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

PERU: RAZONES PARA UN PARO CONTRA EL APRA

Por: Francisco Vásquez Carrillo.

15 de abril de 2007

La balanza comercial ha superado largamente el apogeo del guano y el salitre, la explotación del caucho, el boom pesquero. Estamos al frente de un auge minero-agro exportador y el gobierno como las autoridades del interior plantan veredas, puentes, pistas, bulevares, edificios sin un referente claro para combatir la pobreza, desnutrición, el desempleo, etc.

La bonanza económica, en manos del partido aprista ha resuelto recortar sueldos en vez de incentivar el capital popular; apoyar a las empresas transnacionales y la gran empresa peruana desacreditada. La solución aprista sin embargo no es una solución nacional, el problema subsiste ¿cómo y para quiénes fundamentalmente será distribuida la riqueza?

A ausencia de planes estratégicos de Estado, se actúa de acuerdo a luces inspiradoras del presidente Alan García. El gobierno ha demostrado saber lavarse las manos, a precio de ganarse unos puntos en las encuestas. Ha implementado una batería de ajustes en contra de los gobiernos regionales: los presidentes y vicepresidentes regionales hoy no pueden dirigir los consejos regionales. Ha desactivado el Consejo Nacional de Descentralización y las 185 funciones de transferencia a los gobiernos regionales que siguen en la cola de la espera.

El verbo inflamado y vanidoso se estrella con la realidad. En la región de Ancash, en ves de transferir el Proyecto especial CHINECAS a la región (como naturalmente lo correspondía), ha sido entregado al alcalde de la Provincia del Santa, un ex fujimorista, para variar mantiene un conflicto de intereses en el mismo proyecto.

La proclama descentralista, también se encuentra embadurnada de clientelaje y favoritismo partidario. Ancash es una zona sin la unción presidencial por qué el despegue de ésta, es el atraso de la cuna del aprismo: La Libertad, y por otro lado ha aparecido en el escenario político un Presidente Regional respondón, y carismático. Situación que desbarata la estrategia aprista de avanzar con la derecha fujimorista, sin oposiciones democráticas. Entonces la Ley Orgánica de Regiones es papel y sello como en la colonia y la independencia criolla. El ejecutivo aprista no garantiza una autentica participación a falta de claridad normativa. La distribución de las riquezas y las negociaciones con las empresas trasnacionales sigue en manos de un ejecutivo parcializado, sin sentido de nación.

Política que ha atado de manos y pies a los gobiernos como a Ancash, que naturalmente debe despegar por la cantidad del Canón que será desembolsado, pero que no puede construir una carretera Chimbote-Sihuas-Huchiza, dada que es de interés nacional y no regional. Una minera Antamina, que ha empezado a usar los 60 millones en forma unilateral. El Alcalde de Huarmey ha determinado que si las carpetas no son confeccionadas por los carpinteros de la zona, rechazaran toda entrega de mobiliarios por parte de la minera. Antamina marca el paso del gobierno central, cuando debe estar a la consonancia de las necesidades en los pueblos donde interviene.

El Paro Regional Ancashino contiene un soporte político, es reivindicativo y se suma un ingrediente insospechado: un espíritu antitrujillano. La política hegemonista y colonialista de las autoridades liberteñas ha dado paso a la posibilidad de unidad del pueblo ancashino frente a una agresión y humillación permanente del vecino departamento norteño. Los apristas y fujimoristas regionalistas, así como izquierdistas e independientes han dejado sus posturas partidarias y de grupo para elevar las banderas de un acashinismo en formación. En toda la historia del departamento ahora región Ancash, ha permanecido fragmentada por mantener en el poder a una clase política irresponsable, actualmente se habla de una lucha conjunta, que permita enlazar y anudar amistades entre los pueblos que antes se veían con recelo entre “costeños” y “serranos”; entre “huarasinos” y “chimbotanos”. El Paro del 11 y el 12 ayudará hacer posible el milagro de acercar plataformas de lucha comunes, aunque numerosa e imposible de negociar pero es el inicial intento de buscar puntos comunes que irán dibujando la base de una nueva configuración política e identidad.

El Partido de Gobierno es conciente que está perdiendo uno de sus bastiones consideradas como su “solidó norte”, del que por supuesto se niega haber perdido. El APRA viene planificando diferentes formas para enfrentar el Paro. Ha desempolvado las viejas costumbres de la cachiporra, los cadenazos, manoplas, bombardas, pirulos y materiales explosivos que algunos fueron puestos al descubierto en Chimbote. Pretenden como Montesinos sembrar y ocasionar terror y violencia y endosar la culpabilidad al Presidente Regional Cesar Alvarez, al Vice Presidente Regional José Sanchez Milla y por su puesto a los genuinos representantes de la sociedad civil. La presencia de Agustín Mantilla en Chimbote en consonancia con las entrevistas del Congresista Wilder Calderon en Chimbote y la conferencia de prensa en Huaraz de la congresista Helvesia Balta no son en absoluto simples coincidencias. El APRA es conciente que si pierde con el paro, pierde legitimidad ante un pueblo que siempre le acompañó con sus votos y podría convertirse en un paradigma de lucha de ser un éxito. Han amedrentado que “actuaran cuando lo provocan”, como si vivieran en el oeste norteamericano; En su mensaje abrupto y virulento han anunciado saqueos, vandalismos, revocatoria y vacancia a la presidencia regional. El oráculo aprista se interrelaciona con un orquestado plan de desprestigio y pretextos para hacer realidad sus intensiones en el paro y post paro.

El APRA desesperado ha convocado en su alcalde Valentín Fernandez una marcha contra el paro para el día martes 10, en clara provocación e intensión divisoria. El boicot aprista por su puesto estará conformado por un grupo de municipales, marginadas madres de familia de los vasos de leche que como antes les facilitaran banderines, movilidad gratis. Soslayando de esta manera, que el paro en esencia no reside en simples reivindicaciones sino en la dignidad y respeto al amor propio de un pueblo. Chimbote como Ancash, ha sido una tierra donde los foráneos han amasado dinero sin importarles el desarrollo del origen de la riqueza. El paro rebasa la mera petición economicista, ha pasado a una lucha por la libertad e independencia en la administración de sus recursos.

La exigencia que CHINECAS pase a la administración a la región, la ejecución de la carretera hacia la selva, construcción de un megapuerto, etc. Son terrones que han rebasado el vaso de la paciencia. El paro es inminente y ojala controlable en tanto la falta de organicidad de sus líderes. Ancash arrastra frustraciones, tras postergaciones y marginaciones desde el gobierno aprista del 85-90, por el gobierno regional y provinciales apristas. Es un paro del descontento y la injusticia provocada por el APRA.

La Plataforma de Lucha es una larga lista de exigencias y es comprensible, hay 8 frentes de defensa, 2 federaciones y una serie de sindicatos como de choferes, salud, educación APAFAs, agua, etc. Los que a un no logran vertebrar posiciones comunes y mínimas. Aun esta por incubarse un futuro Frente de Desarrollo Ancashino. Afirmar que el Paro es de carácter regional, parecerá una exageración para algunos, sin embargo los pueblos que no se han plegado al paro, se explica por anomia, o por encontrarse debilitadas o divididas. El paro regional por la fuerza e indignación colectiva, buscando ser respetada y trabajar con dignidad, muchos pueblos acataran el paro a causa de las ondas expansivas de la convocatoria a ausencia de una organización sólida y una dirección única.

Ancash fue escenario de la primera revolución agrícola en América acentuado en la cueva del Guitarrero; la primera cultura de carácter nacional fue la cultura Chavín, se realizó uno de las primeras construcciones comunales en La Galgada en América; se aprendió a dar batalla a los invasores Incas; con los indígenas en la república con Pedro Pablo Atusparia y ahora se apresta sociedad civil y sus autoridades locales y regionales dar un ejemplo de lucha por el respeto y dignidad, de un pueblo que fue una lección de protagonismo de los grandes cambios efectuados en nuestra patria.

Miembro Nacional del Movimiento Pedagógico Popular
Alfonso Ugarte, Abril de 2007

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)